Villarejo dice en el Congreso que informaba directamente a Rajoy por Kitchen
  1. España
Comisión de investigación

Villarejo dice en el Congreso que informaba directamente a Rajoy por Kitchen

El polémico mando afirma que tenía un teléfono mediante el que se mandaba mensajes con el expresidente del Gobierno para darle cuenta del espionaje a Bárcenas

placeholder Foto: El comisario jubilado José Manuel Villarejo comparece ante la comisión parlamentaria de Kitchen. (EFE)
El comisario jubilado José Manuel Villarejo comparece ante la comisión parlamentaria de Kitchen. (EFE)

El comisario Villarejo reapareció este jueves en público casi tres meses después de su salida de prisión a la espera de juicio. Compareció en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados sobre el espionaje policial al extesorero del PP Luis Bárcenas. Ante los diputados y ante las cámaras, el polémico mando implicó en aquel operativo llamado Kitchen al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. Incluso llegó a decir que se intercambiaban mensajes por móvil sobre el avance de sus gestiones: “Yo tuve contacto con el señor Rajoy sobre esta operación”.

El mando policial ya jubilado envolvió en misterio la previa de su comparecencia al pedir declarar a puerta cerrada, pero no se lo aceptaron. Contestó preguntas durante casi tres horas y tuvo algo para cada compareciente. A los independentistas catalanes les reconoció su participación en la operación Cataluña, una cuestión "de Estado". Al portavoz del PP le prometió dar detalles en el futuro que demuestran que el caso Gürtel fue "una operación política". Al PSOE le concedió el reconocimiento de su relación con Cospedal y su marido, incluso a Podemos le dio argumentos para apuntalar su relato en torno a los lazos mediáticos del personaje.

Villarejo: ''Dudo que Mariano Rajoy desconociera la operación Kitchen''

Sin embargo fue otra comparecencia errática. Preguntado inicialmente si Rajoy conocía los seguimientos a Bárcenas y su entorno, Villarejo fue poco preciso: “Dudo que no lo conociera”. Solo unos minutos después estaba reproduciendo conversaciones que supuestamente habría tenido con el entonces líder del Ejecutivo: “El propio señor Rajoy tenía interés por lo que afectaba a su partido y por una cuestión de Estado. Con base en eso, el propio señor Rajoy contactaba conmigo”.

Rajoy no está investigado en la causa por estos hechos. Sí lo están en cambio el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el exsecretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. Además, la Fiscalía anticorrupción ha pedido investigar también a la exsecretaria general María Dolores de Cospedal y a su marido Ignacio López del Hierro.

Foto: El comisario José Manuel Villarejo el pasado marzo. (EFE)

Según explicó Villarejo en la comisión del Congreso -y no en su día al juez-, él contaba con un teléfono móvil que empezaba por 650 y terminaba en 10, que utilizaba para comunicarse directamente con el entonces líder del Ejecutivo. Dijo que se intercambiaban mensajes casi monosilábicos sobre las novedades que se iban produciendo.

Además, personas del entorno del líder popular le hacían llegar sus preocupaciones al respecto. Afirmó que le sorprendía que tuviera que comunicar directamente con Rajoy respecto a cuestiones que ya le había dicho a su círculo de confianza. Citó algunos nombres como el de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría o el empresario de la comunicación Mauricio Casals.

Foto: Fernández Díaz y Mariano Rajoy, en una imagen de octubre de 2014. (Reuters)

Un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional remitido a la Audiencia Nacional en 2018 vinculaba a Rajoy con el espionaje a Bárcenas. Los investigadores identificaron al expresidente con el mote de "el Asturiano", que es el que utilizaban los policías supuestamente concertados con el excomisario José Manuel Villarejo. Este jueves, el polémico mando también implicó al CNI en aquel operativo.

Villarejo explicó minutos antes que la primera noticia que tuvo de la operación Kitchen fue una llamada del comisario Marcelino Martín Blas, quien con los años se convertiría en uno de sus principales enemigos. También detalló que accedió al chófer de Bárcenas a través de un comisario de la confianza de la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Según dijo, la orden que él recibió fue "verificar y comprobar si existía algún documento de los que algunos medios se estaban haciendo eco y dónde están. "A mí nadie me habló de robar nada", añadió.

Foto: Enrique García Castaño. (EFE)

No confirmó si el encargo se lo hizo la exdirigente popular o su marido, Ignacio López del Hierro, aunque reconoció que los conoce a ambos. En sus explicaciones implicó también al exdirector general de la Policía, Ignacio Cosidó. En cualquier caso, lamentó que este encargo de infiltrarse en el entorno de Bárcenas le impidió llevar a cabo una misión en Arabia Saudí y el Líbano.

"El año que ganó Massiel"

El polémico mando fue fiel al perfil que viene manteniendo desde hace años. Combinó amenazas con evasivas y culpó al CNI de manipular sus conversaciones que vertebran las investigaciones en su contra. Criticó que los servicios de Inteligencia se rijan por una ley “del año que Massiel ganó con el 'La, la, la”. Denunció que se estaban conculcando sus derechos e insistió en que ha servido para diez ministros del Interior de distinto signo político. Acudió incluso al latín y la antigua Roma para reivindicar el término cloaca con el que se le vincula despectivamente: “Las cloacas depuran, no generan inmundicia”.

Llevaban los diputados ya unos minutos sentados cuando Villarejo apareció con andares robóticos rodeado por una maraña de fotógrafos que le hacían parecer un púgil camino del cuadrilátero. Nada que ver con la indiferencia mediática que ha acompañado a otros comparecientes en estas sesiones donde ha habido más silencios que revelaciones interesantes sobre el espionaje a Bárcenas. El comisario ya jubilado hizo incluso una parada en el centro de la sala antes de subir al estrado para que todos le observaran detenidamente. Traje, corbata azul, cruz al mérito policial en la solapa y la cabeza sin pelo y sin su tradicional gorra. Asegura que no se arrepiente.

Luis Bárcenas Comisario Villarejo Partido Popular (PP) Ignacio López del Hierro Soraya Sáenz de Santamaría Mariano Rajoy
El redactor recomienda