Más allá de la pregunta de Vox por el 'popper': ¿sirve para algo insistir al Gobierno?
  1. España
más de 55.000 solo en el congreso

Más allá de la pregunta de Vox por el 'popper': ¿sirve para algo insistir al Gobierno?

El partido de extrema derecha es el que más preguntas realiza al Gobierno. Tres diputados y un senador critican la falta de transparencia del Ejecutivo en las respuestas

placeholder Foto: Macarena Olona (Vox) es la que más preguntas ha hecho esta legislatura. (EFE)
Macarena Olona (Vox) es la que más preguntas ha hecho esta legislatura. (EFE)

El pasado 15 de abril, cuatro diputados de Vox realizaron al Gobierno una de las preguntas más singulares que se han registrado en la actual legislatura: "¿Cuál ha sido la evolución del consumo de 'poppers' en la ciudadanía en los últimos diez años?". Casi un mes más tarde, en cumplimiento de su obligación, el Gobierno respondió (si está interesado en los resultados, vaya al final del artículo).

En el sistema parlamentario español, las Cortes Generales (Congreso de los Diputados y Senado) tienen encomendadas, entre otras, la función de control al Gobierno. Las interpelaciones en las sesiones de control o en las comisiones suelen centrar casi toda la atención (¿quién puede resistirse a un buen zasca que entretiene durante un día a Twitter?), pero ningún mecanismo es más usado que las preguntas con respuesta escrita, como la del ejemplo de Vox. En esta legislatura ya van más de 55.000.

Ningún mecanismo es más usado que las preguntas con respuesta escrita. En esta legislatura ya van más de 55.000

La actual es la segunda con más preguntas: una media de 101 al día. Solo le supera la VIII (2004-2008), la primera de José Luis Rodríguez Zapatero, con un promedio de 103. Si se añaden las preguntas de los senadores (unas 40.000 hasta esta semana), la cifra sube a 176 diarias en poco más de año y medio. El mayor número de partidos con representación en las cámaras también contribuye al aumento del número de preguntas.

La mayoría las han realizado los partidos de la oposición, algo obvio que se repite cada legislatura: el partido del Gobierno reduce su labor de control parlamentario. Aunque hay diferencias: en la oposición, el PP hace muchas más preguntas que el PSOE. El análisis es posible gracias a la extracción de datos de las web del Senado y el Congreso. En esta última, por error, se atribuye a Pedro Sánchez una pregunta que hizo un diputado del PP con apellidos similares: César Sánchez Pérez.

¿Sirven para algo tantas preguntas? Pues depende. Tanto las preguntas como las respuestas son públicas, aunque hay que bucear en las páginas web de las cámaras para consultarlas. El reglamento del Congreso solo recoge el siguiente límite: "No será admitida la pregunta de exclusivo interés personal de quien la formula o de cualquier otra persona singularizada, ni la que suponga consulta de índole estrictamente jurídica".

Las posibilidades son casi infinitas, cabe casi todo. La cuestión sobre el 'popper' puede ser una anécdota, pero también un reflejo de lo que se puede encontrar en ese océano de documentos en PDF que forman las preguntas. Hay cuestiones cuya respuesta ya es conocida de antemano, respuestas que ignoran parte de lo preguntado, peticiones que traspasan lo que debe responder el Gobierno y preguntas valiosas de las que se extrae información útil que no se había publicado.

¿Para qué quería Vox esa información? "Tenemos que tener conocimiento de la situación para poder hacer propuestas en la comisión"

Un diputado por Palencia preguntó que qué había de lo suyo, siendo lo suyo las inversiones en su provincia. Una diputada canaria pidió conocer el número de atuneros a los que se le ha concedido autorización para pescar en aguas de las islas. En enero de este año, la diputada de JxCAT Laura Borràs preguntó lo siguiente: "¿Intenta el CIS garantizar la imparcialidad en la formulación de las preguntas de sus barómetros y demás encuestas? Si es así, ¿Cómo se intenta garantizar?". ¿Qué va a responder el Gobierno, que no? Y así miles y miles de preguntas, la mayoría con muy poca relevancia.

¿Para qué quería Vox esa información? Responde Macarena Olona, secretaria general del grupo en el Congreso y firmante de la pregunta junto a otros tres diputados: "Tenemos que tener conocimiento de cuál es la situación para poder luego hacer propuestas en la comisión de adicciones", dice. Se refiere a la Comisión Mixta para el Estudio de los Problemas de las Adicciones, en la que Vox tiene tres representantes, los tres que preguntaron al Gobierno con ella. "Somos el grupo más trabajador si por más trabajador entiendes el que más iniciativas registra", dice la diputada.

