La derecha se aferra a los indultos para esconder su fractura en Colón
  1. España
DÍA CLAVE

La derecha se aferra a los indultos para esconder su fractura en Colón

PP, Ciudadanos y Vox salen este domingo a la calle agarrados al único mensaje que les conecta en este momento mientras sus estrategias chocan en todo lo demás

placeholder Foto: Foto de los líderes de PP, Cs y Vox en la primera manifestación de Colón. (EFE)
Foto de los líderes de PP, Cs y Vox en la primera manifestación de Colón. (EFE)

Ni foto conjunta, ni unidad real. PP, Ciudadanos y Vox salen este domingo a la calle agarrados al único mensaje que les conecta en este momento: el rechazo frontal al Gobierno y la concesión de indultos a los presos del 'procés', que se materializará de forma inminente. En el resto de cuestiones —con los populares en plena operación para absorber a los naranjas y cada vez más enfrentados al partido de Santiago Abascal— sus estrategias chocan por completo. La sonada manifestación de Colón, organizada por la plataforma que encabeza Rosa Díez, ha acaparado el debate político de los últimos días. A diferencia de 2019, no habrá una tribuna conjunta donde los distintos líderes políticos posen. Otra cosa es si finalmente habrá saludos o se cruzarán en algún momento.

La intención de PP y Ciudadanos es que no ocurra. Fuentes de Génova quitan hierro a esa posibilidad, asegurando que el domingo la actuación de su presidente, Pablo Casado, "se producirá con total espontaneidad". Eso sí, los dirigentes populares estarán desperdigados y no acudirán todos juntos. Es previsible que el líder sí esté con los pesos pesados de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. Los barones más moderados del partido, Alberto Núñez Feijóo, Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco no asistirán en esta ocasión. En el caso de Inés Arrimadas, sí estará acompañada por la plana mayor del partido, entre otros, Begoña Villacís y Edmundo Bal.

No habrá discurso político, sino "un manifiesto transversal", según la organización, y será ese mismo día cuando se desvele la persona encargada de leerlo. Este asunto fue precisamente uno de los más polémicos de 2019, cuando los tres partidos (PP y Ciudadanos eran los convocantes, pero acabaron elevando a Vox a la misma categoría) no terminaban de llegar a un acuerdo sobre si compartir un discurso o dejarlo en manos de terceros. Al final fue así y tres periodistas leyeron un manifiesto que entonces clamaba contra la negociación que comenzó el Gobierno de Pedro Sánchez y el Govern de Quim Torra.

Foto: Manifestación en Colón reivindicando la unidad de España. (EFE)

Está por ver si la convocatoria acaba siendo más descafeinada de lo previsto o no. En los partidos creen que el protagonismo estará en la sociedad civil, pero siendo un caluroso domingo de junio no hay coincidencia en la afluencia de manifestantes que conseguirán reunir. Algunos dirigentes descuentan una participación masiva y otros alertan de que los ciudadanos podrían no responder con el mismo ahínco en la protesta de la calle. Con todo, el PP se mantiene confiado en el cambio de tendencia y da por hecho, independientemente de la movilización, que el rechazo social a los indultos es mayoritario y que el Gobierno acabará pagando las consecuencias.

Los populares estarán este domingo en Colón a pesar de que su estrategia inicial siempre fue llevar la campaña contra los indultos a las instituciones. Ya han empezado a debatir y votar mociones en distintos parlamentos autonómicos (Castilla y León y Andalucía) buscando abrir grietas dentro del propio PSOE y que todos los partidos se retraten. También trasladarán el mismo debate a todos los ayuntamientos de España. La recogida de firmas contra la concesión de la medida de gracia es otra marca de la nueva dirección, aunque ha levantado suspicacias entre algunos dirigentes, que no ven efectiva la iniciativa.

