El congreso de 'independencias unilaterales' se nutrirá de nostálgicos de Europa del Este
  1. España
ORGANIZADO POR LA ANC

El congreso de 'independencias unilaterales' se nutrirá de nostálgicos de Europa del Este

El cónclave se celebrará los días 7 y 8 de mayo y contará como invitados estrella con personalidades procedentes de Eslovenia, Letonia y Estonia

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El independentismo catalán tiene amigos en Europa. No muchos, pero sí algunos, especialmente los que han vivido procesos de independencia en medio de la descomposición de sus Estados. Es decir, dispone de amigos en los países que se volvieron a independizar después de la desaparición de la antigua Yugoslavia y de la antigua URSS. Esos países han sido el caladero en el que tanto la Generalitat como los partidos independentistas han intentado pescar para lograr apoyos internacionales.

En realidad, ningún alto cargo de un Gobierno de esos países recibió jamás a un representante de la Generalitat y muy pocos tuvieron algún desliz de simpatía hacia la secesión de Cataluña. Aún así, en los círculos soberanistas se considera que ese sigue siendo un mercado ideológico prioritario para comenzar a arañar simpatías en el panorama internacional, que es la asignatura pendiente del soberanismo y que se considera el paso más importante para oficializar la ruptura con España. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) también pesca ahora en esas aguas: prepara un Congreso de Independencias Unilaterales para los días 7 y 8 de mayo.

Como invitados estrella, los dirigentes soberanistas contarán con tres nombres propios de Eslovenia, Letonia y Estonia. Se trata de Dimitri Rupel, exministro de Exteriores durante el proceso de independencia de Eslovenia; el estonio Ülo Laanoja, uno de los organizadores de la Vía Báltica (en la que se inspiró la ANC para realizar las masivas manifestaciones durante años) y el letón Vents Armands Krauklis, exdiputado, alcalde de la ciudad de Valka y exdirigente del Frente Popular de Letonia. En el elenco de invitados también cuenta con el puertorriqueño Ramón Grosfoguel, miembro del Grupo Modernidad/Colonialismo (Grupo M/C) y profesor asociado en la Universidad de Berkeley.

Foto: Foto: Reuters.

De hecho, la ANC no ha descubierto nada del otro mundo. Rupel y Laanoja son viejos conocidos de las tierras catalanas, porque ambos se encontraban entre el puñado de simpatizantes soberanistas invitados por la Generalitat de Cataluña en las semanas anteriores al referéndum del 1 de octubre. Rupel, según la documentación que obra en un sumario judicial que investiga los gastos del referéndum, fue invitado a Cataluña del 18 de septiembre al 2 de octubre de 2017. Su estancia en tierras catalanas también fue sufragada por el erario público.

Portavoz de ‘observadores internacionales’

Según la ANC, Rupel fue el “portavoz de los observadores internacionales durante el referéndum del 1 de octubre”. Se trata, pues, de uno de los principales apoyos externos que tiene el independentismo catalán, aunque su peso político no sólo en el panorama internacional, sino dentro de su propio país, es más bien pequeño. Además, este exdirigente mantuvo reuniones en 2017 con el entonces responsable de la consejería de Exteriores, Raül Romeva, que actualmente cumple condena por el 1-O.

La importancia de Eslovenia en el ideario secesionista catalán viene dada porque su proceso, que costó un centenar de muertos y varios cientos de heridos, fue puesto como ejemplo tanto por el ‘president’ Quim Torra como por el actual consejero de Empresa, Ramon Tremosa. En el país exyugoslavo, otro de los grandes aliados de los independentistas es otro exministro de Exteriores esloveno, Ivo Vajgl, que intentó ayudar a la Generalitat a encontrar aliados en Europa, sin resultado positivo. Vajgl, que también fue eurodiputado y trabó amistad con Romeva porque sus escaños estaban juntos, no ha sido invitado a este congreso.

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión con el presidente de Eslovenia, Borut Pahor. (Cedida por la Presidencia de la Generalitat)

Laanoja tuvo menos suerte que su colega esloveno: fue invitado a Cataluña sólo del 24 al 27 de mayo de 2017. El Diplocat, el organismo que se ocupa de la ‘diplomacia’ paralela de la Generalitat, le pagó el viaje (vuelo Tallín-Barcelona-Tallín), el hotel y la manutención durante esos días, según consta en la relación de pagos del organismo público. Pero, en realidad, este activista estonio ya ha estado varias veces en Barcelona invitado por la ANC, la primera de ellas en junio de 2013, en la presentación de la Via Catalana, copiada de la Báltica. En aquel momento, se preparaba una Diada de Cataluña con una acción muy visual: enlazar el norte con el sur de la comunidad mediante una cadena humana, lo mismo que hicieron las tres repúblicas bálticas cuando la URSS se desintegraba.

