El fin del estado de alarma se celebra en la calle con cerveza y al grito de "libertad"
  1. España
Tras seis meses de restricciones por el virus

El fin del estado de alarma se celebra en la calle con cerveza y al grito de "libertad"

Había ganas entre los ciudadanos de volver a disfrutar de la noche fuera de casa y han sido los jóvenes quienes más han aprovechado las primeras horas de esta nueva normalidad

placeholder Foto:  Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid tras el fin del estado de alarma. (EFE)
Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid tras el fin del estado de alarma. (EFE)

Los españoles se pueden mover sin restricciones desde las 00:00 horas de este domingo. Han sido más de seis meses de estado de alarma, más de medio año marcado por los toques de queda y los cierres perimetrales. Había ganas de volver a disfrutar de la noche fuera de casa y han sido los jóvenes quienes más han aprovechado las primeras horas de esta nueva normalidad. A falta de discotecas en casi todo el país, han trasladado a las calles su particular 'Fiesta del fin del estado de alarma'. Abundaba el alcohol y en pocas ocasiones se respetaba la distancia de seguridad que debe imperar durante una pandemia como la actual.

El adiós a las restricciones se ha notado incluso antes de la medianoche. En Madrid, donde este sábado aún estaba vigente el toque de queda a las 23:00 horas, era difícil encontrar un banco vacío en alguna de sus principales plazas durante esa hora en la que todavía era ilegal estar en la calle. Como ya sucedía los últimos fines de semana, el metro de la capital estaba lleno de rezagados, pero esta vez era diferente. No había tanta prisa por llegar al destino, a sabiendas de que la policía iba a ser más benévola. Incluso había quien se tomaba su tiempo para instalar en el móvil una aplicación de patinetes eléctricos.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Una hora antes de la medianoche alrededor de un centenar de personas se agolpaba en la Puerta del Sol. Ante la ilegalidad de estos actos, sobre las 23:30 horas, la policía procedió a despejar la plaza sin que hubiese ningún tipo de incidente. Una vez cerrados todos los accesos, los ciudadanos merodeaban por los alrededores con gritos de "¡somos libres!", o "¡faltan 15 minutos para la libertad!". Este último clamor se escuchaba justo cuando el mítico reloj que se cuela en la casa de los españoles todas las Nocheviejas marcaba las 23:45 horas.

Las 00:00 horas llegaron con cuenta atrás incluida. La fuerzas policiales deshicieron el cordón de seguridad y los ciudadanos volvieron a ocupar la Puerta del Sol. Hubo bailes y se escucharon canciones, algunas a capela y otras en pequeños altavoces. Se llegó a ver alguna guitarra cerca de la estatua del Oso y el Madroño. Y también hubo alcohol. Los más preparados llevaban su consumición desde casa, pero la mayoría compró latas de cerveza a los clásicos vendedores ilegales, que volvieron a hacer su agosto. Todo esto frente a una alta presencia policial que custodiaba el botellón en la mítica plaza madrileña.

Aunque casi todas las personas llevaban mascarilla, no siempre se cumplía la distancia de seguridad. Ambos requisitos siguen siendo obligatorios en toda España pese al fin del estado de alarma. No obstante, la Comunidad de Madrid permite la concentración de grupos de más de seis personas en espacios públicos o privados, aunque recomienda no hacerlo.

Entre la multitud reinaba la euforia, pero también había cabida para la templanza. Un pequeño grupo de cuatro amigos, dos chicas gallegas y dos chicos andaluces, reconocían que con la desaparición del estado de alarma no va a cambiar mucho la situación. "Va a ser lo mismo de antes, cuando la gente se reunía en las casas para hacer fiestas ilegales, solo que ahora se va a hacer de forma legal", aseguraba a este diario una de las jóvenes.

La escena vivida en la Puerta del Sol se ha replicado en varias ciudades de España. Las aglomeraciones se han producido a partir de las 00:00 horas en Barcelona, donde la Guardia Urbana decidió reforzar en un 30% el número de agentes durante el turno de noche de este fin de semana. En la madrugada del domingo, cientos de personas se congregaban en la zona de Arco del Triunfo con música, bebidas alcohólicas, sin mascarillas ni distancia de seguridad. Y como en la capital, más de una vez se llegó a escuchar el grito de "libertad".

placeholder Fin del estado de alarma en Barcelona. (EFE)
Fin del estado de alarma en Barcelona. (EFE)

También se oyeron petardos y cantos de alegría en la Ciudad Condal, donde otras zonas como las playas, la plaça dels Àngels o el paseo del Born también se han llenado con varios grupos, algunos sin respetar la limitación de seis personas y con escasa presencia de mascarillas.

Esta escena ya se repitió en la noche del viernes, cuando un dispositivo de la Guardia Urbana desalojó a unas 200 personas de esta misma zona, en el paseo de Lluís Companys, poco después de las 22:00 horas. En su mayoría jóvenes que se encontraban celebrando un macrobotellón. Apenas unos minutos después de la medianoche, otras zonas como la plaza de Virreina se han llenado de cientos de personas, que tampoco llevaban mascarilla ni mantenían la distancia.

Una imagen que se ha repetido en varias ciudades de España: Granada, Valladolid... La plaza Miguel de Unamuno de Bilbao ha recibido el fin de la alarma con música y bailes, con decenas de personas reunidas de madrugada. También en la plaza Mayor de Salamanca, donde una multitud de jóvenes se ha agolpado para celebrar el fin del toque de queda entre cánticos.

Por el contrario, hay comunidades que, de momento, mantienen el toque de queda con el aval de la Justicia, aunque haya decaído el estado de alarma. Es el caso de Navarra, Canarias, Murcia, Baleares y la Comunidad Valenciana.

Como contrapeso a toda esta euforia, las ganas de disfrutar de esta nueva normalidad pueden truncarse este domingo, cuando la llegada de una borrasca que puede hacer que más de uno se replantee salir a la calle o ir a pasar el día fuera de su comunidad. La Agencia Estatal de Meteorología prevé fuertes precipitaciones en Galicia, el Pirineo, el Sistema Ibérico y en la Comunidad Valenciana, además de un descenso notable de las temperaturas en buena parte del interior del país. Y en Canarias aumentará la nubosidad en el norte de las islas, con probables precipitaciones débiles.

Actuaciones policiales

La fiesta terminó con actuaciones policiales en algunas ciudades. En Barcelona se tuvo que desalojar a 6.500 personas de 31 espacios distintos, según ha explicado el teniente de Seguridad del Ayuntamiento de la ciudad, Albert Batlle. En declaraciones a Rac1, ha detallado que el dispositivo policial desocupó grandes concentraciones de personas en zonas como plaza Universidad, las plazas del barrio de Gràcia, Arc de Triomf o la playa de Bogatell, donde hubo "concentraciones importantes de gente".

Batlle ha alertado de que "las imágenes pueden ser preocupantes por ser actos de absoluta irresponsabilidad" protagonizados sobre todo por personas jóvenes. Sin embargo, ha dicho que espera que a lo largo de los próximos días la situación se vaya tranquilizando y ha hecho un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad colectiva "para que las imágenes que se han visto no se repitan en el futuro".

En Madrid, la Policía Municipal realizó más de 450 intervenciones, según ha indicado el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, tras el acto conmemorativo del Día de Europa. Ha explicado que desde el Ayuntamiento pusieron un dispositivo adicional de refuerzo de 200 policías municipales y también ha agradecido a Delegación de Gobierno su labor porque intervino la Policía Nacional en algunas ocasiones. Según ha indicado, las zonas más "problemáticas" fueron la Plaza del Dos de Mayo, las cercanías del Instituto Anatómico Forense y el Wanda Metropolitano.

El Gobierno decretó el estado de alarma el pasado 25 de octubre para frenar el avance del covid y controlar la evolución de la pandemia. Por aquel entonces, la incidencia se situaba en 362 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, mientras que en estos momentos se encuentra en 198 positivos, de acuerdo con los últimos datos publicados este viernes por el Ministerio de Sanidad. Pese a estos optimistas datos y al entusiasmo observado la pasada noche, todavía no se ha vencido al virus, que sigue pululando por todo el territorio nacional y dejó 8.186 nuevos casos el pasado viernes, según las últimas cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coronavirus Ministerio de Sanidad Cerveza
El redactor recomienda