"Nunca apoyaré el plan que reparte fondos a dedo y crea un sistema clientelar"
  1. España
ENTREVISTA A PABLO CASADO

"Nunca apoyaré el plan que reparte fondos a dedo y crea un sistema clientelar"

El dirigente popular dice que el plan de reactivación va a ser un fracaso y lo compara con el Plan E de Zapatero, "que creó 100.000 empleos, pero solo mantuvo un 4% de ellos en el tiempo" 

placeholder Foto: Entrevista de Pablo Casado con EC. (Daniel González)
Entrevista de Pablo Casado con EC. (Daniel González)

Pablo Casado rechaza el plan de recuperación que Pedro Sánchez ha presentado en Bruselas a cambio de los 140.000 millones de euros que recibirá España en fondos europeos. El líder del PP critica que el presidente del Gobierno no haya querido pactarlo, ni lo haya sometido a votación en el Congreso. Por ello, afirma que no se siente comprometido por esas reformas propuestas por Sánchez y las revertirá si llega al Gobierno. Casado expone su plan económico, basado en un programa liberal, de reducción de impuestos, reducción de trabas a las empresas, “mochila austriaca” para los trabajadores y flexibilidad laboral.

PREGUNTA. ¿Cuál es el efecto de la pandemia en la economía?

RESPUESTA. La pandemia no está siendo simétrica. En cuanto a número de fallecidos se ha cebado, proporcionalmente a la población, por encima de cualquier otro país europeo. La afectación económica y social, según la OCDE y el FMI, ha sido mayor a la de cualquier otro país del mundo desarrollado, solo superado por uno latinoamericano. Y ahora en la última estadística de Oxford dice que somos el país del mundo más afectado globalmente por la pandemia, incluye número de muertos y contagiados, desigualdad social y desempleo. Y una cosa es que tengamos pleno respeto, como tuvimos con lo que hace el Gobierno, y otra que como oposición no digamos en qué tienen que mejorar. Porque es muy duro explicar que tenemos un Gobierno que ni siquiera reconoce el número oficial de víctimas. O que dice que tenemos brotes verdes con seis millones de desempleados y con dos millones de familias haciendo las colas del hambre.

"Es muy duro explicar que tenemos un Gobierno que ni siquiera reconoce el número oficial de víctimas de la pandemia"

P. El planteamiento del presidente del Gobierno es que estamos en el inicio de la recuperación y la reactivación se producirá por la llegada de fondos, ¿lo comparte?

