Puigdemont maniobra para hacer caer por efecto dominó a los magistrados del TC
  1. España
Recusaciones

Puigdemont maniobra para hacer caer por efecto dominó a los magistrados del TC

Su defensa quiere apartar a Cándido Conde-Pumpido justo después de que su compañero Antonio Narváez aceptara abstenerse y adelanta que habrá más recusaciones posteriores

placeholder Foto: El magistrado del TC Cándido Conde-Pumpido. (EFE)
El magistrado del TC Cándido Conde-Pumpido. (EFE)

La partida de ajedrez de Carles Puigdemont no solo se juega en Europa y contra el juez Pablo Llarena. El 'expresident' del Gobierno catalán está maniobrando con varios tableros a la vez y, en uno de ellos, acaba de adelantar su torre. Su defensa ha solicitado la recusación del magistrado Cándido Conde-Pumpido justo después de que su compañero Antonio Narváez aceptara abstenerse de todas las cuestiones vinculadas con los políticos independentistas. Antes de esa abstención había sido recusado por asegurar en 2017 que el 'procés' fue un "golpe de Estado encubierto", más grave que el 23-F.

El entorno del 'expresident' considera que la salida de Narváez sienta un precedente y apunta ahora hacia otros magistrados sobre los que —en su opinión— existen dudas respecto a su imparcialidad por manifestaciones públicas. El siguiente en esta suerte de 'Diez negritos' del independentismo es nada menos que el coordinador de todos los asuntos del 'procés'. En un escrito adelantado por 'El Español' y al que ha tenido acceso El Confidencial, Puigdemont discute, a lo largo de más de 60 páginas, que el magistrado pueda conocer de los recursos que le afectan y, a la vez, respetar las garantías de acceso a un tribunal independiente.

Para ello, menciona una conferencia pronunciada por Conde-Pumpido en el Palacio del Congreso de los Diputados el 23 de noviembre de 2017 solo un día después de la que llevó a Narvaez a la abstención. "Lo que me preocupa es, concretamente, la pretensión de subvertir el Estado social y democrático de Derecho utilizando fraudulentamente la propia bandera de la democracia. Es decir, me preocupa la utilización populista de la contraposición entre una supuesta legitimidad democrática directamente emanada del pueblo y libremente interpretada por quienes la invocan, y la legalidad, la legalidad emanada de una Constitución que —esta sí— ha sido mayoritariamente aprobada. En resumen, me preocupa que se invoque la democracia, en concreto, la democracia directa, para derrocar la Constitución", dijo aquel día el miembro del TC.

A la vista de esta intervención, en la que el magistrado mencionó "el instrumento más contundente de que dispone el Estado de Derecho, que es la pena", Puigdemont considera que Conde-Pumpido apoyaba ya por entonces la existencia de indicios "para una imputación por los tipos penales de rebelión y de sedición". "Ya en aquel momento tenía formada una posición sobre la responsabilidad penal de los recurrentes en amparo que consideró oportuno expresar públicamente", dice. Añade al escrito otros motivos como su cercanía a uno de los fiscales del 'procés'.

placeholder Carles Puigdemont. (Reuters)
Carles Puigdemont. (Reuters)

Las fuentes del entorno independentista consultadas consideran que el modo de responder a esta nueva recusación puede ser clave. Indican que, si Pumpido no se aparta, "todos los recursos quedan tocados para el TEDH" e incluso van más allá y dicen que aquellos vistos hasta el momento "ya lo están porque él ha estado participando de ellos". También reconocen que esta no será su última recusación y que procederán en el futuro para apartar a otros magistrados.

La conferencia en cuestión no trataba sobre el 'procés'. Fue una mesa redonda sobre 'Fortalezas y debilidades de las democracias representativas', celebrada en la Cámara Baja, con asistentes de todos los partidos, en el marco de la conmemoración del 40 aniversario de la incorporación de España al Consejo de Europa. La intervención del magistrado fue de carácter jurídico y genérico, con referencias a sentencias ya dictadas por el TC y señalando los problemas que una democracia puede sufrir desde el ámbito interno.

En Pleno

Otro de los puntos en el que los de Puigdemont ponen el acento es la forma en la que se aceptó la abstención de Narváez. Fue el pasado febrero y en un Pleno por unanimidad. Narváez, exfiscal y miembro del sector conservador del TC, había sido recusado por varios líderes independentistas en prisión por unas manifestaciones que realizó en 2017 durante una conferencia titulada 'El problema catalán, perspectiva constitucional'.

Su decisión provocó que declinara las ponencias de los recursos de amparo que le habían correspondido, los de la exconsejera Dolors Bassa y el de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. Considera, según señalaba el propio TC en un comunicado, que con esta decisión "contribuye a explicitar la independencia e imparcialidad del Tribunal al que se honra en pertenecer".

La partida de ajedrez de Carles Puigdemont no solo se juega en Europa y contra el juez Pablo Llarena. El 'expresident' del Gobierno catalán está maniobrando con varios tableros a la vez y, en uno de ellos, acaba de adelantar su torre. Su defensa ha solicitado la recusación del magistrado Cándido Conde-Pumpido justo después de que su compañero Antonio Narváez aceptara abstenerse de todas las cuestiones vinculadas con los políticos independentistas. Antes de esa abstención había sido recusado por asegurar en 2017 que el 'procés' fue un "golpe de Estado encubierto", más grave que el 23-F.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Carles Puigdemont Tribunal Constitucional Independencia de Cataluña Cándido Conde-Pumpido Nacionalismo Catalán
El redactor recomienda