Las fiestas y el dinero negro de los dirigentes de ERC en Villa Bugatti
  1. España
Operación Voloh

Las fiestas y el dinero negro de los dirigentes de ERC en Villa Bugatti

Vendrell utilizó la pantalla de una fundación para niños con necesidades especiales, El Brot, para lograr la recalificación de Villa Bugatti, donde se celebraban eventos y cenas políticas

placeholder Foto: La finca con la que Villa Bugatti se anuncia en su página.
La finca con la que Villa Bugatti se anuncia en su página.

El último informe de la Guardia Civil sobre la operación Voloh condensa en 234 páginas el desarrollo de un pelotazo urbanístico liderado por uno de los principales dirigentes en la sombra del 'procés', el exconsejero de ERC y empresario Xavier Vendrell, detenido el 28 de octubre de 2020 por los delitos de malversación de caudales públicos, apropiación indebida, tráfico de influencias y prevaricación administrativa. Los hechos se concentran en una finca de Cabrera de Mar (Barcelona) llamada Villa Bugatti, pero tienen implicaciones en otros puntos del territorio catalán y salpican incluso al Govern.

Las escuchas telefónicas y la documentación intervenida por los agentes de la Unidad de Policía Judicial de Cataluña del instituto armado han revelado que Vendrell utilizó la pantalla de una fundación para niños con necesidades especiales, El Brot, para lograr la recalificación de la parcela de Villa Bugatti, propiedad de uno de sus socios, Patricio Chadwick, también imputado. Lo primero que descubrieron los agentes en el registro de esas instalaciones es que había una decena de edificios construidos sin ningún tipo de permiso. Villa Bugatti también carecía de licencia para celebrar eventos y actos culturales, pero llevaba años acogiendo bodas, comuniones y congresos empresariales y, en verano, Vendrell organizaba grandes fiestas a las que asistía medio Govern. Hasta festivales de música que algunos de los implicados valoraban como la panacea que colocaría Cabrera en el mapa musical de Cataluña.

Foto: Pere Aragonés. (EFE)

Una de esas últimas cenas políticas tuvo lugar el 14 de septiembre de 2019. Asistieron el entonces presidente del Parlament, Roger Torrent; el consejero de Interior en ese momento, Miquel Buch; así como la de Justicia, Ester Capella; el de Educación, Josep Bargalló, y el de Trabajo, Chakir El Homrani, todos ellos republicanos. No obstante, también participaron otros miembros del Ejecutivo autonómico de Junts per Catalunya, como Damià Calvet, de Territorio, y Jordi Puigneró, de Políticas Digitales. Vendrell tenía hilo directo con el Palau y no tenía problemas en utilizarlo para agilizar sus negocios. La Guardia Civil interceptó decenas de conversaciones del antiguo dirigente de ERC con los consejeros de su partido y, también, con la fugada Marta Rovira, que sigue ejerciendo una enorme influencia en la organización. La causa se encuentra a cargo del titular del Juzgado 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre.

Vendrell pedía favores a todas horas, según refleja el sumario. En julio de 2020, en pleno proceso de desescalada por el coronavirus y con fuertes restricciones en vigor en Cataluña, el cabecilla de Voloh telefoneó al entonces secretario general de Interior y responsable de los Mossos d'Esquadra, Brauli Duart, para asegurarse de que no tendría problemas para organizar una cena multitudinaria en Villa Bugatti. Duart le tranquilizó diciéndole que Cabrera estaba fuera del radar, pero Vendrell le pidió que fuera flexible con la hora de fin de la actividad para que no le obligaran a desalojar el evento “antes de las 12 de la noche”. “Que me muero... Que tengo preparado todo para 450 personas”, dijo el exdirigente de ERC.

Foto: Xavier Vendrell (d), tras su puesta en libertad. (EFE)

Las redes de Vendrell abarcaban todos los niveles de la Administración. Con la excusa de construir un nuevo centro educativo en Villa Bugatti, logró que el alcalde, Jordi Mir, de Junts per Catalunya, y el concejal de Urbanismo, Enric Mir, de ERC, aprobaran una modificación ilegal del plan de ordenamiento municipal para elevar “el techo máximo de uso hotelero de 3.000 metros cuadrados a 6.000” y que, de los cuatro edificios que se podían construir como máximo en ese espacio, se pudieran levantar seis: “Dos edificios de tres plantas, dos de otras dos plantas y otro de una”, según el informe policial, al que ha tenido acceso El Confidencial. La propiedad duplicó inmediatamente su precio de cinco a 10 millones de euros.

Durante los registros, los investigadores hallaron en el despacho del concejal Enric Mir 38.000 euros en efectivo, como adelantó este diario. Las explicaciones del edil no convencieron ni a su propio partido, que le invitó a dimitir. Las diligencias relacionan esos fondos con la recalificación irregular de Villa Bugatti y con varias intervenciones telefónicas en las que se admite el manejo de “dinero negro”. En concreto, el socio de Vendrell, Patricio Chadwick, habría puesto dinero B para entrar en la sociedad con la que iban a dar el pelotazo, Maresme Futur. Un tercero, Toni Segarra, mencionó el dinero negro en una conversación con Vendrell. Este le reprendió por ser tan imprudente por teléfono. “¡Joder, Toni, hostia!”. En otros pasajes, queda demostrado que utilizaba palabras clave para comunicarse.

Foto: Agentes de la Guardia Civil custodian la puerta del Ayuntamiento de Cabrera de Mar (Barcelona). (EFE)

De la documentación intervenida y las decenas de horas de pinchazos telefónicos, la Guardia Civil ha ido reconstruyendo parte de los proyectos que Vendrell tenía para ese terreno que tanto dio de sí. Planeaba construir un hotel y una residencia de estudiantes y había logrado —dice el informe— que el Ayuntamiento de Cabrera no solo ampliara los metros permitidos para esta actividad, sino que también le cediera parte de una carretera y una rotonda, según se desprende de una modificación del proyecto aprobada ya en 2020.

Una escuela internacional de cocina

Para que al terreno no le faltara de nada, se proyectaba también la construcción de una escuela, en un primer momento destinada a educación especial. Con esta coartada, el entramado logró que las edificaciones se consideraran de interés público. El plan inicial se modificó para convertirse no solo en un colegio sino en todo un complejo educativo que dispondría de equipamientos complementarios como "un espacio gastronómico" para restauración y banquetes, una escuela internacional de cocina y hostelería y viviendas vinculadas a las actividades.

En este proyecto, la Guardia Civil ha detectado una de las derivadas de la trama que afecta a miembros del Govern. Parte de la financiación del 'pelotazo' se obtuvo a través de la Generalitat, que propició que La Caixa donara fondos para fines sociales que fueron posteriormente desviados a empresas vinculadas con Vendrell, indica el informe, que llega a mencionar al actual 'president', Pere Aragonès, como una de las personas que avalaron el convenio cuando se encontraba al frente del departamento de Economía.

El último informe de la Guardia Civil sobre la operación Voloh condensa en 234 páginas el desarrollo de un pelotazo urbanístico liderado por uno de los principales dirigentes en la sombra del 'procés', el exconsejero de ERC y empresario Xavier Vendrell, detenido el 28 de octubre de 2020 por los delitos de malversación de caudales públicos, apropiación indebida, tráfico de influencias y prevaricación administrativa. Los hechos se concentran en una finca de Cabrera de Mar (Barcelona) llamada Villa Bugatti, pero tienen implicaciones en otros puntos del territorio catalán y salpican incluso al Govern.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Mossos d'Esquadra Cataluña Corrupción Fiestas
El redactor recomienda