Cs se resigna a Aguado para Madrid: "Si no da un paso a un lado, hay que apoyarle"
  1. España
SI NO DA UN PASO AL LADO

Cs se resigna a Aguado para Madrid: "Si no da un paso a un lado, hay que apoyarle"

A pesar de los últimos nombres que suenan, en el partido asumen que, si Aguado no da un paso al lado, Arrimadas no apoyará a otro candidato. "No podemos abrir otra guerra interna"

placeholder Foto: Inés Arrimadas e Ignacio Aguado. (EFE)
Inés Arrimadas e Ignacio Aguado. (EFE)

Con la crisis de la izquierda resuelta de cara al 4 de mayo (Más Madrid concurrirá en solitario a pesar del intento de Pablo Iglesias por la lista unitaria), todas las miradas se dirigen ahora a Ciudadanos. Y a pesar de que existe un importante cuestionamiento interno sobre la idoneidad de Ignacio Aguado para concurrir a la batalla madrileña, teniendo en cuenta la situación en el partido con un goteo de bajas importantes y su enfrentamiento abierto a Isabel Díaz Ayuso, en la formación ven muy difícil que no sea él quien lidere la candidatura. De hecho, consideran que será el único peso pesado que concurra a las primarias, que podrían celebrarse este mismo domingo.

Los rumores sobre si Inés Arrimadas apostaría por otra persona para la cita electoral han sido continuos. Nombres como los de Edmundo Bal, Ángel Garrido e incluso Begoña Villacís han sonado sin parar. En las últimas horas algún dirigente ha impulsado a Malena Contestí, exdiputada de Vox fichada por Ciudadanos recientemente, y con un perfil forjado en las tertulias que podría confrontar con Ayuso.

En la ejecutiva nacional del pasado lunes, el valenciano Toni Cantó (que después se fue dando un portazo y anunciando su marcha de la formación) discutió abiertamente que el exvicepresidente regional pudiera repetir, asegurando que “él constituye uno de los elementos clave por los que se ha roto el Gobierno de Madrid”. En realidad, otros dirigentes, también de la ejecutiva, no esconden sus dudas sobre la candidatura. Reconocen que de haber tenido otro nombre claro con suficiente fuerza las circunstancias podrían haber sido otras. Pero tampoco ven viable abrir una nueva crisis interna

Foto: Toni Cantó, en su despedida como diputado y síndico de Ciudadanos en las Cortes Valencianas.

Y si dos dirigentes de peso se enfrentan en las elecciones internas, aseguran que se produciría con toda seguridad. “Si Aguado no hubiera dado el paso, estaríamos en otro escenario. Pero en el momento en el que dice con convicción que se presenta, no hay otra que apoyarle”, cuentan varios de sus compañeros. Teniendo en cuenta que las elecciones autonómicas se celebrarán en menos de un mes y medio y que las primarias deben celebrarse en unos días, el partido naranja no tiene margen de abrir ningún debate o emprender una búsqueda de nuevas candidaturas. Además, en el entorno de Aguado aseguran a este diario "que no tiene ninguna intención de dar un paso atrás".

Los nombres que estos días sobrevolaban la sede madrileña y también el Congreso, como publicó este diario, eran fundamentalmente dos. Edmundo Bal, portavoz nacional desde este lunes, adjunto en el Congreso y hombre fuerte de Arrimadas, además de diputado por Madrid. Su popularidad le llevó a las quinielas, pero su entorno lo sacó de la ecuación con la misma rapidez. “No tiene sentido plantear algo así. No podemos generar un problema para intentar solucionar otro”, explicaban en el partido, haciendo referencia al papel crucial que ahora mismo juega en la Cámara Baja el abogado del Estado. Aún más desde que este miércoles el grupo parlamentario perdió uno de sus 10 diputados. Más trabajo entre menos diputados.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Además, las mismas fuentes insisten en que bajo ningún concepto era posible enfrentar a dos pesos pesados del partido en el momento más delicado de su historia, con un goteo de bajas constante en diferentes niveles. El otro nombre que salió a la palestra era el de Ángel Garrido, fichaje estrella de Rivera y Aguado para la comunidad en 2019, que supuso un golpe brutal para el PP a escasos días de que se celebraran las elecciones.

