La emboscada de Vox en Colón: culpará al PP de la crisis catalana
  1. España
MÁS ALLÁ DE LOS INDULTOS

La emboscada de Vox en Colón: culpará al PP de la crisis catalana

Las tensiones en Cataluña impulsaron a Vox en 2018 para dar el salto a las instituciones. Los de Abascal se han identificado siempre como la oposición dura al independentismo

placeholder Foto: Seguidores de Vox, en una imagen de archivo. (Reuters)
Seguidores de Vox, en una imagen de archivo. (Reuters)

Vox no podría entenderse sin la crisis catalana. Santiago Abascal se vio catapultado a finales de 2018 por las tensiones en la región y el juicio del 'procés'. Su oposición dura contra el independentismo y contra la gestión del PP y el PSOE les impulsó entonces para acceder a las instituciones andaluzas. Ahora el partido ha visto en la manifestación prevista este domingo en la madrileña plaza de Colón una oportunidad para recordar la trayectoria de los populares durante los mandatos de Mariano Rajoy, aunque sin mover la mira del motivo principal de la movilización: denunciar los indultos a los presos secesionistas.

El rechazo a la deriva separatista en Cataluña ha sido una de las principales señas de identidad de Vox desde su nacimiento. En los últimos años, sus dirigentes han armado el discurso sobre esta crisis mediante la crítica al expresidente gallego para reforzarse como alternativa real entre los votantes que tienen la defensa de la unidad de España como su gran prioridad a la hora de votar. Han tratado de dibujarse como la única alternativa con estas características ante un bipartidismo que ha pactado históricamente con las siglas independentistas.

Foto: Manifestación en Colón reivindicando la unidad de España. (EFE)

En la formación, son conscientes de que este es uno de sus filones para arañar espacio a Pablo Casado y aprovechan cada oportunidad para recordarlo. La convocatoria de Colón, organizada por la asociación Unión 78, que lidera Rosa Díez, no iba a ser la excepción.

Esta semana, el portavoz orgánico, Jorge Buxadé, se pronunció en esta línea en rueda prensa. "Por lo menos yo, y muchos como yo, cuando vayamos el 13 de junio a la plaza de Colón, no nos vamos a manifestar solo en contra de los indultos. Va a ser un momento ideal para recordar lo que nos ha llevado al 13 de junio. Para recordar que hubo un intento de golpe de Estado en noviembre de 2014 y el Gobierno de Mariano Rajoy [no tomó] ni una sola decisión ni consecuencia... Para recordar que durante los años 2015, 2016 y 2017 se preparó la perpetración de un golpe de Estado y el Gobierno de Rajoy no hizo nada, con la complicidad del PSOE", aseguró el también eurodiputado.

Choque frontal entre Gobierno y Partido Popular a cuenta de los indultos

El político barcelonés recordó lo sucedido en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y las alianzas tradicionales con Convergència y con ERC. "Estamos en contra del pactismo con el separatismo. Estamos en contra de las operaciones políticas como la de Soraya [Sáenz de Santamaría] y la de [José Luis] Ábalos", aseveró ante las cámaras, queriendo enfatizar las controvertidas acciones de los populares en la región.

Fuentes de Vox enmarcan estas palabras en una búsqueda por animar a sus votantes a acudir a la cita e inciden en que la movilización está dirigida a clamar contra los indultos, que ven como "el colofón" a las políticas de Pedro Sánchez. "El indulto es la gran metáfora de su acción", señalan estas fuentes, que evitan valorar si Casado sigue una línea similar a la de Rajoy, porque la situación "es distinta" al no estar ahora en el poder.

"Todo lo que dijeron en la campaña fue sorprendente y lo pagaron en las elecciones"

Estas fuentes sí creen que la campaña de las catalanas de febrero fue definitoria. "Todo lo que dijeron en la campaña fue sorprendente y lo pagaron en las elecciones. (...) El PP podrá existir como organización, pero no como proyecto político. Hay muchos partidos populares", argumentan.

Durante la contienda catalana, Casado ofreció una entrevista en Rac1 en la que, entre otras declaraciones, aseguró que el 1 de octubre no salió en rueda de prensa porque no compartía la versión oficial de su partido. "Ese día yo era el portavoz del partido, pero yo ese día no comparecí en rueda de prensa por mi posición respecto a lo que estaba pasando. Decidí no salir porque ni estaba de acuerdo con los que decían que eran unas elecciones homologables ni con los que decían que no se estaba votando. Lo que se veía en la televisión era algo que se tenía que haber evitado", relató en una intervención que fue ampliamente criticada por Vox.

Foto: La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2d). (EFE)

Los de Abascal entienden que no tienen nada que perder este domingo. Si PP y Ciudadanos tardaron más en pensarse si acudir o no y si llevar a sus primeros espadas, Vox salió el primero para asegurar que allí estarían. Populares y naranjas tienen en la retina la imagen de la última manifestación similar de 2018, en la que se les comenzó a bautizar como "las tres derechas" o el "trifachito", consolidando la política de bloques que desde algunos sectores consideran que beneficia a Sánchez. Pese a esto, ambas formaciones han decidido acudir y lo harán con todo su arsenal, aunque con las bajas sensibles de algunos barones de Casado, los considerados más moderados, por diversos motivos.

En Vox, no prevén participar en el acto y esperan seguirlo entre el público, lejos del escenario. Entienden que por la naturaleza de la convocatoria y por el momento, corresponde a la organización U78 y a la sociedad civil esta labor. Se limitarán, explican, a apoyarla junto a miles de españoles. Otras fuentes del partido consideran que estos días habría que centrarse exclusivamente en expresar el rechazo a los indultos, sin matices y sin ir más allá. "Hay que mostrar unidad", aseveran.

Sánchez, sobre la carta de Junqueras: ''Cualquier paso a favor de la distensión es bienvenido''

El refuerzo del 14-F

En Cataluña y en este papel de oposición férrea al independentismo, Abascal y los suyos se vieron reforzados el pasado febrero frente al PP y Ciudadanos. Con un desplome naranja de casi un millón de votos, los de Alejandro Fernández no consiguieron atraer electores del espectro y Vox irrumpió con 11 escaños y sumando más que sus dos rivales juntos. Con un exultante Ignacio Garriga, Vox se ha visto desde ese momento legitimado para alzar aún más la voz contra el Gobierno central y los últimos ejecutivos en materia catalana.

Entre las otras dos siglas de la derecha, las relaciones no pasan por su mejor momento y ambas se están encargando de dejar claras sus diferencias en plena crisis en el Ayuntamiento de Granada. En la ciudad nazarí, el alcalde, Luis Salvador (Cs), sigue en el poder pese a contar con el apoyo de un único concejal, mientras el PP busca una salida. Los populares han reclamado desde 2019 que habían pactado la alternancia en la alcaldía a los dos años, algo que el regidor y su partido niegan.

Vox Plaza de Colón Partido Popular (PP)
El redactor recomienda