R. Es insultante que el Gobierno venga con los 'brotes verdes' cuando tenemos seis millones de desempleados en España. Y lamentablemente el plan de reactivación va a ser un fracaso, porque lo que está primando es una especie de Plan E que cree un empleo a corto plazo que no se mantenga en el tiempo, como ocurrió entonces cuando se crearon 100.000 empleos y solo un 4% se mantuvo. Lo que están haciendo es dando de lado toda la economía productiva nacional. Hablan de proyectos y tecnología de futuro, pero no queremos ser otra vez el conejillo de Indias, como pasó con la termosolar en la época de Zapatero, y están dando de lado a la economía productiva. Por ejemplo, España tiene un 34% de PIB asociado al turismo, hostelería, comercio, ocio, cultura, movilidad… Un 10% del PIB es industria del motor y un presupuesto en el que el 80% son solo cuatro partidas: desempleo, intereses por la deuda, funcionarios y pensiones. Lo que hemos planteado públicamente en junio de 2020 en el Congreso y en septiembre en el despacho de Pedro Sánchez es que, con los seis ejes que nos plantea Europa, hagamos reformas estructurales, como las que han pedido ayer el gobernador del Banco de España y la Comisión Europea: competitividad, y pedimos una bajada fiscal a costa de los fondos europeos; resiliencia pública, y pedimos la mochila austriaca para flexibilidad laboral; en digitalización, pedimos la eficiencia y racionalización del sector público, no solo burocrático y administrativo sino educativo, sanitario, con telemedicina…; en la cohesión territorial, pedimos acabar con la red de mercancías para potenciar la industria y optimizar infraestructuras ferroviarias y un plan de vivienda para reactivar el sector inmobiliario y fomentar la emancipación y la maternidad en los jóvenes, y en el último, que es el de sostenibilidad medioambiental, pedimos un 'plan agua', que en España tenemos un gran déficit hídrico que es muy importante para el turismo y la agricultura. Son reformas caras que se pueden hacer en periodos con ayuda externa como este, y esto difiere de lo que vemos en el Gobierno, que son planes de nuevas tecnologías, por ahora minoritarias y que quizás crearán algo de empleo, pero en 2025, y lo que necesitamos es una bajada fiscal masiva, a costa de una menor recaudación. Se trata de aliviar a las empresas y si no despiden se aligeran las prestaciones por desempleo. Y la mochila austriaca, lo mismo: alivia el sistema de prestaciones por desempleo y el sistema de pensiones. ¿Por qué Polonia, el Portugal socialista, Francia o Italia pedían esto y Sánchez va a una red clientelar en la que da los fondos a dedo en los sectores que más rédito electoral le pueden dar? Eso yo lo llamo irresponsabilidad y no lo puedo apoyar. Lo he dicho en Europa: el Gobierno no tiene nuestro apoyo porque ni lo ha sometido a votación, ni lo ha negociado con nadie ni lo ha dialogado, y es un plan erróneo.

"Si acuerda con Europa un sablazo fiscal, cuando lleguemos al Gobierno reequilibraremos ese sablazo fiscal"

P. Las reformas que acuerde el Gobierno con Bruselas comprometen también a futuros gobiernos.

R. En el momento en que las presenta sin consenso, sin debate parlamentario y sin votación, estoy completamente exonerado de responsabilidad con él y no me siento vinculado con lo que él acuerda, es decir, que si acuerda con Europa un sablazo fiscal, cuando lleguemos al Gobierno reequilibraremos ese sablazo fiscal, y eso deben saberlo también las empresas que están haciendo romería al despacho de Iván Redondo. Si hay un proyecto que no es rentable porque no tenía financiación de un banco y pretenden que lo pague el sufrido contribuyente europeo, yo no me siento vinculado por ese proyecto, porque no ha pasado por la autoridad independiente y por los controles que eliminó el Gobierno en el decreto que apoyó Vox.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí

P. Europa pide consenso sobre los fondos: ¿le ha propuesto Sánchez un acuerdo o usted ha mostrado interés en intentar llegar a acuerdos?

P. Sánchez no me ha llamado para nada del plan de reformas, y es una vergüenza. No ha pasado en ningún país del mundo, y cuando lo contamos en Europa no se lo creen. La última vez que dedicamos dos horas a hablar de esto en Moncloa, que por cierto no me contestaba a nada y solo me preguntaba por los jueces, es que no solo no aceptó nada, sino que salió la portavoz a insultarme. Cuando propusimos en septiembre la autoridad independiente, no lo aceptó, como hacen en Grecia o en Italia o en Francia, sino que decía que esta oposición era antipatriota. ¿Cómo que antipatriota si los fondos los ha pactado el PPE con Merkel, Lagarde y Von der Leyen? Si usted se quedó callado durante tres días de negociación, chupando rueda y cuando abre la boca casi discute con dos primeros ministros socialistas en la cena del primer día. Es un insulto a la inteligencia. Hemos apoyado desde el primer día los fondos, a Calviño para el Eurogrupo, cuando ellos atacaron a Cañete y a De Guindos. ¿Encima tenemos que dar palmas a un plan que es nocivo y contraproducente? Es una tomadura de pelo. Planteamos un plan de choque económico que planteé en marzo de 2020, cinco días antes del estado de alarma, que pedíamos lo que está haciendo Europa, con bajadas de impuestos, liquidez directa o certidumbre en los ERTE. Europa nos exige equilibrar el Presupuesto a medio plazo, le da igual que bajes gasto público o subas impuestos, y todos los países han bajado gasto público y han reducido los impuestos, pero España pide 70.000 millones de euros para repartir a dedo y crear un sistema clientelar, a cambio de subir 80.000 millones de euros los impuestos a los españoles, y eso es un suicidio nacional. Ha propuesto subir el diésel, el impuesto de circulación, peajes en autovías, tasa Tobin, tasa Google, impuestos a los plásticos, ha destopado las cotizaciones sociales, quiere subir las cotizaciones sociales, quiere quitar la deducción por tributación conjunta en IRPF y las bonificaciones al ahorro, quiere armonizar sucesiones, donaciones y patrimonio, es un auténtico infierno fiscal. Esto va a lastrar la recuperación y no merece ningún apoyo.

