Julián Muñoz logra la libertad condicional por enfermedad "grave e incurable"
  1. España
Corrupción en Marbella

Julián Muñoz logra la libertad condicional por enfermedad "grave e incurable"

Accede al último escalón de la semilibertad 15 años después del caso Malaya. En 2018, se le revocó el control telemático al ser sorprendido bailando en una discoteca de madrugada

placeholder Foto: El exalcalde de Marbella Julián Muñoz. (EFE)
El exalcalde de Marbella Julián Muñoz. (EFE)

A la cuarta fue la vencida para Julián Muñoz. Tras tres intentos fallidos, el que fuera alcalde de Marbella y hombre de confianza del fallecido Jesús Gil ha logrado la libertad condicional. Agotará lo que le resta de condena en esta situación 15 años después de su detención el 17 de julio de 2006 en el llamado caso Malaya, sobre corrupción urbanística en Marbella. La razón es su estado de salud y la enfermedad grave e incurable que padece.

“El penado presenta una pluripatología grave e incurable, a la cual se añade la afección oftálmica que ahora padece y que también es incurable”, dice el auto dictado el pasado 1 de junio por la Audiencia Nacional al que ha tenido acceso El Confidencial. La decisión ha contado con el visto bueno de la Fiscalía Anticorrupción. El Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria ha tenido en cuenta un informe médico elaborado el pasado 18 de mayo por el Instituto de Medicina Legal de Órganos con Jurisdicción Estatal.

Foto: Julián Muñoz en una imagen de archivo a su salida de la Audiencia Nacional (Gtres)

Este estudio ha ratificado otros informes médico forenses anteriores que ya avalaban el delicado estado de salud del ex político local y expareja de la tonadillera Isabel Pantoja, quien también cumplió condena por la corrupción marbellí. Julián Muñoz, de 73 años de edad, se ha beneficiado así del artículo 196 del Reglamento Penitenciario. Prevé la libertad condicional para los septuagenarios que sin necesidad de haber cumplido las tres partes de su condena sufran “padecimientos incurables”.

Trayectoria en prisión

Al exalcalde de Marbella le habían concedido varias veces en el pasado el tercer grado penitenciario, por el que solo tenía que ir a la cárcel a dormir. La primera vez fue en 2008, solo dos años y tres meses después de su arresto por el caso Malaya. Su detención coincidió con el cumplimiento de varias condenas por asuntos anteriores. La Audiencia Provincial de Málaga le revocó esta condición de semilibertad en abril de 2013 al ser condenado a siete años de cárcel por el llamado caso Minutas. Pidió sin éxito un indulto al Gobierno. Tuvo que regresar en prisión.

placeholder El exalcalde de Marbella, junto al exasesor de urbanismo marbellí Juan Antonio Roca. (EFE)
El exalcalde de Marbella, junto al exasesor de urbanismo marbellí Juan Antonio Roca. (EFE)

Volvió al tercer grado en marzo de 2016, al entender la Audiencia Provincial de Málaga que padecía una enfermedad “muy grave”. Pasó a depender de un Centro de Inserción Social hasta que en febrero de 2017 el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional le permitió someterse a una pulsera telemática y seguir cumpliendo condena en su casa. Apenas un año después, en enero de 2018, perdió este privilegio tras difundirse unas imágenes en las que se le veía bailando sevillanas de madrugada en una discoteca. El juzgado no le permitió regresar al régimen telemático hasta nueve meses después.

En total, desde su arresto en 2006, ha pasado en régimen cerrado dentro de una cárcel cinco años y dos meses, el resto se ha acogido a beneficios penitenciarios y régimen de semilibertad. En paralelo, se ha enfrentado a multitud de causas por corrupción derivadas de sus actividades como concejal, teniente de alcalde y alcalde de Marbella entre 1991 y 2003. Solo por el caso Malaya, el más mediático, fue condenado a dos años de cárcel y 11 de inhabilitación por un delito de fraude. Pero hubo más.

Cede parte de la pensión

En 2018, el Tribunal Supremo confirmó su condena a un año, un mes y 15 días por los delitos de fraude y prevaricación urbanística derivados de la firma de varios convenios con una promotora de construcción. El alto tribunal ya le había impuesto otros seis años y medio de prisión por el llamado caso Minutas, en el que fue condenado junto al expresidente del Sevilla José María del Nido. Saqueo II, Minutas II, Fergocon, Proinsa o Moansa son solo algunos de los nombres de casos que fueron aumentando sus años de condena.

"Está realizando labores de voluntariado a pesar de la pandemia"

En 2016, la Audiencia Provincial de Málaga decidió refundir sus penas y establecer en 20 años el máximo de cumplimiento. Entendían los jueces que los diferentes casos por los que fue condenado podrían haberse juzgado en un mismo procedimiento, debido a que eran los mismos delitos en el mismo periodo de actividad política. Este cómputo afecta también a las causas que aún tiene pendientes, que no harán aumentar su condena.

En el auto en que la Audiencia Nacional le concede por primera vez la libertad condicional, se tiene en cuenta que “está realizando labores de voluntariado, a pesar de las limitaciones que a las mismas impone la pandemia covid-19”. También que está realizando pagos referidos a la responsabilidad civil, “detrayéndolos de su pensión de jubilación”. Las condiciones que le pone el juzgado para no regresar al Centro de Inserción Social Manuel Montesinos de Algeciras es que quede bajo la custodia de algún familiar, que siga colaborando con el voluntariado y pagando la indemnización de sus actos. También que comunique su lugar de residencia o si es condenado o imputado de nuevo.

A la cuarta fue la vencida para Julián Muñoz. Tras tres intentos fallidos, el que fuera alcalde de Marbella y hombre de confianza del fallecido Jesús Gil ha logrado la libertad condicional. Agotará lo que le resta de condena en esta situación 15 años después de su detención el 17 de julio de 2006 en el llamado caso Malaya, sobre corrupción urbanística en Marbella. La razón es su estado de salud y la enfermedad grave e incurable que padece.

Marbella Corrupción Julián Muñoz Audiencia Nacional Caso Malaya Jesús Gil Málaga Fiscalía Anticorrupción Isabel Pantoja Tribunal Supremo
El redactor recomienda