Un juez de Logroño investiga si Ghali incurrió en un delito de falsedad documental
  1. España
INCOÓ DILIGENCIAS PREVIAS EL 26 DE MAYO

Un juez de Logroño investiga si Ghali incurrió en un delito de falsedad documental

En el hospital se registró como Mohamed Benbatouch, nacido el 19 de septiembre de 1950, pero en dos actas médicas consta como Mohamed Abdellah, nacido el 12 de febrero de 1950

Foto: El Hospital San Pedro de Logroño donde estuvo ingresado el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)
El Hospital San Pedro de Logroño donde estuvo ingresado el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)

El Juzgado de Instrucción número 3 de Logroño acordó el 26 de mayo incoar diligencias previas para investigar si el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, pudo incurrir en un delito de falsedad documental tras llegar a España el 18 de abril. "No estando determinadas la naturaleza y circunstancias de tales hechos ni las personas que en ellos han intervenido, es procedente(...) practicar aquellas esenciales encaminadas a efectuar tal determinación y, en su caso, el órgano competente para el enjuiciamiento", explica el juez José Carlos Orga en un auto al que ha tenido acceso El Confidencial. La noticia se conoce horas después de que el líder saharaui haya abandonado España.

Como adelantó El Confidencial el 20 de mayo, Ghali utilizó al menos dos nombres falsos tras su llegada a España el 18 de abril. El primero se reflejó en su registro en el Hospital San Pedro de Logroño: Mohamed Benbatouch, nacido el 19 de septiembre de 1950. El segundo, en los informes médicos del hospital de Argel del que provenía y, en concreto, en dos actas fechadas solo un día antes de su llegada a España: en ellas, consta como el paciente Mohamed Abdellah, nacido el 12 de febrero de 1950.

Foto: Imagen de archivo del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE)

Tras conocerse estos hechos, el Club de Abogados de Marruecos, contrario al movimiento saharaui, presentó un escrito a la Fiscalía de La Rioja en el que sostenía que Ghali había incurrido en un delito de identidad falsa. Como el líder saharaui todavía tiene dos causas abiertas en la Audiencia Nacional, el fiscal superior de esta comunidad acordó dar traslado de la denuncia a sus homólogos de la Audiencia Nacional, llegando así a manos del magistrado Santiago Pedraz: el 28 de mayo, este inadmitió la misma porque "la posible falsedad alegada" no se incluye entre los delitos "atribuidos a la competencia de la Audiencia Nacional".

Pese a ello, para entonces ya se habían presentado otras denuncias ante los juzgados de Logroño. Entre ellas, la del colectivo Manos Limpias, que ha provocado la apertura de diligencias previas en el juzgado de instrucción número 3. Su escrito se centra en tres cuestiones para apuntar a un posible delito de falsedad documental: "El denunciado viaja desde Argel a España (Zaragoza) con pasaporte diplomático presuntamente falso". "En el hospital se registra con el nombre de Mohamed Benbatouche, nacido el 19 de septiembre de 1950". "En dos actas médicas consta como Mohamed Adellah, nacido el 12 de febrero de 1950".

Tras analizar esta denuncia, el juez José Carlos Orga emitió un auto el pasado 26 de mayo en el que sostiene que "los hechos que resultan de las anteriores actuaciones presentan características que hacen presumir la posible existencia de delito de falsificación por particular de documento público o mercantil", acordando entonces "incoar diligencias previas".

Ghali abandona España

En cualquier caso, con dos causas abiertas en la Audiencia Nacional y estas diligencias previas en Logroño, el líder del Frente Polisario abandonó España la madrugada de ayer. Tras declarar por videoconferencia ante el juez Santiago Pedraz, salió desde Pamplona en un avión francés fletado por el Gobierno argelino en Burdeos y dotado de unidad medicalizada. En la Audiencia se comprometió a seguir a disposición de la justicia desde Argelia, así que Pedraz concluyó que "no puede apreciarse riesgo de fuga".

Foto: La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. (EFE)

La decisión se tomó en contra del criterio de las acusaciones populares que están personadas en la Audiencia Nacional. Según defendieron ante el juez este martes, la promesa de Ghali caerá en el olvido tras salir de España. Pidieron su ingreso en prisión provisional y, subsidiariamente, la retirada de pasaporte, la prohibición de salir del territorio o la colocación de una pulsera de localización, pero ni el fiscal ni el juez lo consideraron necesario.

Una de las tres acusaciones ya explicaba este martes a El Confidencial que también ha presentado una denuncia contra Ghali y uno de sus acompañantes, Salem Lebsir, en los juzgados de Logroño. En su escrito se centran en su llegada a España y recogen los posibles delitos de falsedad documental, obstrucción a la Justicia y organización criminal. Por el momento, no han recibido respuesta sobre si se ha admitido a trámite, pero apuntan a que se ha asignado por reparto al Juzgado de Instrucción número 2.

Audiencia Nacional
El redactor recomienda