El senador que ha hecho 10.000 preguntas

"[Las preguntas] Son un instrumento que tiene cierta utilidad si el diputado pregunta bien y si el Gobierno responde bien", dice Jon Iñarritu, diputado de EH Bildu. "Pero hay muchas preguntas que son prescindibles, absurdas y que no hacen falta porque muchos datos pueden buscarse en fuentes directas del Ministerio". En año y medio de legislatura, el diputado vasco ha participado en más de 900 iniciativas de este tipo.

Esa cantidad palidece ante el registro de Carles Mulet, senador valenciano de Compromís. Él ha realizado 10.000 preguntas al Gobierno, un cuarto de todas las que han salido del Senado desde diciembre de 2019. Y casi todas han sido en solitario. "Es el único instrumento de control del Gobierno que no está limitado por cupos. El resto está muy tasado dependiendo del peso de tu grupo. El nuestro solo tiene una pregunta oral cada pleno, cada 15 días. Eso se te limita la labor de control", explica. Iñarritu lo resume: "Es el instrumento parlamentario de los pobres, de los grupos pequeños".

placeholder El diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu. (EFE)
El diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu. (EFE)

Cada diputado o senador puede realizar tantas preguntas como desee y el Gobierno tiene la obligación de responder en 20 (si es al Congreso) o 30 días (si es al Senado). Si no lo hace, el diputado o senador puede pedir que se incluya como pregunta oral en la siguiente comisión competente sobre ese asunto. "Y eso ya molesta al Gobierno", dice Mulet, que explica que no todas las preguntas son aceptadas: la Mesa de cada cámara debe dar el visto bueno. Y cuando se trata de asuntos no sujetos a control parlamentario, como la Casa Real, son rechazadas.

Tras pasar por la Mesa, las cuestiones son remitidas al Gobierno. Fuentes de la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes explican que la gestión corresponde a la Subdirección Geberal de Control Escrito, que "analiza las iniciativas para poder calificarlas a los ministerios competentes por razón de la materia". "De esta forma las preguntas son remitidas a los ministerios que pueden contestar según la materia de la que se trate. Los ministerios remiten sus respuestas a la subdirección, que realiza una labor de redacción de la respuesta final que es remitida a la cámara correspondiente". Esa subdirección tiene un equipo de 26 personas, incluyendo a la subdirectora, Josefina Segrelles García.

Críticas al Gobierno

"De media el Gobierno está contestando a las preguntas escritas seis días antes de que acabe el plazo para contestar a las preguntas en el Congreso y diez días antes en el caso del Senado", dicen estas mismas fuentes. Puede que los plazos se cumplan, pero el contenido de muchas respuestas es criticado a ambos lados del arco parlamentario. Tanto PP como Vox acusan al Gobierno de falta de transparencia. "Durante esta legislatura hay oscurantismo. Muchas preguntas no se contestan o se contestan de manera muy rutinaria para salir del paso y que figure que se han contestado. En un mes, el Gobierno respondió a 415 preguntas del Grupo Popular con un mismo párrafo. Lo cual es una tomadura de pelo", afirma Isabel Borrego, secretaria general adjunta del Grupo Popular. Olona eleva el tono y califica la acción del Gobierno en este asunto como "una auténtica vergüenza".

"Gran parte de las respuestas son basura", dice Iñarritu. "El Gobierno pasa el trámite sin dar una respuesta clara y veraz sobre lo que se pregunta". Mulet considera que "muchas veces son respuestas indignas, sin valor". "El reglamento dice que tienen que contestar, no que tengan que hacerlo con sentido. Muchas veces es más útil la pregunta que la respuesta", añade el valenciano, que cuenta que en alguna ocasión ha entrado en un bucle con el Gobierno, insistiendo en una pregunta a la que no responde de manera adecuada. "Te dice que esa información no la tiene. Pero si no la tienes, elabórala y búscate la vida".

