Agentes antiyihadistas investigan en Galicia la agresión a un funcionario en prisión
  1. España
En la cárcel de Teixeiro

Agentes antiyihadistas investigan en Galicia la agresión a un funcionario en prisión

Se trata de un ceutí de 25 años que cumple condena por delitos sin relación con el terrorismo, pero clasificado en el fichero de internos susceptibles de ser captados

placeholder Foto: Dos guardias civiles, en las inmediaciones de la cárcel de Teixeiro (A Coruña). (EFE)
Dos guardias civiles, en las inmediaciones de la cárcel de Teixeiro (A Coruña). (EFE)

El Servicio de Información de la Guardia Civil ha desplazado a la cárcel de Teixeiro (A Coruña) a agentes expertos en la lucha contra el yihadismo para investigar como posible atentado la agresión sufrida por un funcionario de la prisión por parte de un interno del que se tiene constancia de su radicalización islamista.

De confirmarse la motivación yihadista, se trataría del primer atentado en un centro penitenciario de España, un fenómeno que ya se ha dado en otros países europeos, informan a El Confidencial fuentes del caso. Este martes, se ha tomado ya declaración al menos a dos internos testigos de la agresión y se prevé hacer lo propio con los implicados.

Foto: Las conversaciones entre los yihadistas y los agentes encubiertos informáticos. (El Confidencial Diseño)

La radicalización en las prisiones es una de las principales preocupaciones de las fuerzas de seguridad actualmente. Los agentes desplazados en esta ocasión ya han llevado a cabo otras investigaciones en cárceles como la operación Escribano, que se ha saldado recientemente con el procesamiento de cinco cabecillas de una red que captaba adeptos en prisiones de toda España a través de correspondencia.

Un ceutí de 25 años

Los hechos de la cárcel de Teixeiro ocurrieron el pasado viernes 28 de mayo por la tarde, cuando este preso se valió de un objeto afilado para arremeter contra el funcionario, que tuvo que ser ingresado para curarse de sus lesiones. Fue una reacción especialmente violenta que provocó a la víctima una fractura en un hueso de la mano. El agresor, O. M. S. K., es un español de Ceuta y orígenes marroquíes de apenas 25 años. Está registrado como preso Fies V-C, categoría en la que se incluye a los presos comunes que presentan riesgo de ser captados por líderes yihadistas.

Por su parte, fuentes penitenciarias conocedoras de la situación advierten de que el preso no está incluido en la lista de los presos yihadistas repartidos por las cárceles españolas. A expensas del desarrollo de las pesquisas, afirman que por el momento no hay indicios que lleven a pensar que el incidente forme parte de un ataque yihadista. Recuerdan que este interno ya ha mostrado actitudes amenazantes en otras ocasiones, tanto en Teixeiro como en otros centros penitenciarios de Asturias y León.

Foto: Ataúd de uno de los tres policías asesinados por otro trabajador de la Administración. (Reuters)

Cumple una condena por robo y lesiones que termina en 2026. Son múltiples los casos de presos comunes que entran en la cárcel por delitos que nada tienen que ver con el terrorismo yihadista, incluso sin profesar la religión islámica, y acaban captados por los líderes radicales.

Las fuentes consultadas por este periódico advierten de que esta persona ya ha protagonizado incidentes violentos en el pasado. También les consta su relación con individuos investigados en la Audiencia Nacional por yihadismo.

Por lo pronto, la Guardia Civil ya ha comunicado los hechos tanto a Instituciones Penitenciarias como al juez de vigilancia penitenciaria y al Juzgado Central de Instrucción de Guardia de la Audiencia Nacional, único órgano competente para investigar los hechos relacionados con el terrorismo.

El Servicio de Información de la Guardia Civil ha desplazado a la cárcel de Teixeiro (A Coruña) a agentes expertos en la lucha contra el yihadismo para investigar como posible atentado la agresión sufrida por un funcionario de la prisión por parte de un interno del que se tiene constancia de su radicalización islamista.

Yihadismo Instituciones Penitenciarias Audiencia Nacional
El redactor recomienda