Ciudadanos descarta sorpresas en Castilla y León y mantendrá su Gobierno con Mañueco
  1. España
AL PSOE NO LE DAN LOS NÚMEROS

Ciudadanos descarta sorpresas en Castilla y León y mantendrá su Gobierno con Mañueco

Tras la marcha de una de sus procuradoras al Grupo Mixto, Ciudadanos asegura que mantiene fieles a los 11 restantes. Al PSOE no le dan los números y la moción fracasará

Foto: Alfonso Fernández Mañueco (PP) y Francisco Igea (Cs). (EFE)
Alfonso Fernández Mañueco (PP) y Francisco Igea (Cs). (EFE)

La presión política viajará de Murcia a Castilla y León este lunes con el debate de otra moción de censura que pretende romper el Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos. Las alarmas saltaron hace unos días cuando una procuradora del partido naranja, María Montero Carrasco, abandonó el grupo parlamentario sin renunciar al acta y sin aclarar qué hará en la moción presentada por el socialista Luis Tudanca. Los números van justos, pero Ciudadanos descarta que pueda haber sorpresas. Fuentes del entorno de Francisco Igea, vicepresidente de la Junta, aseguran que sus otros once procuradores no se moverán del no.

Incluso aunque Montero la apoyara, el PSOE (35 procuradores) seguiría necesitando otro sí de Ciudadanos. Solo tiene confirmado el respaldo de los dos parlamentarios de Podemos (integrados en el Grupo Mixto). Vox (tiene uno) confirmó que votará en contra. Tampoco los procuradores de Unión del Pueblo Leonés y Por Ávila (en el mismo grupo) han revelado su sentido del voto. Si todos ellos se decantaran por favorecer la moción, Tudanca aún requiere de otro apoyo naranja, que en el partido aseguran que no llegará. La iniciativa, por tanto, fracasará y el ejecutivo que encabeza el popular Alfonso Fernández Mañueco saldrá fortalecido.

La coalición es fuerte, aunque en 2019 Igea era partidario de un cambio de Gobierno tras décadas de populares

Esa es la idea que tienen los dos socios de Gobierno después de la psicosis que generó la moción de censura en Murcia y que ha terminado volando los puentes entre PP y Ciudadanos. Fernando López Miras consiguió retener la presidencia y formó un nuevo Gobierno con los tres tránsfugas de Ciudadanos (la que ya era vicepresidenta y dos diputados a los que ha hecho consejeros) y el apoyo de tres diputados que fueron expulsados de Vox. En la negociación sigue encima de la mesa que una de ellas se convierta también en consejera, lo que introduciría por primera vez a personas provenientes de Vox en un Gobierno con el PP.

En Castilla y León la coalición es fuerte. Todo ello a pesar de que en 2019 Igea era partidario de un cambio de Gobierno tras décadas de populares. No pudo convencer a la dirección nacional para pactar con el PSOE. Casi dos años después, el Ejecutivo se ha consolidado y el vicepresidente siempre ha descartado cualquier cambio en ese sentido. También Inés Arrimadas mantiene contactos fluidos con Mañueco, especialmente después de lo de Murcia, encaminados a asegurar la estabilidad en esta región.

placeholder Inés Arrimadas y Pablo Casado. (EFE)
Inés Arrimadas y Pablo Casado. (EFE)


La dimisión de la procuradora de Ciudadanos (que no ha renunciado al escaño a pesar de las peticiones de su partido) puso patas arriba el escenario de nuevo. En su carta de dimisión, Montero aseguraba que no seguiría en un grupo parlamentario “que no ha cumplido con las promesas hechas a los ciudadanos de Castilla y León ni con la regeneración”. Igea mostró su respeto ante la decisión, pero el partido envió un comunicado recordándole la carta ética firmada por todos los miembros de la formación y que en su punto 16 exige al cargo saliente elegido o designado por Ciudadanos que devuelva su acta “en el supuesto de que cese en la militancia del partido por cualquier causa o si en el futuro no estuviera moralmente dispuesto a cumplir alguno de los compromisos antes descritos”.

La idea de la moción de censura en Castilla y León llevaba sobrevolando semanas. De hecho, a esta región llegó antes incluso que en Murcia. Pero el partido naranja dejó claro a los socialistas que no la apoyarían en ningún caso. Tampoco en Andalucía. La sorpresa llegó de un día para otro en la región murciana cuando PSOE y Ciudadanos anunciaron un acuerdo que afectaba tanto a la comunidad como al ayuntamiento de la ciudad.

La situación entre PP y Ciudadanos ha sometido a un estrés total a las instituciones que siguen compartiendo

El PP empezó a moverse para abortar la operación y, finalmente, lo consiguió gracias a la ruptura total del grupo naranja. El malestar en el partido de Arrimadas en esa región, sumado a la falta de transparencia, dio como resultado un fracaso estrepitoso de la moción antes incluso de ser debatida. Al final, de los seis diputados naranjas solo dos apoyaron a su propia candidata.

La situación entre PP y Ciudadanos, que a nivel nacional parece ya irreconciliable, ha sometido a un estrés total a las instituciones que siguen compartiendo. La crisis murciana provocó el adelanto electoral en Madrid y la dimisión de Ignacio Aguado como candidato tras años liderando el partido naranja en la región. Edmundo Bal, ahora al frente de la candidatura si las primarias lo confirman, tiene por delante un reto complicado: actuar como partido bisagra, con entendimientos a izquierda y derecha. En el segundo caso requiere de una reconstrucción de relaciones con Isabel Díaz Ayuso.

Foto: Pablo Casado, en primer plano. Inés Arrimadas, al fondo. (EFE)

Los ataques entre miembros de las direcciones nacionales con continuos y la embestida del PP, un hecho: “Arrimadas no tiene palabra” es el nuevo ‘leitmotiv’ en la calle Génova. El goteo de marchas de cargos de Ciudadanos mientras continúa la OPA hostil de los populares para acelerar la reunificación del centroderecha ya ha alcanzado el Congreso y el Senado, además de distintos territorios.

La presión política viajará de Murcia a Castilla y León este lunes con el debate de otra moción de censura que pretende romper el Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos. Las alarmas saltaron hace unos días cuando una procuradora del partido naranja, María Montero Carrasco, abandonó el grupo parlamentario sin renunciar al acta y sin aclarar qué hará en la moción presentada por el socialista Luis Tudanca. Los números van justos, pero Ciudadanos descarta que pueda haber sorpresas. Fuentes del entorno de Francisco Igea, vicepresidente de la Junta, aseguran que sus otros once procuradores no se moverán del no.

Incluso aunque Montero la apoyara, el PSOE (35 procuradores) seguiría necesitando otro sí de Ciudadanos. Solo tiene confirmado el respaldo de los dos parlamentarios de Podemos (integrados en el Grupo Mixto). Vox (tiene uno) confirmó que votará en contra. Tampoco los procuradores de Unión del Pueblo Leonés y Por Ávila (en el mismo grupo) han revelado su sentido del voto. Si todos ellos se decantaran por favorecer la moción, Tudanca aún requiere de otro apoyo naranja, que en el partido aseguran que no llegará. La iniciativa, por tanto, fracasará y el ejecutivo que encabeza el popular Alfonso Fernández Mañueco saldrá fortalecido.

Castilla y León Moción de censura Partido Popular (PP) Ciudadanos PSOE
El redactor recomienda