Cuando se les pregunta por los motivos que los llevan a realizar tantas preguntas, PP y Vox, los dos partidos que más utilizan este procedimiento, responden que hacen uso de una herramienta de control y que es su obligación fiscalizar el trabajo gubernamental. "Para controlar necesito fuentes de información", dice Olona, que niega que el objetivo de su partido sea entorpecer al Gobierno con numerosas iniciativas parlamentarias (más de 80.000 entre preguntas, solicitudes de informes o proposiciones no de ley) y afirma que es la falta de transparencia lo que los lleva a hacer tantas preguntas. "No serían necesarias tantas si el Gobierno nos respondiera como debe". Ella ha firmado más de 5.200 en esta legislatura, por encima de cualquier otro diputado.

placeholder Mulet, senador valenciano de Compromís, ha hecho 10.000 preguntas en esta legislatura. (EFE)
Mulet, senador valenciano de Compromís, ha hecho 10.000 preguntas en esta legislatura. (EFE)

"Nunca creo que una pregunta sea innecesaria", añade Borrego, que utiliza un argumento parecido. "Lo que a mí me gustaría es que nos contestaran de verdad y nos facilitaran toda la información que estamos pidiendo".

Iñarritu añade un matiz diferente. El diputado de EH Bildu sabe que algunas preguntas que realiza no van a obtener la respuesta adecuada por parte del Gobierno, pero aun así las hace para que queden para siempre en el Boletín de las Cortes Generales.

La misma pregunta para cada provincia

"Tanto por la situación actual, en la que el Gobierno no responde, como por la falta de elementos coercitivos para obligarle a hacerlo, y la existencia del Portal de Transparencia, este instrumento ha perdido importancia. Antes nos llegaban preguntas de ciudadanos, periodistas, etc.", dice el diputado vasco.

A Mulet le siguen llegando y muchas de las preguntas que registra nacen en ONG, sindicatos, ayuntamientos... Eso convierte las preguntas al Gobierno en un elemento de publicidad local. "Yo sé que la respuesta muchas veces es la misma. A 400 preguntas me responden con un párrafo que enlaza a un informe. Pero eso tiene impacto en los municipios. Es un instrumento para la venta local". También registra preguntas de otros partidos sin representación en el Senado, pero que sí tienen relación con Compromís.

Macarena Olona (Vox) ha firmado más de 5.200 preguntas, más que ningún otro diputado

Preguntar lo mismo para muchos territorios (comunidades, provincias, municipios) lo hacen sobre todo los partidos con mayor representación en las cámaras. Dos ejemplos recientes. El PP preguntó a comienzos de mayo por el número de agentes de la Guardia Civil vacunados y pendientes de vacunar en cada comandancia. La misma pregunta 50 veces. La respuesta del Gobierno fue solo una: "La ejecución práctica de los planes de vacunación corresponde a las Comunidades Autónomas, ya que tienen transferidas las competencias en esta materia y aportan el personal encargado de administrar las dosis, así como las instalaciones".

Un par de semanas antes, dos diputados cántabros del mismo partido preguntaron por los proyectos, actuaciones e inversiones previstas en decenas de municipios de Cantabria. De nuevo, el Gobierno respondió de forma genérica.

Foto: Campaña de recogida de firmas contra los indultos. (PP)

Borrego rechaza que esas baterías de preguntas tengan como objetivo elevar la cifra de intervenciones de cada diputado (como señala Iñarritu) y que así parezca que trabajan más. "Las respuestas a las preguntas provincializadas llegan directamente a cada diputado de esa circunscripción, y también a los medios de comunicación territoriales que quieren tener esa respuesta", dice la secretaria general adjunta del Grupo Popular, que en lo que va de legislatura ha firmado casi 4.800 preguntas. "Muchas preguntas que se formulan las firmo yo por mi posición, pero eso no quiere decir que yo sea más trabajadora".

En el Congreso, ese procedimiento sigue siendo casi en su totalidad en formato físico, mientras que en el Senado es telemático. Mulet explica que él puede registrar preguntas incluso desde el móvil, lo que le permite mayor agilidad y rapidez. Quizá cuando se pueda hacer igual en el Congreso, los diputados harán todavía más preguntas.

* Aquí puede consultar los datos de consumo de 'popper' en España. Un resumen: los 'poppers' están dentro del grupo de los inhalables volátiles, cuyo consumo alguna vez en la vida entre personas de 15 a 64 años era del 0,8% en 2019. Entre estudiantes de 14 y 18 años, el porcentaje era del 1,7% en 2018.

Congreso de los Diputados Partido Popular (PP) José Luis Rodríguez Zapatero Pedro Sánchez
El redactor recomienda