Golpe al Ibex: Fiscalía pide imputar a Iberdrola Renovables, Repsol y CaixaBank
  1. España
En el caso Villarejo

Golpe al Ibex: Fiscalía pide imputar a Iberdrola Renovables, Repsol y CaixaBank

Anticorrupción extiende la responsabilidad a las empresas y no solo a sus directivos, entre los que ya constan como investigados Ignacio Sánchez Galán, Antonio Brufau e Isidre Fainé

placeholder Foto: El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), conversa con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en una imagen de archivo de 2014. (EFE)
El presidente de Repsol, Antonio Brufau (d), conversa con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en una imagen de archivo de 2014. (EFE)

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido al juez Manuel García-Castellón que impute a Iberdrola Renovables, Repsol y CaixaBank como personas jurídicas en el caso Villarejo. Tras citarse como investigados a Ignacio Sánchez Galán, Antonio Brufau e Isidre Fainé, el Ministerio Público quiere ir un paso más allá y obligar a las compañías a responder por los espionajes que presuntamente encargaron al comisario. Con los informes ya presentados, el juez prevé atender la solicitud de Anticorrupción, explican fuentes jurídicas.

En julio de 2019, García-Castellón ya imputó al BBVA en el caso Villarejo por cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios. Dos años después, Anticorrupción vuelve a la carga y pone una vez más al Ibex 35 en el foco de la investigación. Si logra que sus informes sean atendidos por el magistrado, cada una de las compañías tendrá que designar a un representante para que responda ante la Audiencia Nacional por los trabajos de Villarejo. Pese a ello, Anticorrupción no considera que la matriz de Iberdrola deba ser imputada y apunta solo a su división de Renovables.

Foto: Sánchez Galán y Villarejo. (Ilustración: Raquel Cano)

En cualquier caso, la Fiscalía extiende así la responsabilidad de los hechos investigados a las propias empresas y no solo a sus directivos. Como ha ido adelantando El Confidencial en los últimos años, parte de las pesquisas se centra en que presuntamente trataron de ocultar los encargos al comisario mediante la emisión de facturas falsas, ya fuera manipulando sus conceptos o, en el caso de Iberdrola, utilizando una segunda empresa, Castellana de Seguridad (Casesa), para enmascarar algunos de los pagos al comisario.

Las fuentes consultadas apuntan, además, a que la Fiscalía ha solicitado que se levante la imputación de José Antonio Del Olmo, el exempleado de Iberdrola que denunció en informes guardados ante notario la presunta trama de facturas falsas. La eléctrica ha pleiteado contra este exdirectivo ante distintos tribunales para tumbar su versión, pero, a medida que ha avanzado el caso, la Fiscalía y el juez han comprobado que su relato encaja con la columna vertebral de la investigación. Del Olmo ha mantenido la misma postura desde el principio: ¿estaba Sánchez Galán al tanto de los pagos a Villarejo? "Rotundamente sí". Ahora la Fiscalía quiere que recupere su condición de testigo.

De la treintena de piezas que acumula en estos momentos el caso Villarejo, los trabajos para Iberdrola se investigan en la 17 y los de Repsol y CaixaBank en la 21. En cuanto a la primera de ellas, los investigadores han hallado audios y documentos de todo tipo de operaciones encubiertas financiadas por la eléctrica: espionajes a dirigentes políticos, maniobras contra ecologistas, vigilancia de líderes sindicales de la propia compañía, indagaciones sobre dos de los mayores rivales de Sánchez Galán, Manuel Pizarro y Florentino Pérez, y hasta una investigación contra una empresa con la que Iberdrola iba a construir un parque eólico en Rumanía.

Asuntos Internos ha concluido que la multinacional pagó a Villarejo más de un millón de euros y otros 407.000 euros a través de la ya mencionada segunda compañía. Daba igual que siguiera en activo como funcionario de la Policía. Durante más de una década, Villarejo estuvo al servicio de "don Ignacio", una relación que trasciende al agente y se extiende al modo en que Sánchez Galán y sus más estrechos colaboradores eludieron presuntamente los controles internos de la eléctrica para costear los espionajes.

Foto: El presidente de Repsol, Antonio Brufau. (EFE)

En el caso de Repsol y CaixaBank, la investigación se centra en la contratación del comisario para espiar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero ante su intento de hacerse con el control de la petrolera con la ayuda de Pemex. El espionaje fue bautizado como proyecto Wine y se llevó a cabo entre 2011 y 2012. Según Anticorrupción, su precio ascendió a 389.400 euros, haciendo frente cada empresa a la mitad de dicho importe. En diferentes informes de Villarejo se pone de manifiesto la investigación sobre Del Rivero y su entorno, “llegando a controlar las personas con quienes mantenía contacto” y accediendo a información referida a sus llamadas telefónicas.

La Fiscalía ha decidido presentar su solicitud de imputaciones a través de una batería de escritos. En concreto, ha registrado ante el juzgado un total de cinco informes. En tres de ellos, se reclaman de forma independiente las imputaciones señaladas mientras que, en los otros dos, Anticorrupción pide que se prorrogue el plazo para investigar las dos piezas que se centran en Iberdrola, Repsol y Caixabank.

La amenaza de la imputación se cernía sobre las tres compañías desde hace meses. El avance de las investigaciones y la responsabilidad en el control de las actividades de sus cargos abren ahora una brecha en el Ibex de consecuencias aún pendientes de calcular.

Noticias de Iberdrola Noticias de Caixabank Repsol Fiscalía Anticorrupción Comisario Villarejo