Así afectará a cada región la DANA que interrumpirá el 'veranillo' de mayo este fin de semana
  1. España
Viento, lluvia y temperaturas más frías

Así afectará a cada región la DANA que interrumpirá el 'veranillo' de mayo este fin de semana

Se prevé un descenso de las temperaturas de hasta 10 grados en algunos puntos del interior desde este mismo sábado. La inestabilidad llegará al resto del país a partir del domingo

placeholder Foto: Así evolucionan las temperaturas en España. (Windy)
Así evolucionan las temperaturas en España. (Windy)

Las previsiones meteorológicas ya avisaban sobre la formación de una depresión aislada en niveles altos (DANA) que podría interrumpir este fin de semana el 'veranillo' de mayo que estaba viviendo España, y aunque todavía existe cierta incertidumbre acerca de cuáles serán sus efectos concretos, ya hay pronósticos de un tiempo más frío, lluvias y viento. Los valores superiores a 30 grados registrados durante los últimos días en el Valle del Guadalquivir y el Levante pueden reducirse hasta en 10 grados con la llegada de este frente, que también traerá nubes y chubascos a amplias zonas del país. La incógnita que se ha planteado es si este fenómeno será pasajero, dejando precipitaciones en el interior, o bien atravesará el Mediterráneo, causando fuertes lluvias en el litoral.

Durante este viernes Canarias, Andalucía y zonas del interior oriental peninsular aún tuvieron temperaturas superiores a lo normal, en una jornada marcada por intervalos de levante fuerte en el Estrecho durante la primera mitad del día, así como alisios en Canarias, con rachas fuertes o muy fuertes en las islas montañosas, tal y como rezaba la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). En gran parte de la mitad sur peninsular, área mediterránea y zona centro, se espera que predominen cielos poco nubosos o con nubes altas.

No obstante, un frente atlántico poco activo atravesó el extremo norte de oeste a este, dejando cielos nubosos y lluvias, débiles en general, en Galicia y el Cantábrico; y en forma de chubascos ocasionales en zonas montañosas y en Pirineos. "En el resto del país, se esperan cielos poco nubosos y temperaturas que bajarán notablemente en Galicia, el noroeste de Castilla y León y el Cantábrico", explicó el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, antes de ese día. Ello contrasta con el ascenso vivido en la mitad oriental, sobre todo en el área mediterránea, donde rondaron los 30 grados en ciudades como Madrid o Toledo y se llegaron a los 34 y 35 grados en el interior de la Comunidad Valenciana y, de nuevo, en el Valle del Guadalquivir.

Es el fin de semana cuando se preveían la llegada de los cambios en la situación meteorológica. "Se acercará una vaguada, que es un área de bajas presiones en las capas altas de la atmósfera, con forma de lengua y con aire frío en su seno. La circulación de vientos que se genera en su entorno y el propio aire frío que contiene son condiciones propicias para que se produzca un aumento de la inestabilidad atmosférica", aclaraba Del Campo. Este sábado se notará un aumento de la nubosidad, sobre todo en la mitad norte peninsular. "Aunque las precipitaciones no serán muy abundantes, pues se producirán únicamente en el tercio norte peninsular y entorno del Sistema Ibérico, notaremos un marcado descenso de las temperaturas en la mayor parte de nuestro territorio", especificó.

  • Si no ves el gráfico, haz clic aquí

También se experimentará un acusado descenso de las temperaturas. Dicho descenso puede ser extraordinario (de más de 10 grados respecto al día anterior) en puntos del interior. Por ejemplo, ciudades como Segovia o Ávila pasarán de tener temperaturas máximas de 23 y 25 grados el viernes a tan solo 13 o 15 grados el sábado. Madrid o Zaragoza pasarán también de temperaturas de 30 y 32 grados el viernes a tan solo 20 y 22 grados el sábado. En Canarias también habrá un descenso de los termómetros. Sin embargo, en el Valle del Guadalquivir y el litoral andaluz se volverán a superar los 34 grados de temperatura máxima.

"El domingo, con la llegada en las capas altas de la atmósfera de un área de bajas presiones y aire frío, se producirá una inestabilidad general, con nubes de evolución diurna que darán lugar a chubascos, sobre todo en la mitad oriental de la península y el archipiélago balear", afirmaba Del Campo. Podrían alcanzar "cierta intensidad" en el área mediterránea, sobre todo en el sur de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía oriental. "No obstante, todavía hay incertidumbre al respecto y lo iremos concretando en futuros pronósticos", matizó.

