El PP busca exportar el modelo de Rivera con apoyos de la sociedad civil e intelectuales
  1. España
LA CONVENCIÓN DE OTOÑO, CLAVE

El PP busca exportar el modelo de Rivera con apoyos de la sociedad civil e intelectuales

La absorción de Cs es una pata de la estrategia. El objetivo es crear un entorno de ideas y programas con apoyo de la sociedad civil y situar al PP como única alternativa de Gobierno

placeholder Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

El proyecto de ensanchar las bases del Partido Popular para consolidarlo como única alternativa posible a Pedro Sánchez, que desde hace meses se simplifica en la reunificación del centro derecha, tendrá su momento álgido en la convención nacional que la formación celebrará el próximo otoño. Lo que Pablo Casado denominó a mediados de febrero “una integración de millones de españoles en torno a una agenda nacional compartida” que pasa, necesariamente, por una renovación programática que los populares no han tenido tiempo de acometer.

El líder del PP avanzó que el objetivo de la convención es precisamente ese, abrir el proyecto “a todos los españoles, a la sociedad civil, distintos sectores y captar talento dentro y fuera del partido”. Un plan que la formación de Casado tenía pendiente casi desde su designación como presidente, en el verano de 2018, y que entre procesos electorales se ha ido postergando. A pesar del inesperado adelanto electoral de Madrid previsto para el 4 de mayo, el PP se encuentra inmerso ya en ese proceso que tiene muchas similitudes a la hoja de ruta iniciada por Albert Rivera en los últimos años de su liderazgo.

La reunificación del centro derecha no pasa solo por absorber partidos como Ciudadanos, en el punto de mira de Casado desde la debacle de noviembre de 2019 que lo dejó en 10 diputados y que, finalmente, tras vaivenes estratégicos y el fracaso de la moción de censura en Murcia ha terminado precipitándose. Pero la captación de cuadros de la formación naranja (como el salto de Toni Cantó a la lista electoral de Ayuso o el goteo de marchas en distintos parlamentos autonómicos, Congreso y Senado, que probablemente se unirán a las filas populares tras un breve paso por el Grupo Mixto) es solo una de las patas en la nueva estrategia del PP.

Foto: El exdiputado de Ciudadanos, Toni Cantó. (EFE)

El verdadero objetivo de la formación es exportar el modelo puesto en marcha por Ciudadanos, que contaba con apoyo externo de intelectuales e incorporó miembros de la sociedad civil al proyecto, consiguiendo incluso que militaran y encabezaran listas electorales. Aquel espíritu de Rivera es el que el PP quiere ahora conquistar con un programa renovado y el respaldo de personas conocidas en distintos ámbitos que confíen realmente en Casado como la única posibilidad de sacar a Pedro Sánchez y Podemos de la Moncloa en las próximas elecciones generales.

El auge de Vox en todos los procesos electorales con la excepción de Galicia, y que podría encontrarse el primer freno en Madrid por el tirón indiscutible de Ayuso, no parece haber tocado techo. Hasta el punto de que Santiago Abascal pretende protagonizar la campaña madrileña para convertirla en una convocatoria nacional y retener su bolsa de votantes. Aun así, en el PP se mantienen confiados en que Vox nunca llegará a los niveles de su partido y mucho menos a visualizarse como una alternativa efectiva. Por eso, más allá de las políticas de pactos, los populares consideran que ha llegado la hora de construir un entorno de ideas y programas que vuelvan a situar el PP como la única opción frente al PSOE, que no seguirá en el poder sin el apoyo de Podemos, los independentistas catalanes y otros grupos como Bildu.

placeholder Albert Rivera, junto a Mario Vargas Llosa. (EFE)
Albert Rivera, junto a Mario Vargas Llosa. (EFE)

El fichaje de Fran Hervías, exsecretario de Organización de Ciudadanos y principal responsable de la implantación del partido en toda España, tiene mucho que ver con este objetivo. El interés del PP en Ciudadanos no se limita a cargos públicos y a la posibilidad de integrarlos en sus listas para el siguiente ciclo electoral (que ocurrirá), sino en relanzar la imagen del PP de una vez por todas. En la convención de otoño, Casado aspira a concitar destacados perfiles de distintos ámbitos que puedan aportar en esa 'agenda compartida' abierta a la sociedad. Y el papel que pueda desempeñar el excargo del partido naranja es esencial.

El lema de Rivera en 2015, cuando por primera vez se presentó como candidato a unas generales, iba unido al de 'sociedad civil'. En aquella cita electoral, sumó algunos independientes a su lista, como la escritora Marta Rivera de la Cruz (cuatro años después, fue consejera de Cultura en la Comunidad de Madrid), y consiguió que de manera simbólica cerrara la misma lista el escritor Juan José Armas Marcelo. El intelectual reconoció que volvía a votar con la misma ilusión que su padre lo hizo antes por Adolfo Suárez. Desde ese momento hasta abril de 2019, el empeño por sumar apoyos de ese perfil fue continuo. Y, de hecho, la participación activa de escritores e intelectuales en los programas y los argumentarios fue continua, de la mano de Mario Vargas Llosa, Fernando Savater, Elvira Roca, Antonio Escohotado, Teresa Giménez o Mercedes Monmany.

Foto: El expresidente del Gobierno, José María Aznar (i), conversa con el presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Hay que pensar que los 15 fundadores de la organización política que luego sería el partido Ciudadanos fueron en su mayoría escritores y poetas. Entre ellos, estaban también Félix de Azúa, Albert Boadella, Francesc de Carreras, Félix Ovejero, Ana Nuño o Xavier Pericay.

Saliendo de esa dinámica, en las propias listas de abril de 2019 (cuando Rivera llegó a ambicionar el sorpaso al PP), advirtió de que apostaría por una candidatura “con talento externo” y acometió fichajes como el de Edmundo Bal (abogado del Estado cesado por Pedro Sánchez por negarse a firmar el escrito de acusación contra los presos del 'procés' que evitaba la rebelión, hoy candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid) o el exdirectivo de Coca-Cola Marcos de Quinto.

El proyecto de ensanchar las bases del Partido Popular para consolidarlo como única alternativa posible a Pedro Sánchez, que desde hace meses se simplifica en la reunificación del centro derecha, tendrá su momento álgido en la convención nacional que la formación celebrará el próximo otoño. Lo que Pablo Casado denominó a mediados de febrero “una integración de millones de españoles en torno a una agenda nacional compartida” que pasa, necesariamente, por una renovación programática que los populares no han tenido tiempo de acometer.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Albert Rivera
El redactor recomienda