¿Qué ha sido de los protagonistas de la foto de Colón de hace dos años?
  1. España
LA HISTORIA DE LOS 9 DE COLÓN

¿Qué ha sido de los protagonistas de la foto de Colón de hace dos años?

La primera línea de la icónica imagen no ha salido bien parada en los más de dos años que han pasado desde entonces. Solo los de Vox aguantan sin problemas

placeholder Foto: Los dirigentes presentes en la manifestación de Colón de 2019.
Los dirigentes presentes en la manifestación de Colón de 2019.

El 10 de febrero de 2019 dejó una imagen que perdurará en el imaginario de muchos durante años. La llamada 'foto de Colón', que se produjo en la plaza homónima de Madrid, consolidó la dinámica política de bloques con una derecha identificada en PP, Ciudadanos y Vox. En estos dos años se ha leído la escena como un momento clave que benefició a la izquierda, al permitirle señalar a estas tres formaciones como los rostros de un mismo modelo. A la semana siguiente de aquella manifestación, Pedro Sánchez no consiguió aprobar sus presupuestos y convocó elecciones, que luego desembocarían a una repetición de las mismas.

Foto: Foto de los líderes de PP, Cs y Vox en la primera manifestación de Colón. (EFE)

Entonces se subieron al escenario múltiples dirigentes, pero fueron nueve de ellos los que ocuparon la primera línea y quedaron retratados en una instantánea icónica. 28 meses después, la mayoría ha sufrido debacles electorales y varios de ellos han desaparecido por completo del panorama político. Solo los cargos de Vox han aguantado el tipo mejorando sus perspectivas con el paso del tiempo.

Albert Rivera (Cs)

El exlíder y fundador de Ciudadanos llegó a esa cita subido en la cresta de la ola naranja. Con un PP en recomposición que no encontraba su sitio ante la pujanza de Vox, Rivera veía como las encuestas llegaron a situarle como la lista preferida por los votantes y con opciones de llegar a Moncloa. Tras la celebración de los comicios del 28 de abril, el barcelonés terminó a 200.000 votos del PP. Vinculado a ese tridente de la derecha y prometiendo un rechazo sin matices a Pedro Sánchez, Rivera siguió al frente de Cs hasta las siguientes generales, las del 10 de noviembre, tras superar con éxito unas autonómicas y municipales en las que los naranjas confirmaron su preferencia por sostener en el poder al PP. Aquel 10-N, tras haberse negado a pactar con Sánchez, las urnas le arrebataron 2,5 millones de votos y 47 diputados, alejándoles de Pablo Casado y Santiago Abascal. Un día después dejó la política y comenzó un nuevo camino profesional en el despacho de abogados rebautizado como Martínez-Echevarría & Rivera. Ahora, las riendas están en las manos de Inés Arrimadas, que no logra recuperar su espacio.

Ignacio Aguado (Cs)

El que fuera vicepresidente de la Comunidad de Madrid fue uno de los dirigentes del partido que más activo se mostró para hacer frente a los pactos de Sánchez con el independentismo. Tras aquella jornada, el 26-M Aguado rozó los talones a Isabel Díaz Ayuso, la por entonces desconocida candidata popular, pero quedó por detrás de la formación hegemónica de la derecha, lo que llevó a ser el socio minoritario de un Gobierno de coalición que se extendió hasta su implosión el pasado 10 de marzo. Con Ciudadanos envuelto en un declive de vértigo, el ya excoordinador regional orgánico dio un paso al lado para dejar el liderazgo de la candidatura del 4-M a Edmundo Bal, que no logró remontar el vuelo y terminó quedando fuera de la Asamblea de Madrid.

Foto: Seguidores de Vox, en una imagen de archivo. (Reuters)

Begoña Villacís (Cs)

La vicealcaldesa del Ayuntamiento de Madrid es probablemente uno de los grandes activos institucionales que le quedan a la formación liberal. Con un pacto de gobierno con José Luis Martínez Almeida que está a punto de cumplir el ecuador del mandato sin grandes estridencias, la dirigente naranja acudió a Colón mientras el PP se reorganizaba a nivel local con el ahora primer edil siendo una figura de escasa importancia mediática. Los madrileños pasaron por las urnas y dejaron a Villacís a tan solo 83.000 votos de quien finalmente fue elegido regidor. Ahora, tras el continuo desplome de su partido, forma parte de la ejecutiva nacional y ha sido nombrada coordinadora regional en sustitución de Aguado. La número dos del Gobierno municipal vuelve a estar presente este domingo. Otros cargos de Cs presentes como José Luis Villegas, Juan Carlos Girauta o Fernando Páramo dejaron el partido tras su derrumbe. Toni Cantó, también allí, ha dado el salto recientemente al PP.

Cristiano Brown

El expresidente de UPyD, la extinta formación que impulsó Rosa Díez, no ha llegado a ser un actor destacado de la política nacional. Sin embargo, aquel 10 de febrero de 2019, se coló en esa primera fila de políticos que protagonizaron la fotografía. En la secuencia de aquel día, se le ve en los instantes previos conversando con Javier Maroto, ahora portavoz en el Senado del PP, hasta hacerse con el sitio en el que finalmente se situó. Brown se integró en las últimas generales en la lista electoral de Ciudadanos en Madrid, aunque como independiente, en el número siete. Cs obtuvo 3 escaños solamente, pero la desbandada de cargos tras la salida de Albert Rivera le ha dejado a un abandono más de ser diputado en el Congreso.