Son probables precipitaciones abundantes acompañadas de tormenta en el tercio sudeste peninsular, sin descartar que sean localmente fuertes o persistentes en el extremo oriental de Andalucía, Murcia y mitad sur de la Comunidad Valenciana. Por la tarde alcanzarán Baleares, y podrían extenderse durante el día a otras zonas de Castilla-La Mancha, Aragón y Comunidad Valenciana, en principio de forma más débil. Las precipitaciones en estas zonas podrían ir acompañadas de barro. En el tercio noroeste predominarán cielos poco nubosos, aunque a últimas horas en Galicia podría darse alguna precipitación. En Canarias, con aumento de nubosidad en el norte de las islas de más relieve, no se descartan precipitaciones, mientras en el sur estará poco nuboso. Las temperaturas diurnas tenderán a descender en la mitad sudeste peninsular, de forma notable en el interior, así como en Canarias, especialmente en medianías y zonas altas. Aumentarán en el noroeste.

Lo único que parece claro es que se formará una DANA en el suroeste peninsular. A partir de ahí, hay dos posibles escenarios de evolución posibles. Según el modelo del centro europeo de previsiones meteorológicas a medio plazo (ECMWF, por sus siglas en inglés), se trasladaría muy rápido hacia el este, por lo que sus efectos serían fugaces y se notarían, principalmente, en el sudeste peninsular. Por su parte, el sistema global de predicción de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (GFS, por sus siglas en inglés) prevé una DANA más lenta, de hasta 48 horas, que generaría una baja en superficie en el Golfo de Cádiz y, en consecuencia, tormentas fuertes en el interior.

La AEMET, que se rige por el modelo europeo, prevé que la inestabilidad continuará el lunes en el este peninsular, pero tenderá ya a remitir, mientras el norte se verá afectado por el paso de un frente poco activo. En la mitad norte se darán cielos nubosos al paso del frente, y por la tarde se formará nubosidad de evolución. Asimismo, se esperan precipitaciones, débiles en general, en Galicia, el área Cantábrica y los Pirineos. En el tercio este peninsular no se descartan chubascos durante la madrugada, que se esfumarían durante la mañana, y nubosidad de evolución por la tarde. En Baleares, habrá cielo cubierto durante la mañana, con precipitaciones que podrían ser localmente fuertes y ocasionalmente acompañadas con tormenta; y en Canarias, intervalos nubosos en el norte de las islas, sin precipitaciones. Las temperaturas tenderán a recuperarse, con un aumento más acusado en el sur y el este.

Por su parte, para el martes se espera predominio de cielos nubosos en el extremo norte peninsular, además de la posibilidad de que se produzcan precipitaciones débiles, eso sí, con tendencia a remitir a lo largo del día. Si bien, en el noreste de Cataluña serán algo más intensas y persistirán hasta el final de la jornada. El resto de la mitad norte peninsular, se prevé un cielo poco nuboso, con algunas nubes de evolución que podrían dejar lluvias aisladas en la Ibérica oriental y ciertas zonas montañosas. En los demás lugares del país el cielo estará despejado o con la presencia de pocas nubes. En Canarias, habrá intervalos nubosos y algunas precipitaciones débiles en el norte. En cuanto a las temperaturas, experimentarán un ascenso en la mayor parte del territorio. Mientras, en el área mediterránea se pueden producir vientos variables o de componente este, con intervalos de levante fuerte al final en el Estrecho y Alborán, en el resto del país habrá predominio de vientos de componente norte.

¿Qué es una DANA?

El concepto de DANA se usa para referirse a una depresión (zona donde la presión atmosférica es más baja) que se forma en las capas altas de la atmósfera. Aunque tradicionalmente se ha usado el término 'gota fría' para referirse a las tormentas intensas o lluvias persistentes propias de la temporada de primavera-verano, no siempre es correcto, puesto que las perturbaciones de aire en altura, como la que se vivirá a finales de esta semana, no están siempre condicionadas a un núcleo de aire frío o de baja temperatura.

"La DANA se forma cuando la corriente en chorro que circula a gran velocidad, de este a oeste, en las capas altas de la atmósfera sufre una ondulación. Y se ondula tanto que acaba estrangulándose, quedando una gran bolsa de aire frío rodeado de aire más cálido en su entorno", explicaba la AEMET a finales del verano pasado. Esto provoca inestabilidad atmosférica por dos factores:

  • Por un lado, por la presencia del aire frío aislado en las capas altas de la atmósfera.
  • Por otro lado, porque la circulación de vientos que se genera alrededor de la DANA favorece el ascenso de aire procedente de la superficie.

La DANA realiza una especie de succión de aire desde las capas bajas y si este aire en las capas bajas está muy húmedo, tal y como suele ocurrir durante estas fechas en el área mediterránea, la capacidad de que se produzcan lluvias abundantes es elevada. "No obstante, hay que señalar que la presencia de una DANA no tiene por qué ser sinónimo de lluvias torrenciales o catastróficas. Esto dependerá de muchos factores como la ubicación de la propia DANA, la humedad en las capas de la atmósfera o la orografía", apunta la agencia meteorológica.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)
El redactor recomienda