El denunciante de Errejón rechazó atención sanitaria y la Policía dijo que parecía "ebrio"
  1. España
El atestado y el parte médico

El denunciante de Errejón rechazó atención sanitaria y la Policía dijo que parecía "ebrio"

Fue días después a Urgencias y recibió el alta como "asintomático". Se define como "fascista" en las redes que usa para atacar al político: "Buscáis una nueva guerra civil"

placeholder Foto: El líder de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)
El líder de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

El Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid investiga una denuncia presentada por un vecino de Lavapiés contra el líder de Más País, Íñigo Errejón, por un presunto delito de lesiones. El Confidencial ha tenido acceso al parte médico, el auto judicial y el atestado íntegro de la Policía Nacional, según el cual, el denunciante rechazó ser atendido por un sanitario y, en su primera llamada a la Policía, la centralita destacó que parecía "ebrio" y que mostraba un discurso "no coherente".

Los agentes tomaron declaración a tres testigos. Uno es amigo del denunciante y confirma que Errejón le pegó una patada en la barriga. La segunda es una mujer, hermana del primer testigo, que no quiso declarar en comisaría tras no identificar al político en la zona. El tercero es un vecino del barrio que conoce al denunciante y su amigo y que admite haber llegado al lugar después de los hechos ocurridos la noche del 2 de mayo, antes de la jornada de reflexión de las elecciones autonómicas en Madrid.

Foto: El Hospital San Pedro de Logroño donde estuvo ingresado el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)

El denunciante es un varón jubilado de 67 años que se define a sí mismo como "fascista" en las redes sociales. Usa Twitter desde 2016 y la inmensa mayoría de sus comentarios son para increpar a políticos de izquierdas, entre ellos Íñigo Errejón. Acudió a Urgencias tres días después de los hechos y recibió un parte de alta. Es un documento breve que informa, entre otras cosas, de que la exploración ha resultado 'asintomática'. Él aporta varias fotografías para acreditar sus lesiones.

Los agentes del Subgrupo de Delitos contra las Personas del Grupo I de Policía Judicial de la Comisaría del Distrito Centro de Madrid concluyen que la revisión de las cámaras de seguridad de la zona "no permite establecer que los hechos se produjeran como el denunciante y los dos testigos manifiestan". La jueza del caso, Margarita Valcarce, ya ha citado a declarar tanto al afectado como a los testigos en el marco de la diligencias previas 947/2021. También ha pedido un informe al médico forense sobre el parte de lesiones. A la espera de practicar estas pruebas, estas son hasta ahora las claves del caso:

La denuncia

El vecino de Lavapiés, A. D. C., acudió la madrugada del lunes 3 de mayo a las dependencias de la comisaría de Madrid Centro con obligación legal de decir la verdad. Ante un instructor y un secretario de la Policía, declaró que unas horas antes había estado en un bar llamado La Pianola. Cerca de ese lugar se encontró a "un grupo de unas cinco o seis personas", entre las que identificó a Íñigo Errejón. Le dijo que le gustaría tener una foto con él, igual que tiene "con diversos políticos".

Según sostiene, la respuesta de Errejón fue negativa. "Yo a estas horas no trabajo", le contestó. El denunciante admite que le insistió: "Anda, déjame hacerme una fotografía contigo, aunque soy uno de los que te ponen a parir en internet". Acto seguido, siempre según la denuncia adelantada por 'OK Diario', Errejón le pegó una patada en la barriga que le dejó "bloqueado por la situación", aunque no llegó a caer al suelo. Describió al político con ropa de color azul y apuntó que le acompañaba una chica joven "de pelo rubio".

Insultos en internet

placeholder Uno de los tuits publicados por el denunciante contra Errejón.
Uno de los tuits publicados por el denunciante contra Errejón.

Este periódico ha visitado la cuenta de Twitter de este vecino de 67 años. Tiene decenas de mensajes contra dirigentes de izquierdas, sobre todo contra Pablo Iglesias o Pedro Sánchez. También dirigidos a Errejón. "Estáis buscando una nueva guerra civil y la vais a encontrar, subnormales", respondió el 10 de marzo a una noticia con la foto del político en plena polémica por el intento de varios partidos madrileños de presentar una moción de censura.

"Soy fascista porque me sale de los cojones", escribió en abril. En sus comentarios públicos, difunde el barrio en el que vive y sus ingresos hospitalarios o su tratamiento con quimioterapia. "En Lavapiés no somos del Barrio de Salamanca, pero votamos a la derecha, soplapollas", contestó a otra publicación sobre unas declaraciones de Iglesias. "El día 4 [la jornada electoral] tú a los fascistas nos vas a chupar de los tres el más largo, babas", increpó en otro tuit el 29 de abril al líder de Podemos.

placeholder Otros tuits contra Errejón antes y después del incidente.
Otros tuits contra Errejón antes y después del incidente.

"Es posible que con tant@ list@ tengamos que terminar a tiros otra vez en España, yo no lo descarto, vamos a ver la cara de gilipollas que se le queda a tanto gilipollas como tenemos ahora", puso en su cuenta, en la que tiene ocho seguidores. Hay tuits posteriores a la presunta agresión en los que vaticina que Errejón también va a dejar la política igual que Iglesias. "Dais alas a un agresor", puso en respuesta a un discurso del dirigente valorando los resultados de las elecciones del 4-M. "Solo deseo que acabéis todos en la puta cárcel por engañar al pueblo", reaccionó este jubilado a un cartel del Gobierno por el 1 de mayo, día del trabajo.

