Es noticia
Menú
Cargos críticos con Iglesias abortan una alternativa a Belarra por falta de garantías
  1. España
CONGRESO DE PODEMOS

Cargos críticos con Iglesias abortan una alternativa a Belarra por falta de garantías

La vicepresidenta tercera del Congreso por Unidas Podemos, Gloria Elizo, se prestó a dar un paso adelante para liderar una lista de cargos y exdirigentes críticos, pero al final ha decidido renunciar

Foto: Pablo Iglesias (i) entrega su cartera del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a Ione Belarra (d). (EFE)
Pablo Iglesias (i) entrega su cartera del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a Ione Belarra (d). (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Exdirigentes y cargos públicos de Podemos, en su mayoría autonómicos, pero también en el Congreso, han estado tratando de construir durante los últimos días un proyecto alternativo al de la candidata oficialista, Ione Belarra, para presentarlo en el congreso del partido que definirá el relevo de Pablo Iglesias. Insatisfechos con el cariz continuista que representaría la actual ministra de Derechos Sociales, así como con la atomización del espacio, fruto de las escisiones o la ruptura con confluencias territoriales, y críticos con mantener un modelo orgánico al que atribuyen carencias democráticas, han barajado diferentes nombres para liderar esta lista alternativa.

Las propuestas han sido dispares, pero dos fueron ganando cuerpo. Por un lado, un ex cargo público procedente del espacio de los 'comuns'. Era este un perfil pretendidamente menos conocido y alejado de las peleas internas previas, aunque respaldado por un equipo de dirigentes del Podemos fundacional y por caras conocidas de la formación en Valencia, Baleares, Navarra, Euskadi y Madrid. Por otro lado, si bien con menos grado de consenso, el de la vicepresidenta tercera del Congreso, Gloria Elizo.

Foto: Ione Belarra, Pablo Iglesias e Irene Montero. (EFE)

La falta de tiempo, con apenas una semana para la preinscripción de la candidatura, así como un reglamento que dicen alejado de la posibilidad de abrir debate o con el cortafuegos de las 'lista plancha', les ha llevado a desistir.

Límite: solo una semana

"Se ha hablado con mucha gente", explican los promotores, pero "la intención era formar un frente amplio, madurar un proyecto con vistas a unificar un espacio que está roto y eso no se puede hacer con todo el aparato poniendo trabas y en tan poco tiempo". "Es imposible activar una candidatura en poco más de una semana", argumenta otro ex alto cargo de Podemos en la Comunidad de Madrid. La idea de su proyecto pasaba por una suerte de "reagrupación a la izquierda del PSOE con un proyecto más colectivo, democrático y confederal", sintetizan.

Foto: Ione Belarra, actual secretaria de Estado de Agenda 2030 y futura ministra de Derechos Sociales. (EFE)

Gloria Elizo, que según fuentes de su entorno habría mostrado su disposición a dar un paso adelante para liderar la candidatura alternativa que se ha decidido abortar, explica a este diario que "una asamblea es un debate abierto con la militancia y los inscritos, no un proceso exprés". Lamenta que "en un espacio democrático no se espere más debate que el de una mera pugna de nombres" y concluye que "hay que asumir el deterioro electoral y que no es el momento de encerrarse en Podemos, sino todo lo contrario". Esto es: "Abrir el espacio a la izquierda del PSOE, con todo el mundo". Reconoce que para defender estas premisas hubiese dado el paso, pero no si el congreso se plantea, según dice, "para disputar un espacio pequeño y cada vez más reducido".

En una entrevista con este diario, la vicepresidenta tercera del Congreso en representación de Unidas Podemos hacía una lectura crítica a modo de balance del primer año de la coalición con el PSOE.

Foto: La nueva imagen de Pablo Iglesias. (EFE: Dani Gago)

"Podemos ha renunciado a ser alternativa de gobierno precisamente entrando en un Gobierno de manera subalterna. De alguna forma, es el precio que hemos aceptado pagar, dejar de ser alternativa. Y si no eres alternativa a nivel estatal, en términos autonómicos lo tienes muy, muy difícil", aseguraba. Otro de los "errores", añadía, "ha sido promulgar como eje político la plurinacionalidad y al mismo tiempo haber aniquilado la identidad y la soberanía territorial en Podemos. Esos territorios merecían política, territorial y estructuralmente haberse emancipado de una visión centralista que ha fulminado alternativas muy interesantes. La diversidad y la diferencia en una formación de izquierdas son fundamentales".

Cerco o trampolín a Yolanda Díaz

La convocatoria exprés del cuarto congreso tras la dimisión de Pablo Iglesias, que concluirá el 12 de junio, se ha leído desde algunos sectores como una forma de reducir al máximo el periodo en que presumiblemente Yolanda Díaz (quien no milita en Podemos) contaría para construir su proyecto e ir tomando decisiones para, primero, asumir el liderazgo de todo el espacio más allá de la parte morada en el Gobierno de coalición y, después, redefinir el proyecto. "No voy a entrar en ese juego", sentencia una fuente del partido que hace esta lectura.

Desde la actual dirección en funciones, sin embargo, niegan este extremo, y argumentan que el objetivo es formar una bicefalia entre Belarra y Díaz, con la primera centrada en lo orgánico y la segunda en liderar el sector de Unidas Podemos en el Gobierno. Se anticipa un reparto de papeles al estilo "poli bueno y poli malo". El proyecto de Belarra, insisten desde su entorno, tiene el objetivo de "conseguir que la actual vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, sea la próxima presidenta", tarea en la que se dejará la piel, haciendo que "Podemos crezca en esta etapa". Remarcan también estas mismas fuentes su propósito de "afianzar las alianzas confederales y abrirse a la sociedad civil".

Foto: Pablo Iglesias, en la noche electoral del 4-M. (EFE)

Belarra tiene el camino asegurado para relevar a Iglesias en la secretaría general, dado que no habrá alternativas de peso a su candidatura en el cuarto congreso del partido. El nuevo Podemos en la era pos-Iglesias será continuista con el salido de la tercera asamblea celebrada hace ahora un año. Irene Montero será la número dos, con el objetivo según se señala de poner en valor la intención de una "feminización" del partido y hacerlo más "coral".

Los otros nombres llamados a integrar este liderazgo "coral y feminizado" son Noelia Vera, Isa Serra, Idoia Villanueva, Sofía Castañón, Ana Marcello, Ángela Rodríguez, Lilith Verstrynge, Lucía Muñoz, Alberto Rodríguez, Txema Guijarro, Pablo Echenique, Antón Gómez-Reino, Rafa Mayoral, Juanma del Olmo o Nacho Álvarez. Todos ellos del núcleo de confianza de Iglesias, que también integraban Julio Rodríguez, como jefe de gabinete, y Manu Levin, en la destacada laboral de responsable de discurso.

Exdirigentes y cargos públicos de Podemos, en su mayoría autonómicos, pero también en el Congreso, han estado tratando de construir durante los últimos días un proyecto alternativo al de la candidata oficialista, Ione Belarra, para presentarlo en el congreso del partido que definirá el relevo de Pablo Iglesias. Insatisfechos con el cariz continuista que representaría la actual ministra de Derechos Sociales, así como con la atomización del espacio, fruto de las escisiones o la ruptura con confluencias territoriales, y críticos con mantener un modelo orgánico al que atribuyen carencias democráticas, han barajado diferentes nombres para liderar esta lista alternativa.

El redactor recomienda