Ni rastro de un tercer Colón: la derecha evita la calle para rechazar los indultos
  1. España
TRAS LA DEL 13 DE JUNIO

Ni rastro de un tercer Colón: la derecha evita la calle para rechazar los indultos

Los partidos del espectro y la propia asociación que organizó la última convocatoria no dan el paso tras haberse concedido la medida de gracia

Foto: Manifestación en Colón contra los indultos a los presos del 'procés'. (Sergio Beleña)
Manifestación en Colón contra los indultos a los presos del 'procés'. (Sergio Beleña)

La plaza de Colón se ha convertido en un lugar icónico para las movilizaciones de la derecha. Lo fue en 2019 para simbolizar la oposición de las llamadas tres derechas a Pedro Sánchez y lo ha sido en 2021 para rechazar la posible aprobación de los indultos a los presos del 'procés'. Ahora, una vez que la medida de gracia ha sido oficialmente concedida, ninguno de los actores políticos que ha protagonizado las manifestaciones previas parece estar trabajando para volver a convocar a sus seguidores a una gran movilización. Los problemas internos, las dificultades para gestionar las relaciones entre los propios partidos y el hecho de que la afluencia ha sido menor a la de hace dos años son algunos de los factores que están provocando que 'Colón III' no se atisbe en el horizonte.

Cuando Rosa Díez, a través de Unión 78, llamó a los españoles "de bien" a concentrarse y clamar contra la línea seguida por el Gobierno central, el movimiento no fue recibido del mismo modo entre las formaciones del centroderecha que conforman el arco parlamentario. Mientras que Vox acogió la cita con euforia y sabedora de que el contexto le beneficiaba, en las retinas del PP y Ciudadanos se proyectó la simbólica foto que reunió hace más de dos años a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal en el mismo encuadre.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

La instantánea, que quedará en el imaginario colectivo como el alineamiento de estas tres siglas contra un rival común, causó estragos en estas dos últimas organizaciones. Ambas optaron hace dos semanas por un perfil bajo con el que evitar una reedición de aquel episodio, mientras que Vox acudió a la primera línea junto con centenares de seguidores para mostrarse protagonistas sin subir al escenario. Se trató de un acto masivo con 25.000 personas, según Delegación del Gobierno, pero lejos de las 45.000 que ofreció en 2019. Entonces los organizadores la elevaron a 200.000.

Nueve días después de aquella movilización masiva, que estuvo muy por debajo de las cifras vistas en 2019, Sánchez firmó oficialmente los indultos con los que se había especulado. La respuesta inmediata de los tres partidos ha sido la de anunciar una batalla judicial (Vox y Ciudadanos han sido los primeros en dar el paso), pero por el momento no hay ni rastro de una convocatoria similar a la de Colón que busque atraer al mayor público posible contra la polémica medida. Tampoco siquiera por parte de U78, la plataforma lanzada por la exlíder de UPyD para oponerse al Ejecutivo más allá del Congreso de los Diputados.

En conversación con este medio, la propia Díez explica que no tienen previsto por el momento poner en marcha ninguna otra cita similar a la vista el pasado 13 de junio. "Ahora mismo no hay ningún plan. Tendremos, pero ahora no hay nada", señala la impulsora de la última gran manifestación, que se muestra convencida de que en algún momento volverá a darse una convocatoria similar. "Hará falta. Hemos nacido para movilizar a los ciudadanos en la calle y sigue siendo necesaria esa movilización cívica y transversal", asegura.

placeholder Una manifestante muestra una pancarta durante la protesta en la Plaza de Colón, Madrid. (Sergio Beleña)
Una manifestante muestra una pancarta durante la protesta en la Plaza de Colón, Madrid. (Sergio Beleña)

Tampoco desde Vox parecen por la labor de asumir desde ya la responsabilidad de llamar a filas a una masa de esas características. El partido salió a protestar contra el perdón presidencial en Barcelona el mismo 22 de junio, cuando el Consejo de Ministros aprobó la medida de gracia, pero apenas logró congregar a unas decenas de simpatizantes. El portavoz orgánico Jorge Buxadé, preguntado por este medio en rueda de prensa, incidió en que su partido estará "en la calle siempre", si bien matizó que, "sobre todo, apoyando a la sociedad civil como hicimos en Colón". "Es un tema nacional, no de partidos", argumentó el eurodiputado.

