El conflicto por el gran rascacielos de Málaga tiene nuevo protagonista: el Gobierno
  1. España
INICIADO UN EXPEDIENTE INFORMATIVO

El conflicto por el gran rascacielos de Málaga tiene nuevo protagonista: el Gobierno

El anuncio del Ministerio de Cultura y Deporte, en el que veladamente se suma a la tesis del impacto visual irreversible, da alas al movimiento social y político de oposición al hotel de lujo

placeholder Foto: Foto: Andalusian Hospitality II.
Foto: Andalusian Hospitality II.

La oposición a la construcción de un hotel de lujo de 27 plantas en el puerto de Málaga sigue sumando apoyos. El movimiento ciudadano que surgió frente al proyecto del grupo catarí Al Bidda ha encontrado un fuerte aliado en las últimas horas: el Gobierno de Pedro Sánchez. El Ministerio de Cultura y Deporte anunció la tarde del martes la apertura de un expediente informativo con el objetivo de evaluar el impacto visual y contra el patrimonio de una construcción que tendrá una altura de 116,62 metros y cuyos impulsores aseguran que “se convertirá en el nuevo icono visual de la panorámica marítima de la ciudad”.

Foto: Vista del proyecto del hotel rascacielos del puerto de Málaga.

El Ejecutivo central defiende su intervención trasformando en hipótesis la tesis de la modificación paisajística que esgrimen los expertos, que rechazan una infraestructura que el ayuntamiento y la Autoridad Portuaria defienden como una oportunidad para completar la oferta turística malagueña.

Sin la contundencia de las más de 300 personalidades que han suscrito un manifiesto contra la ubicación del hotel en el dique de Levante, el Departamento de Cultura y Deporte argumenta que debe revisar el proyecto “a la vista de los riesgos que para el paisaje de la ciudad pueden presentar las construcciones y ante la eventualidad de que se produzca un supuesto de expoliación de los bienes del Patrimonio Histórico español”.

placeholder Foto: Andalusian Hospitality II.
Foto: Andalusian Hospitality II.

“Estarán próximas al centro histórico de la ciudad y en la primera línea del puerto junto al mar”, explicó en un comunicado, en el que reiteró que “podrían provocar un impacto negativo en el paisaje urbano, histórico y natural de la ciudad de Málaga, vulnerando las especificaciones establecidas en el Convenio Europeo del Paisaje de Florencia [del año 2000] ratificado por España”.

La Alcazaba, oscurecida

El Gobierno, de este modo, sigue la senda argumental trazada, por ejemplo, por el decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, Francisco Sarabia, que reclama un debate “sosegado” antes de dar un “paso irreversible”. El hotel “se va a convertir en un hito, una foto fija”, de la ciudad que, por su posición, oscurecerá la catedral o el monumento de la Alcazaba, ha declarado.

Foto: Vista del proyecto del hotel rascacielos del Puerto de Málaga

El arquitecto Fernando Ramos, uno de los rostros visibles de la plataforma ‘Defendamos nuestro horizonte’, ha profundizado en esta idea e incide en los vaivenes de las distintas administraciones implicadas, recordando que la propia Gerencia de Urbanismo del ayuntamiento emitió un dictamen en 2007 en el que se oponía a la solicitud del puerto para permitir un complejo turístico con uso hotelero. Este departamento municipal justificó entonces su negativa al alegar que se “alteraría profundamente la fachada marina” y se podría producir una “reinvención del paisaje”. “Se constituiría en un hito visual de primer orden en un lugar donde hasta ahora ha habido una línea de horizonte abierta”, señalaron los técnicos en las conclusiones de su informe.

placeholder Foto: Andalusian Hospitality II.
Foto: Andalusian Hospitality II.

El consistorio, por su parte, ha mantenido su postura alegando que el proyecto ha seguido todos los trámites administrativos y trata de desactivar la acción del PSOE recordando que cuando gobernaba la Junta de Andalucía apostó por esta infraestructura. Una posición favorable que reafirmó después de que el exdirigente socialista Enrique Linde avalara en 2007 la edificación del dique de Levante cuando era presidente de la Autoridad Portuaria.

Posturas políticas prefijadas

Este posicionamiento en el pasado, no obstante, no coarta al portavoz del grupo socialista, Daniel Pérez, quien este miércoles ha comparecido en rueda de prensa para valorar “muy positivamente” la decisión de Cultura y volver a reclamar al consistorio que “haga una consulta ciudadana para que los malagueños y malagueñas decidan sobre la idoneidad o no de esa infraestructura”. “Esta construcción debe reconciliarse con la ciudad, pero si no hay un acuerdo, no debemos ir contra los intereses de los ciudadanos”, ha agregado.

Foto: Imagen recreada del hotel rascacielos de Málaga.

En una línea parecida se ha expresado Adelante Málaga, formación en la que confluyen Podemos e IU. Su portavoz municipal, Remedios Ramos, ha confiado en que este estudio “desemboque en la necesidad de proteger nuestro paisaje y nuestro horizonte de un proyecto tan insostenible y especulativo como el rascacielos del dique de Levante”.

La edil ha recordado que “un organismo de la solvencia del Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) ya respaldó en 2019 la petición de calificar como Bien de Interés Cultural (BIC) la Farola del puerto y destacó el valor paisajístico de la fachada marítima malagueña”.

placeholder Foto: Andalusian Hospitality II.
Foto: Andalusian Hospitality II.

El regidor malagueño, Francisco de la Torre, ha asegurado por su parte que colaborará con el Gobierno y, durante su presencia en Fitur, se ha mostrado agradecido de que el Ministerio de Cultura y Deporte quiera “profundizar en este tema y estudiar un proyecto muy interesante desde el punto de vista hotelero”.

El actual presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, otro gran defensor de este equipamiento, no ha ocultado su incredulidad por la actuación del Ejecutivo central y, en declaraciones a ‘Málaga Hoy’, ha hecho una lectura más política al manifestar: "Me sorprende mucho que una Administración pública actúe a través de una nota de prensa en lugar de dirigirse a las administraciones implicadas, en este caso, el puerto y el ayuntamiento".

Foto: Vista del proyecto del hotel rascacielos del puerto de Málaga.

El proyecto del hotel de lujo —cuya altura se ha reducido con respecto a los planos iniciales— dibuja un basamento y una torre de 27 plantas que incluirán 378 habitaciones. La última planta se habilitará como un mirador accesible a la ciudadanía, tendrá un bar y también un centro de salud y belleza. En el subsuelo, un aparcamiento subterráneo.

En total, 43.516,73 metros cuadrados construidos en los que, además, se distribuirán un comedor para desayunos, un casino, espacios comerciales, un salón de eventos y una zona ajardinada con una gran piscina sin bordillos, describen los promotores en su web, donde destacan el auditorio, en el que se podrán celebrar congresos.

Málaga Ministerio de Cultura y Deporte Rascacielos Administraciones Públicas Fitur
El redactor recomienda