Unidas Podemos se abre a revisar el pacto de coalición para ajustar su sector de Gobierno
  1. España
CONVERSACIÓN PENDIENTE ENTRE SÁNCHEZ Y DÍAZ

Unidas Podemos se abre a revisar el pacto de coalición para ajustar su sector de Gobierno

El ministro al que se dirigen buena parte de las miradas es Alberto Garzón, a quien desde su espacio quieren empujar para que lidere la candidatura en las elecciones andaluzas

placeholder Foto: Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas del Gobierno. (EFE)
Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas del Gobierno. (EFE)

Nada es inamovible y todo puede revisarse. Los integrantes de Unidas Podemos en el Gobierno han pasado de asegurar que su cupo de representación en la coalición estaba blindado ante cualquier eventual crisis de Gobierno por el acuerdo sellado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, a abrirse a revisar ese pacto. Esto es, las carteras moradas y sus titulares. El ministro al que se dirigen buena parte de las miradas es Alberto Garzón, a quien desde su espacio se le quiere empujar para que asuma la candidatura de Unidas Podemos a la presidencia de la Junta de Andalucía en las próximas elecciones autonómicas. Otros nombres como el del ministro de Universidades, Manuel Castells, estarían más blindados al formar parte del cupo de En Comú Podem, además de que está inmerso en el desarrollo de la nueva ley de universidades cuyo anteproyecto el Gobierno quiere llevar al Consejo de Ministros antes de que finalice el año.

Los miembros de Unidas Podemos dan por segura una remodelación del gobierno y hacen correr sus propias quinielas, si bien todavía está pendiente una conversación entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la nueva líder del socio minoritario, Yolanda Díaz. Desde el entorno de esta última avanzan que "por ahora todavía no se ha hablado nada", respecto a la posible revisión del acuerdo de coalición. El revuelo mediático que se intensificó durante las últimas horas del jueves cogió a Díaz en un vuelo de Tenerife a Madrid.

Cualquier hipotético cambio, matizan, dependería de que se consensuase entre Sánchez y Díaz. Disposición para debatir los posibles cambios, en todo caso. Un salto con respecto a su antecesor al frente del sector morado en el Gobierno, quien había cerrado la puerta sin ni siquiera querer tratar estas modificaciones en la estructura de gobierno ocupada por los morados. De hecho, fue Iglesias quien puso sobre la mesa los nombres para ocupar tanto su vicepresidencia como el ministerio de Derechos Sociales tras su salida, y que Sánchez aceptó.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

Las remodelaciones en el Gobierno son una competencia exclusiva del presidente, si bien Sánchez ha priorizado siempre este pacto con sus socios a cualquier imposición. Tras el paso a un lado de Iglesias, explicó sobre los cambios en el Gobierno que "yo soy una persona que cumple con los acuerdos del Gobierno de coalición" y que "en el reparto que hicimos de esas funciones, hay una vicepresidencia segunda que representa a Unidas Podemos en el Gobierno. En eso no va a haber ningún tipo de problema ni de malentendido", concluyó, aunque finalmente se acordó por cuestiones de jerarquía organizativa que Díaz fuese vicepresidenta tercera para poder mantener la cartera de Trabajo.

Esta seguridad entre los morados se ha ido desvaneciendo durante las últimas horas, aunque por inercia y antes de que la incertidumbre hiciese mella en los diferentes departamentos se mantenía de forma tajante que los cambios "no afectarán" a los ministros de Unidas Podemos. Posteriormente, esa seguridad se transformó en un "espero que no afecte" para finalmente lanzar el clásico mensaje de que cada uno está centrado en sus responsabilidades de gestión. Traducido, a la expectativa de cambios.

placeholder La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

Desde el entorno del ministro de Consumo, Alberto Garzón, evitan dar por hecha su continuidad, pero niegan tener información al respecto más allá de dar credibilidad a la remodelación de Gobierno. La relación entre Díaz y Garzón es mejorable después de que esta abandonase Izquierda Unida, pero uno de los motivos principales para su salida sería la necesidad de Unidas Podemos de contar con un candidato fuerte en las andaluzas. En la dirección de IU Andalucía reconocen que la opción de Garzón sería la más apropiada. Además, estas mismas fuentes subrayan que, "si se produce un adelanto electoral, no tenemos tiempo suficiente para construir un candidato competitivo".

Se trata de un escenario que ya trató el coordinador de IU en Andalucía, Toni Valero, en una reciente visita a Madrid en la que se reunió tanto con Garzón como con el secretario de Estado y líder del PCE, Enrique Santiago. Otras fuentes se refieren a las supuestas resistencias del titular de Consumo por dejar el Gobierno, y ponen como ejemplo que rechazó concurrir como candidato en las elecciones madrileñas cuando se puso sobre la mesa su nombre para dar este paso antes que el de Pablo Iglesias.

"Si hay adelanto en Andalucía, no tenemos tiempo para construir un candidato competitivo"

En las quinielas también aparece el nombre del ministro de Universidades, Manuel Castells. Más tajantes son desde su entorno, mencionando las "muchas tareas en marcha" en su departamento, y negando que haya habido alguna propuesta sobre la mesa de "cambiar el rumbo". El pasado jueves, Castells se reunió en Barcelona con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para entre otras cuestiones ratificar esta hoja de ruta. Su puesto en el Ejecutivo corresponde al del representante de los comuns.

Desde Moncloa, se insiste sobre la remodelación del Gobierno en lo obvio, en que se trata de una prerrogativa del presidente "en exclusiva". Sin confirmar ni desmentir, se remarca que tanto Sánchez como los ministros están centrados en el proceso de vacunación y el plan de recuperación "y no en rumores o comentarios, que solo el presidente podría confirmar". El runrún en los diferentes departamentos ministeriales ha ido 'in crescendo' desde el pasado martes y los de Unidas Podemos no son ajenos a los nervios por cómo pueda afectarles la remodelación.

Nada es inamovible y todo puede revisarse. Los integrantes de Unidas Podemos en el Gobierno han pasado de asegurar que su cupo de representación en la coalición estaba blindado ante cualquier eventual crisis de Gobierno por el acuerdo sellado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, a abrirse a revisar ese pacto. Esto es, las carteras moradas y sus titulares. El ministro al que se dirigen buena parte de las miradas es Alberto Garzón, a quien desde su espacio se le quiere empujar para que asuma la candidatura de Unidas Podemos a la presidencia de la Junta de Andalucía en las próximas elecciones autonómicas. Otros nombres como el del ministro de Universidades, Manuel Castells, estarían más blindados al formar parte del cupo de En Comú Podem, además de que está inmerso en el desarrollo de la nueva ley de universidades cuyo anteproyecto el Gobierno quiere llevar al Consejo de Ministros antes de que finalice el año.

Pedro Sánchez Yolanda Díaz Alberto Garzón Ione Belarra Manuel Castells
El redactor recomienda