Desfase en el Triángulo de Oro de la Costa del Sol: mansiones, VTC y cocaína rosa
  1. España
NUMEROSAS ACTUACIONES POLICIALES

Desfase en el Triángulo de Oro de la Costa del Sol: mansiones, VTC y cocaína rosa

Detectan una fiesta ilegal en la zona residencial entre Marbella, Benahavís y Estepona en la madrugada del domingo pasado; no es la primera y la Policía cree que no será la última

placeholder Foto: Un empleado toma la temperatura a un joven en un 'pub'. (EFE)
Un empleado toma la temperatura a un joven en un 'pub'. (EFE)

Triángulo de Oro de la Costa del Sol. Una reducida y exclusiva zona entre Marbella, Estepona y Benahavís, lugar de residencia y descanso de importantes empresarios, deportistas y políticos de todo el mundo. Donde las villas de lujo escapan a las fluctuaciones del mercado, sus precios no bajan de varios millones de euros y a la que únicamente se llega por unos sinuosos carriles que propician la intimidad exigida por sus vecinos. Este espacio residencial fue el escenario en el que en la madrugada del pasado domingo 18 se celebró una gran fiesta ilegal con porteros trajeados que portaban detectores de metales, una procesión de VTC que trasladaba a los asistentes, supuestas prostitutas de lujo, cocaína rosa (la droga de moda entre la ‘jet’) y rumores sobre la presencia de un grupo de deportistas nórdicos.

Fuentes consultadas por El Confidencial explicaron que la mansión en la que se celebró el evento se ubica concretamente en el término municipal de Benahavís, pero como está en una especie de cruce de caminos con Marbella y Estepona, las llamadas de aviso llegaron a la Policía Local, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Efectivos de estos cuerpos se desplazaron a la zona y, desde un punto en el que no podían ser vistos, divisaron una cifra anormal de coches de lujo estacionados en los alrededores de una de las mansiones, en cuya puerta de entrada había dos vigilantes trajeados que llevaban detectores de metales portátiles.

Foto: Investigan muerte de un hombre por disparos en una urbanización de Marbella.

El personal de seguridad, no obstante, detectó la presencia de los agentes en los alrededores y, tras aproximarse para confirmar sus sospechas, salieron corriendo y comenzaron a dar la voz de alarma a través de los sistemas de comunicación que los conectaban con el interior de la fiesta.

En ese instante, según las fuentes consultadas, los asistentes comenzaron a cerrar todas las ventanas, apagaron la música y las luces y se encerraron en el interior de la villa. Ante las dudas sobre cómo proceder entonces, generadas por la reciente polémica de la entrada en una vivienda de Madrid derribando la puerta de entrada, los policías permanecieron en el exterior y detuvieron varios vehículos VTC en los que algunos rezagados llegaban a la fiesta pasadas las cuatro de la madrugada. De uno de ellos se bajaron cuatro mujeres (dos colombianas y dos venezolanas) que fueron interceptadas por los agentes y que reconocieron que iban a la celebración, en la que supuestamente se encontraban miembros de un equipo deportivo nórdico.

Los registros realizados por los policías revelaron que algunos de los asistentes sorprendidos ocultaban entre sus pertenencias diversas cantidades de lo que se conoce como cocaína rosa, también llamada tusi, tucibi, nexus o Eros, una droga que se está extendiendo entre las clases altas y que tiene un precio de 100 euros el gramo.

Foto: contrato-alquiler-desmiente-interior-vivienda-desalojo-fiesta-piso-turistico

Las fuentes consultadas explicaron que, tras permanecer un tiempo prudencial en la zona, y dado que la situación se había calmado, el dispositivo policial acabó levantándose.

“No se concentra en un núcleo urbano”

A esta fiesta ilegal se suman muchas otras que, desde que se decretó el estado de alarma, se han celebrado en la Costa del Sol occidental. Algunas de ellas, con un elevado número de asistentes; y otras, con un toque singular como la presencia de ‘influencers’.

José Óscar Camacho, delegado en Marbella del Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (SIP-AN), explicó que el fenómeno no es exclusivo de esta zona del litoral malagueño, pero sí destaca un factor diferenciador: “Los asistentes son gente con dinero”. Clientes de alto poder adquisitivo que encuentran en estos domicilios o establecimientos a puerta cerrada un lugar para seguir divirtiéndose.

