La dirección estatal de Podemos se vuelca en el diseño de la campaña y las listas en Madrid
  1. España
ELECCIONES EN MADRID

La dirección estatal de Podemos se vuelca en el diseño de la campaña y las listas en Madrid

La "alternativa de país en la Comunidad" se está cocinando desde la cúpula, en coordinación con la dirección autonómica y los líderes de IU, Alberto Garzón, y el PCE, Enrique Santiago

placeholder Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, asiste al Consejo de Ministros celebrado este martes en el complejo de la Moncloa. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, asiste al Consejo de Ministros celebrado este martes en el complejo de la Moncloa. (EFE)

La decisión de Pablo Iglesias de abandonar el Gobierno para competir contra Isabel Díaz Ayuso en las elecciones autonómicas vino precedida de la lectura de que en el 4-M no está en juego el futuro de la Comunidad de Madrid, sino el de la política española. De ahí que la dirección estatal del partido se esté volcando tanto en el diseño de la campaña como en la configuración de las listas electorales. La "alternativa de país en la Comunidad" se está cocinando desde la cúpula, Iglesias y su equipo más cercano, en coordinación con la dirección autonómica y los líderes de IU, Alberto Garzón, y el PCE, Enrique Santiago. La apuesta es a todo o nada y pocos son los recursos que no se orienten en este momento al 4-M.

Sobre la campaña ya se han esbozado las principales líneas maestras, centradas en tres pilares. El primero, polarizar con un PP que pretendería "gobernar junto a la ultraderecha" para presentarse como alternativa tratando de replicar en Madrid el Gobierno de coalición. El segundo, evitar la confrontación con las otras opciones del bloque progresista pese a su rechazo a formar una candidatura conjunta: "Máximo respeto a la decisión de los dirigentes de Más Madrid". Y el tercero, al que dan más importancia, movilizar a un electorado afín, pero que podría quedarse en casa el 4-M ante las pocas perspectivas de que se produjese un vuelvo electoral: "Hoy hemos contribuido a que la gente se despierte y se ilusione", resumía Iglesias en su primera entrevista pocas horas después de anunciar su golpe de efecto. "Frenar a los ultras y ganar Madrid", sintetizan.

Iglesias recibe el no de Errejón.

Sobre las listas electorales se han sucedido durante las últimas horas reuniones y llamadas cruzadas. Descartada por parte de Más Madrid la oferta para presentar una candidatura unitaria, se abre el abanico para Unidas Podemos. No hay decisiones cerradas ni sobre el proceso de primarias, que deberá ser exprés según reconocen desde el partido, ni sobre los nombres que ocuparán los puestos de salida. Lo único seguro por el momento es que habrá una coalición con Izquierda Unida, que deberá registrarse este fin de semana, mientras que para la configuración de las listas se dan un margen más amplio para discutirlas al contar con otros 11 días más. Desde el actual grupo parlamentario los diputados coinciden en resaltar que "todo está por decidir" y aceptan el protagonismo en el proceso que ha asumido la dirección estatal.

Las reacciones durante las primeras 24 horas desde que Iglesias anunció su decisión dibujan una campaña en clave de polarización. No solo por la voluntad de los morados, sino de Díaz Ayuso, que ha entrado de lleno en este juego. Nada más difundirse el video con el que Iglesias hizo pública su candidatura, la presidenta de la Comunidad de Madrid realizó una intervención ante los medios de comunicación en la que ironizó sobre que "España me debe una" porque "hemos sacado a Pablo Iglesias de la Moncloa". Al mismo tiempo afirmó que, dada la candidatura de Iglesias, cambiaría su lema de campaña de "socialismo o libertad" por el de "comunismo o libertad".

Foto: La portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García. (EFE)

La respuesta de Iglesias, a través de las redes sociales, fue colgar una versión de 'Bandiera Rossa', la canción utilizada como himno por los comunistas italianos, acompañándola del mensaje "pues claro que sí". Este martes, la candidata del PP a revalidar la presidencia de la Comunidad de Madrid daba cuenta de que su estrategia de polarizar con Iglesias no se quedaría solo en un cambio de lema, al presentar una denuncia ante la Junta Electoral Provincial de Madrid advirtiendo que el video del vicepresidente anunciando su candidatura se trata de un "acto de campaña encubierto" que vulnera la LOREG. En el escrito se denunciaba “la utilización de un cargo y un despacho institucional para realizar un acto encubierto de campaña”, pidiendo una multa de entre 300 y 3.000 euros.

La resonancia mediática apunta a que el duelo a dos bandas gana enteros, en detrimento de los competidores del PP y Unidas Podemos en sus respectivos bloques. Esto es, Ciudadanos y, sobre todo, Vox, en el conservador, y Más Madrid y PSOE en el progresista. En esta coyuntura, los socialistas, que optaron por la continuidad con Ángel Gabilondo aludiendo a la falta de tiempo para armar una 'operación Illa' en Madrid, avanzan que su candidato tendrá a una número dos de peso que supondrá un revulsivo. Todo ello mientras los morados pretenden arrinconarlos en el centro.

Foto: Sondeo elaborado por Metroscopia.

Desde Más Madrid decidieron apurar su decisión sobre una hipotética confluencia con Unidas Podemos y tras un debate de cerca de tres horas en una reunión de su ejecutiva anunciaron que concurrirían en solitario. "Llevo 10 años haciendo política en Madrid. Llevo un año haciendo una oposición férrea a las chapuzas de Ayuso. Madrid no es una serie de Netflix", arrancaba la que será su candidata, Mónica García, en un video grabado con el que han comunicado su decisión. "Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos 'históricos' nos pidan que nos apartemos. Las mujeres hemos demostrado que sabemos frenar a la ultraderecha sin necesidad de que nadie nos tutele", cargaba contra Iglesias, aunque sin nombrarlo.

El riesgo de que esta formación se quede por debajo de la barrera del 5% de votos, el mínimo necesario para obtener representación en la Asamblea de Madrid, fue una constante en el debate interno. Un riesgo del que han advertido también desde las filas socialistas y moradas, lo que acabaría por disipar las posibilidades de este bloque para darle la vuelta a unas encuestas que sitúan a Ayuso como primera fuerza, aunque con la necesidad de pactar con Vox para conservar la presidencia. En las pasadas elecciones generales en Madrid, la candidatura de Íñigo Errejón con Más País apenas sobrepasó en siete décimas la barrera del 5%, mientras que la de Iglesias con Unidas Podemos superó el 13%.

En estos comicios, Más Madrid concurrirá además sin el empuje de la exalcaldesa Manuela Carmena. Errejón fue 'ticket' electoral en 2019 al ir bajo la misma marca con la que Carmena compitió para el ayuntamiento de la capital. Esta última rozó el 31% de los votos, mientras que la candidatura a nivel autonómico se quedó en el 14,65% de los apoyos. En números absolutos, la exalcaldesa obtuvo 471.538 sufragios en la ciudad y Errejón 503.990 en toda la comunidad autónoma. El efecto arrastre de la exalcaldesa, con la que hizo tándem, fue por tanto crucial en aquellos comicios.

Madrid Más Madrid Isabel Díaz Ayuso Izquierda Unida Partido Popular (PP) Pablo Iglesias Más País PSOE Ángel Gabilondo Íñigo Errejón
El redactor recomienda