Laanoja fue uno de los primeros acérrimos catalanistas en el continente y partidario de la teoría -luego desmentida con todas las letras- de que la UE no podría expulsar a Cataluña si ésta se independizaba. Esta teoría también era abonada por la cúpula de la Generalitat y del Govern, aunque hoy en día se asume que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE automáticamente. Además, tras las condenas del 1-O fue uno de los más críticos con la sentencia y el difusor internacional de que en España “hay presos políticos”.

Un radical en TV3

Mas enjundia tiene Ramón Grosfoguel, un acérrimo partidario de la independencia al que en ocasiones JxCAT ha utilizado en TV3 como ariete contra su eterno rival Oriol Junqueras. Grosfóguel es un activista que considera al PSOE un “partido fascista” y dice que Podemos es “la violación del derecho a autodeterminación y lo opuesto a al soberanía de los pueblos”. En las elecciones autonómicas catalanas de diciembre de 2017, participó en algunos actos de la CUP y ha llegado a calificar al ‘junquerismo’ de ‘rendición’ en la televisión pública catalana. Se trata, pues, de un ‘francotirador’, ideológicamente hablando.

Foto: El presidente de ERC, Oriol Junqueras (d), junto al candidato del partido a la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

El elenco de participantes en el peculiar congreso de la ANC se completa con los catalanes Xavier Cuadras, Albert Noguera, Eulàlia Pasqual, Jordi Arrufat y Daniel Soler. El congreso tendrá cinco seminarios que celebrarán sus sesiones a puerta cerrada. En esas sesiones, se discutirán temas como la defensa y la seguridad, la economía, las relaciones internacionales, los procesos constituyentes y las estrategias de desobediencia civil “para extraer lecciones y aprendizajes que puedan ser útiles para reactivar y reimpulsar el movimiento independentista catalán”.

Laanoja participa en la sesión sobre las relaciones internacionales y la estrategia de internacionalización del proceso independentista. Especialmente interesante es la sesión de ‘Seguridad y Defensa’, en la que se expondrán “los principales aprendizajes en el campo militar, especialmente en lo referente al rol que jugaron los Cuerpos armados durante los respectivos procesos de autodeterminación, la creación de unas Fuerzas Armadas propias en los países bálticos y en Eslovenia después de sus independencias y los modelos de Defensa desarrollados e implementados en cada caso”.

Foto: Vista del hemiciclo del Parlament. (EFE)

La moderadora de esta clase es Diana Coromines, una extécnica de la delegación del Govern en los países bálticos que fue de tercera en la lista de Jordi Graupera en las municipales por Barcelona (la candidatura auspiciada por la ANC) y que tras ser despedida del Diplocat por la aplicación del artículo 155 quiso hacer negocio, pretendió hacer dinero impartiendo cursillos de formación para catalanes con vocación militar. Coromines es miembro del radical Grupo Koiné, que propugna el catalán como lengua única en Cataluña: “El catalán ha de ser la lengua del poder. Y eso implica, evidentemente, hacer políticas para que el castellano recule en Cataluña. No hacerlo equivale a dejar que la lengua del enemigo acabe siendo la lengua de Cataluña”, recordaba en julio de 2019.

La disertación de Grosfóguel, por su parte, versará sobre ‘Desobediencia civil y estrategias de control de territorio’, en la que se analizarán las estrategias, metodologías y acciones de desobediencia civil que se llevaron a cabo en las repúblicas bálticas, “incluyendo protestas no violentas, acciones de no cooperación o resistencia ante la intervención de las fuerzas militares de ocupación y que, juntamente con la acción institucional en el ámbito parlamentario, fueron determinantes en la conquista de los objetivos”. Se trata, pues, de estrategias sobre las que la ANC y los sectores más radicales del independentismo ya se han puesto sobre la mesa en varias ocasiones y por las que apuestan para crear inestabilidad y desgastar al Estado español a través de la insistencia y la paciencia.

Independencia de Cataluña Generalitat de Cataluña Internacional Unión Soviética (URSS) Internacionalización
El redactor recomienda