Foto: Comisaría de Policía Nacional en Marbella (Málaga). (CNP)

El problema de Marbella es que no se concentra en un núcleo urbano, cuenta con muchas zonas residenciales apartadas y casas de veraneo que ahora se alquilan y utilizan para albergar estas fiestas ilegales”, manifestó a este periódico, al que detalló el alto grado de organización de estos eventos: “Tienen relaciones públicas, DJ y porteros y se organizan a través de las redes sociales”.

Camacho advirtió que estos inmuebles no reúnen las medidas de seguridad necesarias para acoger a grandes cantidades de personas, por lo que no están preparados si se produce una situación de riesgo como un incendio.

En el municipio marbellí “apenas se han producido intervenciones por botellón en las calles” y las celebraciones ilegales se concentran en casas y negocios, por lo que en su detección está siendo clave la colaboración de los vecinos y la “gran ayuda” que están prestando los vigilantes de seguridad de las urbanizaciones, que son lo que habitualmente dan la voz de alarma cuando se producen ruidos o concentraciones de gente. “La gente está confundiendo libertad con libertinaje”, señaló el delegado local del SIP-AN, quien lamentó que la irresponsabilidad de algunos ciudadanos y hosteleros —“los mínimos”— está generando contagios, “como los de dos compañeros que intervinieron en una fiesta ilegal en la discoteca Olivia Valère”.

Más detenciones por el DJ fallecido

Caso cerrado. La Policía Nacional ha detenido a diez personas en relación con la muerte de un ‘disc jockey’ que recibió un disparo en el cuello durante la celebración de una fiesta ilegal en Marbella. Entre los arrestados, además del presunto responsable de los disparos, un varón de 30 años y nacionalidad alemana, al que atribuyen los delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas, se encuentran: un escolta del principal investigado, dos organizadores del evento, tres integrantes del personal de seguridad y un DJ compañero de la víctima. A todos ellos se les acusa de encubrimiento y omisión del deber de socorro.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del día 29 de marzo, en una villa de la urbanización Guadalmina Alta. En el interior de la vivienda, que había sido alquilada para la celebración del evento ilegal, los agentes localizaron a la víctima, un hombre español de 40 años, con un impacto en el cuello. Los servicios sanitarios solo pudieron certificar su fallecimiento.

Según ha concluido la investigación, el DJ presuntamente recibió amenazas de muerte por parte del principal investigado, a quien al parecer no le gustaba la música que estaba pinchando y que amedrentó a la víctima para que la cambiara.

La Comisaría Provincial de Málaga ha informado de que, durante el transcurso de la noche, el supuesto homicida extrajo un arma de fuego y efectuó dos disparos al techo del salón donde se concentraban numerosos asistentes. Un proyectil alcanzó de arriba abajo al ‘disc jockey’, entrándole por el cuello y llegando hasta un pulmón. Tras el suceso, todos los asistentes al evento huyeron de la villa y abandonaron a la víctima sin avisar a los servicios de emergencias.

Las primeras detenciones se produjeron en menos de 48 horas con la localización en la capital malagueña del presunto autor de los disparos, un hombre de 30 años y nacionalidad alemana vinculado a la banda motera Ángeles del Infierno. En ese momento estaba acompañado por su escolta y se les atrapó antes de que ambos intentaran huir del país.

Triángulo de Oro de la Costa del Sol. Una reducida y exclusiva zona entre Marbella, Estepona y Benahavís, lugar de residencia y descanso de importantes empresarios, deportistas y políticos de todo el mundo. Donde las villas de lujo escapan a las fluctuaciones del mercado, sus precios no bajan de varios millones de euros y a la que únicamente se llega por unos sinuosos carriles que propician la intimidad exigida por sus vecinos. Este espacio residencial fue el escenario en el que en la madrugada del pasado domingo 18 se celebró una gran fiesta ilegal con porteros trajeados que portaban detectores de metales, una procesión de VTC que trasladaba a los asistentes, supuestas prostitutas de lujo, cocaína rosa (la droga de moda entre la ‘jet’) y rumores sobre la presencia de un grupo de deportistas nórdicos.

Marbella Lujo Fiestas
El redactor recomienda