"Subir 80.000 millones de euros los impuestos a los españoles es un suicidio nacional"

P. Lo de los peajes en las autovías, lo intentó el PP en 2018.

R. No es verdad. Lo estudió el Gobierno del PP y lo rechazó en un momento en que España estaba creciendo por encima del 3% y cuando había muchas autovías de peaje, y aun así se rechazó porque la recuperación aún no se había consolidado. Que en plena crisis brutal, en un momento en que el sector turismo y el sector transporte son de los más afectados, se les meta este hachazo, no tiene ningún sentido. Se olvida de que el sector de la automoción se deja en España 30.000 millones de euros en impuestos, entre los hidrocarburos, matriculación, circulación e ITV, sin contar con los de las fábricas de motor que necesitan demanda interna. Tenemos un Gobierno que hace ideología con el bolsillo de la gente. Como son muy modernos, dicen que el turismo tiene bajo valor añadido, y como son muy 'cool' y urbanitas, dicen que la agricultura es esclavista, y entonces de qué van a dar de comer a los españoles. Será España, con la potencia turística, la inmobiliaria, la del sector primario, la que cree remanentes para la nueva economía. Como estos comunistas y socialistas piensan que seguimos en los planes quinquenales, un burócrata desde su despacho va a decirle a un señor de Arteixo que se ponga a fabricar batas. Lo que hay que hacer es que haya muchos 'Amancios Ortega' a pesar de los políticos. Y que los políticos hagamos lo que tenemos que hacer, que es no molestar y reducir las trabas burocráticas y costes fijos, además de tener las comunicaciones favorables en un clima de seguridad jurídica. El señor Iglesias llegó a decir que había que cambiar la clase empresarial en España, pero ¿usted quién es para decir que alguien que se arriesga, que se cae, que se levanta, que se queda sin comer para no despedir, tiene que cambiar?

placeholder Foto: Daniel González.
Foto: Daniel González.

P. Insiste en la bajada de impuestos, pero, por ejemplo, Joe Biden los sube para favorecer la recuperación.

R. Después de que Trump los hubiera bajado de forma masiva. ¿De dónde parte Biden? De que el impuesto de sociedades lo bajó Trump más de 10 puntos. Y Biden hace una política conjunta: puedo hacer una subida de sociedades porque estoy inyectando muchísima liquidez, con la que se va a reactivar la economía productiva de las empresas. Aquí se propone el pago por uso con los peajes y al tiempo se suben los impuestos, se ponen trabas, no se da liquidez, hunden la reputación de España y se cargan la economía. Lo que tenemos que hacer es dar más libertad, unidad de mercado, ley de segunda oportunidad, reforzar la ley Beckham para cazar talento, poder crear empresas en cinco días, deducciones al ahorro… Todo esto lo tenemos trazado.

Joe Biden Pandemia ITV IRPF Eurogrupo Comisión Europea PIB Moncloa Banco de España Grecia Partido Popular (PP) Prestaciones por desempleo Pablo Casado Pedro Sánchez