Sánchez tiende la mano a partidos y sociedad civil para abrir "un gran diálogo" de reformas
  1. España
PLAN 'ESPAÑA 2050'

Sánchez tiende la mano a partidos y sociedad civil para abrir "un gran diálogo" de reformas

Si el plan de recuperación no contó con la participación de la oposición, ni siquiera de los socios parlamentarios, Sánchez busca ahora lanzar un "gran diálogo" sobre el futuro de país

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del proyecto 'España 2050'. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del proyecto 'España 2050'. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha aprovechado su intervención durante la presentación del plan 'España 2050' para lanzar una nueva propuesta de grandes consensos, no solo con la oposición política, sino también con el sector privado y la sociedad civil, de cara a desarrollar conjuntamente las reformas del país de cara a las próximas décadas asociadas a los fondos europeos. Si el plan de recuperación no contó con la participación de la oposición, ni siquiera de los socios parlamentarios, al igual que fracasó la búsqueda de consensos en la comisión de recuperación económica del Congreso, Sánchez pretende ahora lanzar "un gran diálogo nacional sobre su futuro". Un diálogo que, según ha recalcado en la presentación del plan en el museo Reina Sofía, también estará abierto a "todas las instituciones públicas y privadas" y ciudadanos.

El jefe del Ejecutivo ha resaltado que los 140.000 millones de euros que recibirá España durante los próximos seis años "nos van a permitir poner valor las reformas" que tienen vocación de asentar cambios estructurales para las próximas décadas. Un proyecto en el que hasta ahora no se ha sentido concernida la oposición. Bajo este prisma, Sánchez ha defendido que "la visión del futuro debe ser de Estado y no del Gobierno, no de Ejecutivo, sino del conjunto de la sociedad" y que, para que funcione el plan de reformas, muchas de ellas ya negociadas con Bruselas, debe "sobrevivir al paso de las legislaturas".

El diagnóstico, conclusiones y propuestas del plan 'España 2050' se han presentado así como un punto de partida. "Es solo un primer paso", según Sánchez, con vocación de que se acabe convirtiendo en patrimonio de todos: "Por eso no es una estrategia como tal, ni un documento cerrado, sino vivo. Una primera propuesta con el único objetivo de iniciar una gran conversación para que sea reforzado y ampliado". "Dialoguemos, unamos voluntad y decidamos qué país queremos ser en 30 años", ha insistido. En referencia indirecta a los fondos europeos, el presidente del Gobierno ha situado en un horizonte de seis años las reformas para "modernizar y transformar nuestro país".

No en vano, Sánchez ha buscado símiles con la Transición, "aquella visión compartida, y esfuerzo colectivo y sostenido en el tiempo". Para la que sociedad tenga un futuro mejor, indicó, deberían al menos igualarse las ambiciones que "hace 40 años tenían nuestros padres" y hacerlo con una "meta común".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación del proyecto 'España 2050'. (EFE) Opinión

El plan, realizado por la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de la Presidencia del Gobierno, tiene como objetivos principales mejorar la comprensión de los desafíos y oportunidades a los que se enfrenta el país en las próximas décadas y fijar prioridades con base en ello. En total se recogen nueve grandes desafíos que España deberá superar de aquí a 2050 y de 200 propuestas para lograrlo. En su elaboración ha participado un centenar de expertos de disciplinas diversas (economía, ciencias ambientales, demografía, sociología, historia, ciencia política y derecho, entre otras) y se ha contado con el apoyo de varios ministerios, la AIReF, el Banco de España y el Joint Research Centre de la Comisión Europea.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Sin pretender "avalar o refutar el programa de ningún partido político, aunque sí aspira a ayudarlos a todos", una buena parte de las propuestas se alinean con las reformas del plan de recuperación enviado a Bruselas por el Gobierno, como en lo concerniente a la reforma laboral, fiscal o del mercado de vivienda. Así, y en medio de las negociaciones para desarrollar una futura ley de vivienda, el plan recoge recomendaciones para aminorar esta problemática como crear un marco fiscal orientado a favorecer tanto el incremento de la oferta de vivienda en alquiler a precios asequibles como el propio acceso de los hogares de rentas más bajas. Los socialistas, de hecho, proponen en la mesa de negociación con Unidas Podemos rebajas de entre el 50 y el 90% del IRPF para limitar el precio de alquiler, así como movilizar la vivienda vacía con reducciones del IBI.

En materia de mercado laboral, el documento también se alinea a grande rasgos con los objetivos del Ministerio de Trabajo. Se indican propuestas, por tanto, para reducir la temporalidad y la dualidad del mercado de trabajo, recuperar la ultraactividad de los convenios o revisar las bonificaciones a la contratación ("muchas de estas últimas, de reducida eficacia") para priorizar el gasto en políticas activas de empleo.

Los nueve grandes desafíos plasmados en el plan, según sus epígrafes y tal y como los ha enunciado Sánchez, son: ser más productivos para crecer mejor; conquistar la vanguardia educativa; mejorar la formación y la recualificación de nuestra población; convertirnos en una sociedad neutra en carbono, sostenible y resiliente al cambio climático; preparar nuestro estado de bienestar para una sociedad más longeva; promover un desarrollo territorial equilibrado, justo y sostenible; resolver las deficiencias de nuestro mercado de trabajo y adaptarlo a las nuevas realidades sociales, económicas y tecnológicas; reducir la pobreza y la desigualdad y reactivar el ascensor social; ampliar las bases de nuestro bienestar futuro.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda