Paradoja Tezanos: una temeraria ruleta rusa para dar la victoria a Gabilondo
  1. España
El arte de la guerra demoscópica

Paradoja Tezanos: una temeraria ruleta rusa para dar la victoria a Gabilondo

El CIS es la única gran encuesta que da la victoria a la izquierda en la CAM. Tezanos siempre sobrevalora el voto progresista, pero este es su mayor triple: puerta grande o enfermería

placeholder Foto: José Félix Tezanos, presidente del CIS. (EFE)
José Félix Tezanos, presidente del CIS. (EFE)

Se abre el telón y aparecen quince encuestas sobre las elecciones en la Comunidad de Madrid. Todas quietas. Hasta que una se pone a hacer la conga con una corbata en la cabeza ante el estupor del resto de encuestas. ¿Cómo se llama la película? 'El triple más loco de José Félix Tezanos'.

Si bien desde que es el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, Tezanos ha tendido a sobrevalorar el voto de la izquierda (lo ha hecho en 17 elecciones seguidas, según Kiko Llaneras), quizá estemos ante un escenario extremo, incluso para un amigo del riesgo demoscópico como Tezanos, pues la del CIS es (casi) la única que da ganadora a la izquierda en la CAM (también lo hace la de SW Demoscopia para 'El Plural'). Al decir que la izquierda triunfará, Tezanos está jugando una variante salvaje de la ruleta rusa, con una posibilidad entre seis de salir con vida/acertar su pronóstico, según la media de encuestas disponibles. La noche electoral solo puede acabar con Tezanos achicharrado o convertido en leyenda.

Soy leyenda

Amigos y enemigos, sociólogos y mediopensionistas, izquierdistas y derechistas, todo el mundo parece coincidir al menos en una cosa: las encuestas de Tezanos en el CIS son de culto. Cada vez que el CIS dispara, Tezanos se convierte en 'trending topic', bien porque mucha gente no se cree sus estimaciones sobre el PSOE, bien porque los expertos discuten acaloradamente sobre su manera de cocinar las encuestas.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí


La pregunta es la siguiente: ¿El CIS da más voto a la izquierda por cuestiones técnicas o políticas? Vamos por partes.

"Uno de los motivos de la sobrerrepresentación de la izquierda en los barómetros del CIS es la composición de la muestra. Los entrevistados recuerdan haber votado más a partidos de izquierda de lo que realmente lo hicieron. En el CIS 'flash', el 34% respondió haber votado a algún partido de la derecha (PP, Cs o VOX) en las autonómicas de 2019, cuando en realidad fueron más del 50%. Pero al bloque de izquierdas (PSOE, MM, UP) recuerdan haberle votado el 41% (contra el 47,6% de 2019). La diferencia entre lo recordado y lo que realmente se votó es desigual: 15 puntos menos en la derecha y 7 puntos menos en la Izquierda", cuenta Endika Núñez, ingeniero, analista de encuestas y creador de 'TheElectoralReport'.

Luego están las cuestiones políticas. Fuera del área demoscópica socialista, se tiende a pensar que Tezanos da más voto al PSOE... para animar el voto al PSOE. Hay quien habla del CIS como brazo ejecutor del Gobierno. Más allá de las manos negras, es un escenario demoscópico interesante: ¿Pronosticar más votos a un partido acaba dando más votos a ese partido? O más en general: ¿Las encuestas fabrican realidad de un modo tan directo y efectivo?

La entrevista

Hablamos con Alberto López, de la Universidad de Zúrich, autor de la herramienta de predicción electoral PREDI.

PREGUNTA. ¿Por qué el CIS siempre mira a la izquierda?

RESPUESTA. Desde que llegó Tezanos, las encuestas del CIS han tenido sesgo hacia el bloque de izquierdas, sobre todo favoreciendo al PSOE y penalizando al PP. Esto puede ser normal, pues en otras encuestas pasa lo contrario, como NC Report o GAD 3, con ligero sesgo a favor del PP. Pero lo grave del CIS no es eso, sino la calidad de sus datos, que ha bajado hasta niveles dramáticos. El CIS siempre había sido una encuestadora pública puntera en Europa, con datos de gran calidad, públicos, accesibles y utilizados habitualmente en estudios académicos de las mejores revistas científicas.

P. ¿Qué ha pasado con los datos?

R. Hay un cambio muy preocupante en los datos brutos. ¿Cómo puede ser que casi la mitad de la última muestra preelectoral tenga estudios superiores? Es un sesgo muy fuerte, poco representativo de la sociedad española. El otro problema es que Tezanos ha cambiado la metodología en numerosas ocasiones. Cuando llegó, dijo que el CIS no estaba para predecir el voto. En enero de 2020, empezó a usar lo que él llama Modelo V108, que tiene en cuenta hasta 108 variables para calcular el voto. Es un modelo muy opaco.

P. ¿Cómo era el modelo previo a Tezanos?

R. Mucho más limpio y transparente, simplemente tenía en cuenta la intención de voto, el recuerdo y la simpatía. Y ya está.

"Si Tezanos acierta en su pronóstico, no será porque los datos que maneja el CIS sean buenos"

P. Si digo en una encuesta que el PSOE va a sacar más votos… ¿acabará sacando más votos?

R. El PSOE siempre está sobrerrepresentado con Tezanos, y como posible consecuencia, después de cada elección, el CIS suele ser el que más se desvía del resultado final. ¿Cuál sería entonces la lógica de todo esto? ¿Plasmar la opinión pública o incidir en ella? Sabemos que uno de los efectos de las campañas es el ‘bandwagon’: si hay sensación generalizada de que un partido está en auge, más gente se apuntará al tren de votar a ese partido. Similar (pero al revés) al 'efecto Titanic': si las encuestas dicen que Ciudadanos está cayendo por debajo del 5%, hasta los muy de Ciudadanos podrían votar a otro partido o quedarse en casa.

Puede ser que Tezanos quiera influir de esa forma, y hay evidencia científica de que podría darle resultados, pues cuando un partido va mejorando en las encuestas durante la campaña, puede acabar recibiendo más votos del votante más apolítico/menos motivado políticamente, al que le gusta subirse al carro del partido que va bien, sobre todo si es de Gobierno, pues puede concluir que si va ganando en las encuestas, será porque lo está haciendo bien. En una elección tan reñida como la actual, esto puede tener importancia.

P. ¿Cómo puede acabar la noche electoral para Tezanos?

R. Hace unas semanas costaba encontrarle sentido al CIS, pero en los últimos días, desde el intento frustrado de debate en la SER, la izquierda se ha recuperado un poco, aunque no tanto como para voltear las encuestas. De pronto, ha aparecido una encuesta que da empate y otra que plantea un resultado muy ajustado. El mercado de predicción que dirijo, dice que las posibilidades de victoria de la izquierda han subido del 20% al 30% la última semana. Podría darse la siguiente paradoja: a pesar de que los datos del CIS son de muy baja calidad, y de que cuando hizo su encuesta la probabilidad de que ganara la izquierda era muy baja (aunque el CIS dijera lo contrario), quizá la izquierda pudiera ganar con un buen final de campaña, y por tanto, Tezanos acertara. Pero si acierta, no será desde luego porque el CIS manejara buenos datos, o porque los datos dijeran eso, sino porque la suerte, la variante estadística y los márgenes de error siempre están ahí.

La influencia

¿Hasta qué punto influyen las encuestas? Según recuerda Núñez, el CIS dijo (en 2019) que solo al 10% de los encuestados les influían mucho (y era el porcentaje más alto de la serie histórica). "No está claro cómo puede beneficiar/perjudicar una encuesta al voto de un partido. Imaginemos que estamos tratando de fabricar la realidad con una encuesta: ¿Cómo consigo dicho objetivo? Si ‘inflamos’ a un partido sobre otro, puede generar la sensación de que la batalla está ganada y que la gente diga "esto está hecho, no voy a votar". Pero si planteo que la carrera está apretada, la gente puede pensar: "Hay que votar, que nos cogen". Influir así es complicado porque no hay evidencia que sustente una de las dos opciones.

No obstante, las encuestas sí influyen sobre el voto de maneras más indirectas. "Influyen sobre la participación, sobre el marco del debate y sobre la capacidad de marcar la agenda" por su "presencia en los medios de comunicación", señala Núñez. Ejemplo: según un estudio, la encuesta del CIS previa a las elecciones generales de 2019, incrementó un 5% la participación.

Foto: El presidente del CIS, José Félix Tezanos. (EFE)

Pero la tentación de influir directamente a la opinión pública siempre está ahí. "Es como si Tezanos pensara: si yo hundo a mi contrincante en las encuestas, se acabará hundiendo, y lo contrario, pero la realidad no es así. Tezanos cree que el 'bandwagon' [efecto arrastre] sigue funcionando, pero solo pasa a veces; cuando un partido de Gobierno sufre, una encuesta que levante el ánimo puede ayudar un poco, pero pensar que la gente vota siempre a caballo ganador no es cierto", cuenta un conocedor de las tripas del CIS que prefiere no dar su nombre. "El problema no es que Tezanos se desvíe a la izquierda en todas sus encuestas, sino que no hay método científico que avale su estimación", añade.

Obviamente, no basta con vaticinar que un partido sacará más votos para que los saque. En las anteriores elecciones a la CAM, en 2019, el CIS vaticinó que la izquierda sacaría mayoría absoluta y Gabilondo sería presidente. No pasó tal cosa: el bloque de izquierdas sacó un 47,6% del voto, 4,4% puntos menos de lo que predijo el CIS. ¿Va a tropezar dos veces Tezanos con la misma piedra en la CAM? Quizá, pero la segunda sería más dramática que la primera: en 2019, no había tantas encuestas diciendo lo contrario al CIS como ahora. Tezanos, solo ante el peligro.

Tezanos, en la noche electoral del próximo martes: puerta grande o enfermería.

José Félix Tezanos
El redactor recomienda