Su condición de expresidente de la comunidad le hacía sumar puntos, incluso frente a la propia Ayuso, según dicen algunos dirigentes naranjas, conscientes también de que la acusación de tránsfuga (en mitad de la crisis murciana) era igual de incompatible con una candidatura. Además, según su entorno, el expresidente regional no se enfrentaría jamás a Aguado, con el que lleva trabajando toda la legislatura, en unas primarias.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Otro candidato estrella, que pretendiera actuar como golpe de efecto, le sugiere muchas dudas a la líder naranja, poco dada a este tipo de improvisaciones. 'El Español' aseguró este miércoles que Contestí estaría dispuesta a dar el paso si contaba con Arrimadas. La propia presidenta hizo un comentario al respecto cuando la candidatura de Aguado se convirtió en parte del debate en la ejecutiva de este lunes: “Muchos le cuestionan, pero no veo una cola de candidatos pidiendo presentarse”, ironizó la presidenta, evidenciando la verdadera situación en Madrid: no hay recambio, y todavía lo hay menos en plena descomposición de la formación.

Arrimadas ironizó en la ejecutiva: "No veo una cola para presentarse por Madrid"

El nombre de Begoña Villacís también se ha repetido en estos días, aunque la dirigente dejó claro ante los medios de comunicación que esa no era una posibilidad porque pretende agotar la legislatura como vicealcaldesa de la capital. En la formación madrileña también preocupa la división de la militancia en estos momentos, que discute la capacidad de Aguado para afrontar la cita electoral.

En el partido hay muchos cuadros y afiliados que consideran que Ciudadanos debe abandonar la deriva de confrontación con los populares, a pesar de que atraviesa el peor momento con el que era su socio de gobierno, y lo continúa siendo en dos autonomías. Sobre todo, ahora que Pablo Iglesias ha confirmado su candidatura. “No puede dar la sensación de que solo podemos pactar con la izquierda. Y Aguado, dada la situación que tiene con Ayuso, es el mensaje que traslada”, dicen con preocupación.

Foto: La presidenta de la CAM, Díaz Ayuso, junto al vicepresidente Ignacio Aguado. (EFE)

La incógnita es precisamente esa. Si se confirma su candidatura el exvicepresidente regional tendrá que abordar una campaña complicada con una presidenta que no esconde ante los medios de comunicación “la mala relación entre ambos”.

Más allá de las dudas generadas por esta situación y el descarte de una alternativa mientras Aguado se presente, también reconocen en la formación que las esperanzas (nada halagüeñas) de los resultados también se deben tener en cuenta a la hora de exponer a otro candidato de peso, que en realidad podría “quemarse”. Reconocen que Aguado tiene un relato de cara a las elecciones y, sobre todo, tiene atado su destino a Madrid. Pase lo que pase. Insisten en que no tendría sentido “quemar otra bala” asumiendo riesgos como quedarse fuera de la Asamblea si no alcanzan el 5% del voto.

Con la crisis de la izquierda resuelta de cara al 4 de mayo (Más Madrid concurrirá en solitario a pesar del intento de Pablo Iglesias por la lista unitaria), todas las miradas se dirigen ahora a Ciudadanos. Y a pesar de que existe un importante cuestionamiento interno sobre la idoneidad de Ignacio Aguado para concurrir a la batalla madrileña, teniendo en cuenta la situación en el partido con un goteo de bajas importantes y su enfrentamiento abierto a Isabel Díaz Ayuso, en la formación ven muy difícil que no sea él quien lidere la candidatura. De hecho, consideran que será el único peso pesado que concurra a las primarias, que podrían celebrarse este mismo domingo.

Ignacio Aguado Isabel Díaz Ayuso Inés Arrimadas Ciudadanos
El redactor recomienda