La llamada al 091

La noche de los hechos denunciados, se recibieron dos llamadas en el teléfono 091 de la Policía Nacional. El Centro Inteligente de Mando Comunicación y Control (CIMACC) registró las dos comunicaciones. La primera se hizo desde el teléfono de la testigo M. D. G. L: "Informa de que hay varios grupos peleándose, manifiesta que hay bastante gente. No hay armas".

La segunda llamada es desde el teléfono del denunciante: "Dice que Íñigo Errejón le ha golpeado en la barriga. El requirente parece ebrio. Discurso no coherente. Se oyen gritos de fondo. No contesta a las preguntas que se le hacen. Dice que la Policía ya está allí". Los investigadores ya han pedido al CIMACC los audios de las llamadas sin que a la fecha de concluir el atestado las hubiesen recibido.

Foto: El portavoz de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

Advertidos por la centralita de que "un hombre refiere haber sido agredido por Íñigo Errejón", se personaron en el lugar dos agentes. Les llamó la atención que el vecino presentaba "un prominente bulto en el centro del abdomen". Les explicó "espontáneamente que ha sido intervenido quirúrgicamente de una hernia y que él mismo está siguiendo un tratamiento de quimioterapia". En ese momento, los policías, además de indicarle los pasos a seguir para denunciar, le ofrecieron al hombre de 67 años "la posibilidad de ser asistido por un indicativo sanitario, siendo declinado por el mismo dicho ofrecimiento".

El parte médico

La Policía realizó averiguaciones para este atestado desde la misma noche de los hechos hasta el 7 de mayo. A las 12:00 del miércoles, el día después de las elecciones, se personaron en casa del denunciante. Allí, A. D. C. les informó de que acaba de estar en el Hospital Universitario Moncloa, "adonde se dirigió por encontrarse dolorido en la zona de la patada recibida". Los agentes recogen que en el parte se le recomienda "acudir a consulta de cirugía, previa cita, para valorar intervención quirúrgica".

Este periódico ha tenido acceso al documento médico. Permaneció una hora en el centro. Le dieron el alta a las 10:19. Acudió por dolor en hernia umbilical. "Según refiere, fue debido a un traumatismo abdominal tras una patada hace 72 horas". El médico anotó tras la exploración que era "actualmente asintomático" y que presentaba "eventración [situación provocada por una mala cicatrización] no complicada" y de "tamaño moderado". Además de acudir a consulta, le recomendaba una faja y no hacer esfuerzos.

La Policía ha analizado las grabaciones de las cámaras del ayuntamiento. "Solo se aprecia en torno a ocho personas en una actitud normal"

Los tres testigos

El mismo día de la visita a su casa, el denunciante anunció a los agentes que podía aportar testigos de la agresión. Les explicó que si la noche de autos no lo hizo fue "por no comprometerlos". La Policía se puso en contacto con ellos. Empezaron por la mujer que había llamado al 091. Estaba en el lugar porque fue a visitar a su madre. Por teléfono, les dijo a los investigadores que "pudo observar un grupo de personas en reyerta". "Entre las personas, puede identificar a 'un señor del barrio que siempre va con un perro' [el denunciante]a quien un varón de raza negra estaba increpando con latas". Esta testigo, de 41 años, rechazó ampliar su testimonio en comisaría.

El segundo testigo es su hermano, M. A.G. L., de 49 años. Acudió a declarar el 6 de mayo y contó que había estado tomando unas consumiciones durante 20 minutos con el denunciante, al que "conoce desde hace años, uniéndole una relación de amistad". "Unos metros después de dejar el bar, ambos observaron a un grupo de personas que formando un círculo hablaban entre ellos componiendo este grupo un varón al que reconoció como el político Íñigo Errejón, una chica con el pelo oscuro vestida con una blusa blanca y dos varones más".

El resto del relato coincide con la denuncia. Precisa que Errejón le golpeó con la pierna derecha y que después apareció un varón de raza negra que "vociferando lanzó varias latas que portaba al suelo". Este testigo cree 'firmemente' que el varón negro iba con el grupo de Errejón, que aprovechó la 'agitación' creada para irse de la zona. A los agentes les añadió que al día siguiente se encontró con otro conocido del barrio que le aseguró haber visto la agresión.

placeholder El líder de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)
El líder de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

Este tercer testigo es R. I. G., de 54 años. Declaró que cuando él llegó al lugar esa noche "comienza a ver gente corriendo en sentido contrario al suyo, dándole la impresión de que huían de algo". Dijo que serían unas tres o cuatro personas, “entre las que le pareció que estaba el político Íñigo Errejón y además un varón de raza negra, y que iban sin mascarilla”. Del visionado de las imágenes, se aprecia la presencia en el lugar de un repartidor de comida. La Policía ya ha iniciado gestiones para identificarle y citarle como testigo sin que conste que hayan dado resultado.

Las cámaras

La Policía ha analizado las grabaciones de las cámaras de seguridad del Ayuntamiento de Madrid. "Solo llega a apreciarse a un grupo en torno a ocho personas en una actitud normal". Entre ellas hay una persona que encaja con la descripción del presunto autor de los hechos caminando por la calle, así como en otro de los vídeos abandonando el lugar mientras camina por la calle girándose hacía el lugar de donde provenía. "Se observa al varón levantar su mano derecha, moviendo la palma de la mano, en ademán de invitar a alguien que no se observa a que vaya al sitio en el que se encuentra, en lo que parece una actitud desairada". A su lado hay otra persona "que insiste en que no detenga su marcha".

Íñigo Errejón Ayuntamiento de Madrid Insultos Pablo Iglesias Salamanca
El redactor recomienda