¿Elecciones en Cataluña? Cs insistiría en una lista constitucionalista con el Partido Popular
  1. España
LOS PARTIDOS SE PREPARAN

¿Elecciones en Cataluña? Cs insistiría en una lista constitucionalista con el Partido Popular

Ante la posibilidad de que se repitan los comicios, los partidos empiezan a estudiar escenarios. El PP confía en el tirón de Madrid y Ciudadanos seguirá defendiendo una candidatura de unidad

placeholder Foto: El presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández. (EFE)
El presidente del PP de Cataluña, Alejandro Fernández. (EFE)

El escenario de una repetición electoral en Cataluña –a la espera de ver si el principio de acuerdo entre ERC, JxCat y CUP se consolida– ya ha puesto en alerta a los partidos constitucionalistas tras el estrepitoso fracaso de febrero. No hay conversaciones en marcha, pero los partidos empiezan a pensar en posibles escenarios. El PP cree que tiene poco que perder (se quedaron en tres diputados el pasado 14-F) y que podría aprovecharse del tirón electoral madrileño que en Génova ven ya como “un cambio de ciclo”. Las pancartas de “Ayuso, ven a Cataluña” entre empresarios del ocio nocturno catalán apuntalan esa idea.

Ciudadanos, que aún se recompone del batacazo del 4-M que les dejó fuera de la Asamblea regional, sigue teniendo como primer plan la lista conjunta constitucionalista que ya propuso para la anterior cita en Cataluña (y antes para Galicia y Euskadi). El partido insiste en que fue el PP quien rechazó un acuerdo confiando en que podrían superar al partido naranja tras la debacle de las generales de 2019 y un año complicado con Inés Arrimadas al frente. No sucedió. El partido naranja siguió por delante de los populares y Vox les 'sorpasó' a ambos.

Distintos dirigentes de la formación reconocen que “lo lógico y lo esperable” sería mantener el guion de una candidatura constitucionalista. Aunque la pretensión ya fue aunar a PSC y PP para dar una alternativa al independentismo como bloque, los naranjas saben que los socialistas se autodescartarían una vez más. De hecho, Pedro Sánchez ha ofrecido a ERC un tripartito de izquierdas encabezado por Salvador Illa. La ecuación, de nuevo, dejaría en el mismo lado a Pablo Casado y Arrimadas, aunque esta vez con la relación más deteriorada desde que ambos presiden sus partidos.

Foto: Elsa Artadi (2d) y Gemma Geis (d) conversan con el diputado de ERC Sergi Sabrià (i), y la de la CUP Dolors Sabater (2i) en el Auditori del Parlament. (EFE)

Fuentes de la cúpula naranja reconocen que si hubiera repetición en Cataluña (las elecciones tendrían lugar en el mes de julio) habría que ofrecer alguna novedad a los electores. La posibilidad de un pacto con el PP en el que se unieran personas de la sociedad civil y con el apoyo del constitucionalismo permitiría orillar al PSC y mostrar algún revulsivo a los electores constitucionalistas, que en febrero decidieron significativamente quedarse en casa.

La pandemia en el mes de julio (con la vacunación a pleno rendimiento) estará en otra fase y no influiría como pudo hacerlo hace tres meses. Es cierto que la fecha, que coincidiría en pleno verano, tampoco es lo más favorecedora.

Pero, en todo caso, el partido naranja asume que no tendría sentido dejar de defender una lista conjunta ahora. La lectura política obvia mira también a un proceso de convergencia en plena OPA del PP hacia Ciudadanos y con cargos que cada semana se dan de baja del partido naranja. Pero los dirigentes insisten en que ir juntos a unas autonómicas catalanas “nada tiene que ver” con ese proceso y recuerdan que “el error” fue que el PP no aceptara de cara a febrero. El candidato popular, Alejandro Fernández, nunca vio con buenos ojos aquella operación y terminó convenciendo a Génova de que no la autorizara.

placeholder Alejandro Fernández y Carlos Carrizosa. (EFE)
Alejandro Fernández y Carlos Carrizosa. (EFE)

De hecho, llegó a realizar algunos fichajes sonados como el de Lorena Roldán, portavoz en el Senado de Ciudadanos y excandidata a la Generalitat con las siglas naranjas. El partido la desplazó (sin primarias) para sustituirla por Carlos Carrizosa y ella decidió marcharse. También se sumó a las filas de Fernández la concejala del Ayuntamiento de Barcelona, Eva Parera, que apoyó al ex primer ministro francés Manuel Valls, en su salto a la política municipal de la ciudad condal. Pese a los esfuerzos, los populares solo obtuvieron tres escaños: el cabeza de lista y las dirigentes 'paracaidistas', como reprocharon dentro de las propias filas del PP.

En el lado naranja, Carrizosa tampoco dio sus frutos. Hombre de confianza de Arrimadas, presidente del grupo parlamentario y un político con trayectoria de lucha contra el independentismo, no consiguió movilizar al electorado y, de hecho, firmó el peor resultado de Ciudadanos en años.

En el partido rechazan especular sobre candidaturas, conscientes también de que si hubiera opciones de hablar con el PP, no sería fácil imponer un número uno. El nombre que sigue sobrevolando todas las quinielas, sobre todo en caso de urgencia como es este, es el de Jordi Cañas. El eurodiputado volvió al partido tras resolver sus asuntos personales y judiciales de la mano de la lista europea que lideraba Luis Garicano.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

En la formación aplaudieron desde el primer momento su vuelta y aseguran que Cañas está perfectamente integrado en la vida bruselense. La cuestión es si se plantearía acudir al rescate de la lista de Ciudadanos, sobre todo teniendo en cuenta que conoce a la perfección las dinámicas del Parlament y volvería a convertirse en azote del nacionalismo catalán con rapidez, como ya lo fue cuando ejercía de portavoz del grupo parlamentario naranja. Por otro lado, Cañas sigue teniendo un gran predicamento entre las bases de Cataluña, especialmente en algunos sectores. Justo lo que ahora necesitan en el partido de Arrimadas: cerrar filas, unión y confianza en torno a los candidatos.

Inés Arrimadas Pablo Casado Partido Popular (PP) Ciudadanos
El redactor recomienda