Ghali blindó su salida de España con la promesa de seguir a disposición del juez
  1. España
EL JUEZ DESCARTA RIESGO DE FUGA

Ghali blindó su salida de España con la promesa de seguir a disposición del juez

Las acusaciones solicitaron este martes su ingreso en prisión o la retirada del pasaporte para evitar que abandonara el país, pero ni el fiscal ni el juez lo consideraron necesario

placeholder Foto: Imagen de archivo del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)
Imagen de archivo del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ya ha abandonado España. Durante su declaración de este martes ante el juez Santiago Pedraz, se comprometió a seguir a disposición de la Audiencia Nacional desde Argelia y, pese al rechazo de las acusaciones, su palabra fue determinante para evitar medidas cautelares que le impidieran salir del país. Según defendió el juez, "no puede apreciarse riesgo de fuga". Esta madrugada, Ghali despegó desde Pamplona rumbo al país norteafricano.

Como reflejan sus autos, la decisión de Pedraz no se basa exclusivamente en la promesa ofrecida en la declaración prestada. El líder saharaui tiene dos procedimientos en marcha en la Audiencia Nacional, pero el magistrado considera que, al menos de momento, las acusaciones carecen de suficiente respaldo probatorio para impedir su salida de España. En una de las causas, se le atribuyen delitos de genocidio y lesa humanidad. En la otra, de torturas y detención ilegal.

placeholder El avión medicalizado que traslada al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, despega del aeropuerto español de Pamplona rumbo a Argelia. (EFE)
El avión medicalizado que traslada al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, despega del aeropuerto español de Pamplona rumbo a Argelia. (EFE)

Consciente de la debilidad actual de los procedimientos, Ghali se centró en su deseo de colaborar con la investigación judicial. "Para Brahim Ghali, cooperar con la Justicia siempre ha sido un deber", recalcan fuentes de su entorno. Argumentan, además, que confiar en la acción de los tribunales españoles es para él la mejor garantía para acallar lo que tachan de labor propagandística de Marruecos en su contra. Por ello —dicen— accedió a declarar de forma voluntaria y lo hará de nuevo cuantas veces lo considere el instructor.

La falta de indicios y la imposibilidad de ampliar los presentes ya provocaron el archivo de las primeras diligencias en 2020: para recabar elementos de contraste, se requería una respuesta por parte de Argelia que nunca llegó. Las comisiones rogatorias cayeron entonces en el olvido hasta abril, cuando se supo que Ghali se encontraba en España y se acordó su reapertura. En cualquier caso, el líder del Frente Polisario confía en un próximo sobreseimiento que cierre tanto esta investigación como la segunda, una noticia que, en el caso de confirmarse, recibirá ya en Argelia.

Foto:  El avión medicalizado que trasladó a Argel al líder del Frente Polisario, Brahim Gali. (EFE)

Frente a él, tres acusaciones populares acudieron este martes a la Audiencia Nacional para tratar de mantenerlas abiertas. Ghali declaró durante más de una hora por videoconferencia desde el Hospital de San Millán-San Pedro de Logroño, donde se encontraba ingresado desde el pasado 18 de abril, y solo respondió a la Fiscalía y a su abogado. El juez Santiago Pedraz no planteó preguntas.

Fuentes jurídicas presentes en la declaración explican que su línea de defensa se centró en dos argumentos. Por un lado, en lo que se refiere a los querellantes que le acusan de torturas, mantuvo que como líder de un Gobierno no les conoce personalmente y, por tanto, los hechos que le atribuyen son falsos. Por otro, se agarró a este mismo estatus para presentarse como un jefe de Estado que, en cualquier caso, gozaría de inmunidad.

Foto: El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (Reuters)

Respecto al hecho de que utilizara al menos dos nombres falsos tras su llegada a España, las fuentes consultadas apuntan a que no hizo referencia a los documentos que así lo demuestran, pero sí incidió en que aterrizó en el país con un pasaporte a su nombre. Hace cuatro días, el juez ya rechazó investigar una denuncia por identidad falsa contra él porque no se incluye entre los delitos "atribuidos a la competencia de la Audiencia Nacional", así que tampoco se hizo hincapié en este aspecto.

De esta manera, a ojos de Pedraz, no existe riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas, por lo que Ghali era libre desde última hora de la mañana del martes para moverse según sus deseos. Como lo describió su abogado, a partir de ese momento podía hacer lo que considerara conveniente. La única traba era la misma que le trajo a España, su estado de salud, que según aseguraban sus allegados seguía siendo delicada. Horas después de mantener esta postura, el líder saharaui despegaba desde Pamplona. Como adelantó este diario, hubo un primer intento fallido para volar al término de su declaración, pero se frustró por falta de autorizaciones en el aterrizaje del avión.

Foto: Imagen de archivo de dos mujeres del Frente Polisario. (EFE)

Las acusaciones populares ya argumentaron este martes que una vez abandone España esta promesa de colaboración caerá en el olvido. Pidieron su ingreso en prisión provisional y, subsidiariamente, la retirada de pasaporte, la prohibición de salir del territorio o la colocación de un pulsera de localización, pero ni el fiscal ni el juez lo consideraron necesario. Antes de volver a Argelia, Ghali solo tenía que facilitar un domicilio y un teléfono en España a fin de estar localizado.

Desde la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH), apuntaban a El Confidencial que planeaban recurrir esta decisión: "Valoramos positivamente que Ghali siga investigado por la Audiencia Nacional, pero consideramos insuficiente que se le haya solicitado solo una dirección y un número de teléfono. Queremos que se le tomen otras medidas cautelares, como retirada de pasaporte y que no pueda abandonar España", argumentaban este martes.

Foto: Mohamed VI. (Getty)

De forma paralela, otra de las acusaciones, que se ha adherido tanto a la querella de ASADEH como a la del bloguero Fadel Braica, explicaba que ya ha presentado una denuncia contra Ghali y uno de sus acompañantes, Salem Lebsir, en los juzgados de Logroño. Su escrito se centra en su llegada a España el pasado 18 de abril, un periplo por el que le acusan de falsedad documental, obstrucción a la Justicia y organización criminal. Por el momento, no han recibido respuesta sobre su posible admisión a trámite. En el caso de que un juez de Logroño acuerde investigarlo, tendrá que hacerlo con su principal protagonista fuera del país.

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ya ha abandonado España. Durante su declaración de este martes ante el juez Santiago Pedraz, se comprometió a seguir a disposición de la Audiencia Nacional desde Argelia y, pese al rechazo de las acusaciones, su palabra fue determinante para evitar medidas cautelares que le impidieran salir del país. Según defendió el juez, "no puede apreciarse riesgo de fuga". Esta madrugada, Ghali despegó desde Pamplona rumbo al país norteafricano.

Sáhara Audiencia Nacional Noticias de Marruecos Jueces
El redactor recomienda