Pablo Casado (PP)

El presidente del PP sufrió después de Colón sus peores meses. Tras un inicio de vaivenes en la jefatura del partido, el adelanto electoral del 28 de abril, dos meses y medio después de Colón, asestó al PP sus peores resultados de la historia quedando menos de un punto por encima de Rivera. La imagen confirmó que había tres siglas buscando el mismo granero de votos y la fragmentación perjudicó a un Casado que también sufrió un duro castigo en las elecciones municipales y autonómicas posteriores, en las que solo las alianzas con Cs salvaron su continuidad y entrada en los gobiernos. Con el nuevo paso por las urnas del 10-N, Casado tomó aire y mejoró resultados a costa del desplome naranja. Ahora, tras el subidón del 4-M, las encuestas empiezan a situarle en cabeza por primera vez.

Foto: Manifestación en Colón reivindicando la unidad de España. (EFE)

Junto a él se encontraban detrás otros dirigentes de Génova como Javier Maroto, que perdió su escaño en Álava y fue recolocado como senador por designación autonómica en Castilla y León. También José Luis Martínez-Almeida, hoy sólido alcalde de la capital, pero que en las últimas elecciones perdió 169.000 votos respecto a la anterior candidatura.

Carmen Moriyón (Foro Asturias)

La jefa de filas del socio de los populares en tierras asturianas acudió a la capital aquel fin de semana convencida de que era el sitio en el que había que estar. Era alcaldesa de Gijón. En abril, el PP perdió dos de los tres escaños que tenía por Asturias en el Congreso en una coyuntura de fugas a nivel nacional. En las autonómicas de mayo, Foro sufrió una debacle con Moriyón como candidata tras no repetir como alcaldable. Se dejaron 10.000 de los 44.000 votos que habían conseguido en 2015. Decidió no recoger su acta. En el consistorio que dirigía, la organización asturiana perdió el bastón de mando al dejar de ser la más votada y ser sorpasada por Cs. Moriyón sigue hoy presidiendo Foro Asturias.

Yolanda Ibáñez (UPN)

La secretaria general de Unión del Pueblo Navarro, el socio tradicional del PP en la región, se incorporó a esa fila icónica junto al resto de políticos nacionales. Por aquel momento eran la primera fuerza en el territorio, separados de los populares. Después de ese 10-F, y bajo la consigna de unificar esfuerzos en el centroderecha, elaboraron una lista conjunta no solo con los de Casado sino también con los de Albert Rivera. Navarra Suma, así se bautizó la marca, mejoró resultados y fue de lejos la lista más votada, pero como sucedió cuatro años antes el resto de fuerzas se aliaron, esta vez bajo el paraguas del PSM. Después de la foto, Ibáñez repitió en su cargo orgánico y hoy es parlamentaria en la Cámara regional. UPN ha asegurado que tendrá representantes el domingo, pero que no mandará a nadie específicamente.

Foto: La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2d). (EFE)

Santiago Abascal (Vox)

Vox es probablemente la formación que salió más beneficiada de aquella cita. En un contexto en el que aún eran un partido extraparlamentario, Abascal fue una de las cabezas visibles más destacadas de aquella jornada en una coyuntura en la que el PP coqueteaba con comprar algunas líneas de su discurso. La formación ha encadenado desde entonces resultados muy positivos en el paso por las urnas. Con la excepción manifiesta de Galicia de manera más reciente, aquel mes de abril consiguió entrar en el Congreso, aunque por debajo de sus expectativas, y un mes después irrumpir en múltiples Parlamentos regionales (salvo Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura, Navarra y La Rioja) y ayuntamientos para ser la llave de gobierno. El 10-N, ante la debacle de Cs, se elevó hasta la tercera plaza, pasando de 2,6 a 3,6 millones de papeletas. Abascal sigue siendo un líder sin ningún tipo de contestación interna.

Rocío Monasterio (Vox)

La presidenta del partido en la Comunidad de Madrid fue otra de las dirigentes que acudió al acto. Junto a ella se ven en una segunda línea a otras caras visibles como Iván Espinosa de los Monteros, portavoz parlamentario, y Javier Ortega Smith, diputado y portavoz en el Ayuntamiento de Madrid. Monasterio ha sido desde la entrada de Vox en las instituciones una de sus figuras de mayor relevancia. Como candidata a la Asamblea de Madrid aquel 26 de mayo, logró 12 escaños y ser necesaria para tejer una mayoría absoluta con PP y Cs, aunque lejos de ambos. Ahora, más de dos años después, es la jefa regional consolidada en Vox, si bien es cierto que el auge de Isabel Díaz Ayuso ha frenado su proyección manteniéndola como socia minoritaria y lejos de ser una alternativa de gobierno.

Vox Partido Popular (PP) Ciudadanos
El redactor recomienda