Iglesias y Casado lanzan desde sus escaños la campaña del 4-M en clave estatal y polarizada
  1. España
LA ACTIVIDAD PARLAMENTARIA, EN SUSPENSO

Iglesias y Casado lanzan desde sus escaños la campaña del 4-M en clave estatal y polarizada

Socios del Gobierno de coalición lamentan la situación, constatando que la actividad parlamentaria se vería ya no solo condicionada, sino frenada por las elecciones en Madrid

placeholder Foto: El todavía vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el pleno del Congreso junto al presidente, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. (EFE)
El todavía vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), durante el pleno del Congreso junto al presidente, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. (EFE)

Tono mitinero, lemas de campaña y primer debate electoral con el Congreso como escenario. "Ustedes no le llegan a la suela de los zapatos a los comunistas de España", arremetía esta mañana desde su escaño del Congreso el todavía vicepresidente segundo y futuro candidato de Unidas Podemos en las elecciones a la Comunidad de Madrid del próximo 4-M, Pablo Iglesias. Respondía así al secretario general del PP, Teodoro García Egea, quien vaticinaba previamente que "el 5-M solo le va a quedar sentarse a rodear la Asamblea de Madrid". La campaña de las elecciones madrileñas ha planeado durante toda la sesión de control al Gobierno y se han sucedido los lemas de campaña en las intervenciones, dando cuenta de que los principales partidos realizan una lectura de esta cita electoral en clave estatal, conscientes de que los resultados determinarán el curso de sus organizaciones. Y, por ende, la recomposición del tablero político nacional.

La otra lectura es en clave de polarización: el líder morado busca el cuerpo a cuerpo con Isabel Díaz Ayuso, y en el PP entran gustosos en este juego. Ambos quieren representar el voto útil dentro de sus respectivos bloques y movilizar al electorado indeciso.

Foto: Un colegio de Madrid, en una imagen de archivo. (EFE)

El efecto en la política estatal y en el Congreso del 4-M ha quedado patente. No en vano, portavoces de formaciones independentistas y minoritarias que no concurren en los comicios de Madrid lamentaban la situación, constatando que la actividad parlamentaria se vería ya no solo condicionada, sino frenada por las elecciones en Madrid. Igual que ocurrió con las elecciones catalanas, comparaban. "Hasta septiembre nada", coincidían en señalar dos portavoces que dieron su apoyo a Pedro Sánchez en la investidura. ¿Acelerón de medidas programáticas pendientes para vender durante la campaña o parálisis hasta después de las elecciones? "Me inclino más por lo segundo", aseguraba otro portavoz de uno de los partidos que forman parte del bloque de investidura.

Los partidos independentistas catalanes dan por hecho que quedará suspendida tanto la mesa de diálogo como los gestos que esperan de cara a facilitar una salida para los políticos presos. "No hay que ser un gran analista para saberlo", indicaba un dirigente de ERC, al tiempo que mostraba su hastío por los retrasos que acumulan ciertos acuerdos de investidura y de los Presupuestos.

Desde otras formaciones van más allá e indican que la hoja de ruta de Pedro Sánchez, si se inclina por una geometría variable con Cs o mantiene como socios prioritarios a los partidos que facilitaron primero la investidura y después los Presupuestos, se definirá al día siguiente de las elecciones. El debate queda supeditado a la campaña, las estrategias, votaciones e iniciativas a los resultados que salgan de las urnas.

El efecto en la política estatal y en el Congreso de las elecciones en Madrid es patente

Los líderes políticos han aprovechado para colar en sus intervenciones los lemas de campaña recién salidos del horno: “El 4 de mayo es la primera etapa de unión de los votantes del centroderecha y ganará en Madrid la libertad”, aseguraba Pablo Casado. "Comunismo o libertad". "El proyecto de ustedes y sus socios es socavar la libertad", contrarrestaba Iglesias. Argumentario también propio de debate electoral o de mitin: "Ustedes hablan de libertad, pero libertad para que los ricos no paguen impuestos o para cobrar alquileres abusivos. La libertad es que un enfermo tenga sanidad pública o que cuando un niño nace en un barrio humilde tenga la misma educación pública que un niño que nace en un barrio pudiente".

Sánchez, que reprochó a Casado estar en campaña, aprovechó para situarlo junto a la ultraderecha. Junto a Díaz Ayuso, "en la peor versión del PP", en lugar de otras versiones como las del PP gallego, según comparó. “Usted está representado la continuidad en las malas artes y la falta de respeto a Ciudadanos, porque el transfuguismo es corrupción. Y el cambio hacia la ultraderecha. No hace falta cambio de sede, ahórrese la mudanza, porque son la peor versión del PP, la corrupción y la ultraderecha”.

Foto: La diputada de Más Madrid Mónica García. (EFE) Opinión
La médica que plantó a Iglesias
Marta García Aller

Las reacciones durante las primeras 24 horas desde que Iglesias anunció su decisión ya dibujaban una campaña en clave de polarización. No solo por la voluntad de los morados, sino de Díaz Ayuso, que ha entrado de lleno en este juego. Nada más difundirse el video con el que Iglesias hizo pública su candidatura, la presidenta de la Comunidad de Madrid realizó una intervención ante los medios de comunicación en la que ironizó sobre que "España me debe una" porque "hemos sacado a Pablo Iglesias de la Moncloa". Al mismo tiempo afirmó que, dada la candidatura de Iglesias, cambiaría su lema de campaña de "socialismo o libertad" por el de "comunismo o libertad".

La respuesta de Iglesias, a través de las redes sociales, fue colgar una versión de 'Bandiera Rossa', la canción utilizada como himno por los comunistas italianos, acompañándola del mensaje "pues claro que sí". Este martes, la candidata del PP a revalidar la presidencia de la Comunidad de Madrid daba cuenta de que su estrategia de polarizar con Iglesias no se quedaría solo en un cambio de lema, al presentar una denuncia ante la Junta Electoral Provincial de Madrid advirtiendo que el video del vicepresidente anunciando su candidatura se trata de un "acto de campaña encubierto" que vulnera la LOREG. En el escrito se denunciaba “la utilización de un cargo y un despacho institucional para realizar un acto encubierto de campaña”, pidiendo una multa de entre 300 y 3.000 euros.

La resonancia mediática apunta a que el duelo a dos bandas gana enteros, en detrimento de los competidores del PP y Unidas Podemos en sus respectivos bloques. Esto es, Ciudadanos y, sobre todo, Vox, en el conservador, y Más Madrid y PSOE en el progresista. En esta coyuntura, los socialistas, que optaron por la continuidad con Ángel Gabilondo aludiendo a la falta de tiempo para armar una 'operación Illa' en Madrid, avanzan que su candidato tendrá a una número dos de peso que supondrá un revulsivo. Todo ello mientras los morados pretenden arrinconarlos en el centro.

Pablo Iglesias Pablo Casado Más Madrid Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso Pedro Sánchez PSOE Ciudadanos Ángel Gabilondo
El redactor recomienda