A pesar de que el PP se vio forzado a acudir a la manifestación (tardaron días en confirmar la presencia de Casado), el partido tenía claro que no podía dejar de estar en Colón tratándose de una manifestación de este tipo. Esta semana, el Congreso vivió otro capítulo de enfrentamientos entre Gobierno y primer partido de la oposición con duros reproches mutuos y unas posturas irreconciliables. La cuestión es que el PP tampoco atraviesa su mejor momento con Ciudadanos, socio habitual a pesar de episodios negros como el de Murcia. La crisis desatada en el Ayuntamiento de Granada ha subido la tensión entre ambas formaciones, que llevan varios días aireando sus diferencias. Aun así, el PP catalán acudió con su presidente, Alejandro Fernández, a la concentración convocada por los naranjas en Barcelona frente a la Delegación del Gobierno este viernes. No estuvo Vox, a pesar de que su representación en el Parlament es superior y de que intenta abanderar el mayor de los rechazos contra los indultos y el Gobierno de Sánchez. Lo harán solo en Colón, donde está puesto el foco mediático.

Foto: Seguidores de Vox, en una imagen de archivo. (Reuters)

Vox: nada que perder y algo que ganar

De hecho, si en PP y Ciudadanos la cita de este 13-J se afronta con reticencias por el precedente de 2019, todo lo contrario ocurre en la sede de Vox. En la calle Bambú, los de Santiago Abascal se han mostrado desde un principio convencidos de su asistencia. Creen que no tienen nada que perder y que es una nueva oportunidad para presentarse como el partido más beligerante frente al independentismo. Hace dos años ya arrastraron a populares y naranjas cuando ni siquiera habían entrado en el Congreso. Entonces el riesgo de que Vox capitalizara una movilización masiva terminó llevando a la icónica foto.

Eso sí, como sus rivales, entienden que en esta ocasión los dirigentes políticos no deben ser los protagonistas y desde la propia organización del acto se ha apostado por esta línea, aunque los principales dirigentes asistirán. Vox se siente cómodo cuando la discusión gira en torno al independentismo, ya que se consideran como los que mayor tenacidad han mostrado frente a la deriva secesionista, por encima de PP y Ciudadanos. Más aún después de las elecciones catalanas del 14 de febrero, cuando Ignacio Garriga superó a la suma de sus dos rivales juntos para elevarse como cuarta fuerza.

El domingo, como ya contó este diario, los de Abascal aprovecharán la cita para recordar que entre los que se manifestarán en Colón también hay responsables de la situación actual en Cataluña. Entre sus filas siempre han cargado contra la gestión de los populares, por Mariano Rajoy y por Soraya Sáenz de Santamaría, acusándoles de haber permitido la consulta de Artur Mas de 2014 y, posteriormente, el referéndum ilegal de 2017.

Foto: Abascal y Casado conversan tras la concentración de Colón en 2019. (EFE)

Esta semana se han encargado de enfatizarlo: "Por lo menos yo, y muchos como yo, cuando vayamos el 13 de junio a la plaza de Colón, no nos vamos a manifestar solo en contra de los indultos. Va a ser un momento ideal para recordar lo que nos ha llevado al 13 de junio. Para recordar que hubo un intento de golpe de Estado en noviembre de 2014 y el Gobierno de Rajoy [no tomó] ni una sola decisión ni consecuencia... Para recordar que durante los años 2015, 2016 y 2017 se preparó la perpetración de un golpe de Estado y el Gobierno de Rajoy no hizo nada, con la complicidad del PSOE", llegó a decir el portavoz, Jorge Buxadé.

La oposición a las acciones llevadas a cabo por Rajoy sigue vigente en la formación, a pesar de que este domingo Casado y Abascal compartan concentración.

Fue, precisamente, la errante actuación del Gobierno popular y la participación de Vox como acusación en el juicio del 'procés' la que catapultó a estos últimos para entrar en el Parlamento andaluz a finales de 2018. Desde entonces, el rechazo al separatismo ha sido una de sus principales banderas y en el partido tienen claro que su discurso territorial no cambiará.

Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Indulto Mariano Rajoy Santiago Abascal Pablo Casado
El redactor recomienda