Vox parece estar centrando sus bazas por el momento en la oposición en el Congreso, donde Sánchez comparece este jueves para explicar, entre otros puntos, su decisión con los presos independentistas. En la sede de la soberanía popular, también está animando a Casado a que dé el paso de presentar una moción de censura que en Génova rechazan. En lo judicial, ya han interpuesto un recurso ante el Tribunal Supremo reclamando la suspensión de los indultos y, aunque desde el partido se ha enfatizado que su ofensiva será "ante la Justicia, en la calle y en las instituciones", no se prevé por ahora ningún gran movimiento que arrastre a PP y Cs como hace dos años.

Y si los de Abascal no dan el paso, ni mucho menos van a darlo los populares. Entre sus filas son conscientes de que las dos grandes convocatorias en Colón no han sido un éxito para ellos y descartan liderar la iniciativa en este sentido. Si en 2019 salieron con la etiqueta del trifachito, este 2021 su intento de ir con perfil bajo no resultó muy efectivo y tropezaron con las controvertidas declaraciones de Isabel Díaz Ayuso sobre el papel del Rey en la firma de los indultos. Evitaron la foto, pero el foco se volvió contra ellos. Desde el PP conocían los riesgos, pero entendían que debían acudir. Si se repitiera una movilización similar, su idea es que asistan dirigentes a título individual, pero desechando un desembarco coordinado o bajo una pancarta.

Foto: Josep Tarradellas en el balcón del Palau de la Generalitat. (EFE) Opinión

Fuentes del PP explican que esperan no verse arrastrados a coyunturas como la vivida hace dos semanas y poder seguir una línea de acción propia. Creen que es el tiempo de la política y que es el momento de reforzar la oposición al Gobierno en las instituciones y no de lanzarse a la calle. El pasado 13 de junio, tras la gran concentración, el partido ya intentó eclipsar el evento y pasar página rápidamente al convocar a los medios para la presentación de la convención de la formación al día siguiente. En las filas populares, consideran que es un momento para reforzar su actuación en el Congreso y dejar claro que sus formas son distintas a las de Vox y que su marca es la casa de todos los votantes de centroderecha.

Diferente es la postura de Ciudadanos ante estas circunstancias. Si bien en el partido no contemplan protagonizar un llamamiento masivo a filas contra la medida de gracia, sí que organizaron una protesta en Barcelona el pasado 11 de junio, antes incluso de Colón, pero con mucho menos éxito. Inés Arrimadas y los suyos consideran que el rechazo al independentismo es su tema estrella, el que les impulsó en Cataluña y que en cualquier manifestación en esta línea tienen que estar presentes. No se esconderán. Consideran que no les penaliza y recuerdan su papel en la marcha constitucionalista de 2017.

La fotografía junto con Abascal en 2019 les generó dudas, pero apuntan que no pueden faltar y que no se entendería que lo hicieran teniendo en cuenta la dureza de su discurso contra Sánchez en este ámbito. La disparidad de criterio con Génova no se queda solo en su visión sobre estas concentraciones, sino también en las instituciones. La propia Arrimadas ha señalado en los últimos días que votaría a favor de una moción de censura contra Sánchez presentada por Casado, alineándose así con Abascal y presionando a los populares para hacerlo.

A pesar de que los cuatro actores consideran la oficialización de los indultos una "traición" del Ejecutivo central, y de que ya salieron a Colón antes de su aprobación, ninguno apunta a una masiva movilización inminente.

Partido Popular (PP) Vox Ciudadanos Indulto Rosa Díez
El redactor recomienda