Bárcenas salva a Casado en su ataque al "antiguo" Partido Popular
  1. España
SEGUNDA JORNADA DE DECLARACIÓN

Bárcenas salva a Casado en su ataque al "antiguo" Partido Popular

El interrogatorio de su abogado dejó atrás la reforma de la sede del PP para insistir en su disposición a colaborar con los investigadores y repasar la operación Kitchen

placeholder Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas, durante su segunda jornada de declaración en el juicio de la caja B. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas, durante su segunda jornada de declaración en el juicio de la caja B. (EFE)

El abogado de Luis Bárcenas lanzó este martes 18 preguntas al extesorero. El objetivo pasó por diferenciar amigos de enemigos, por marcar una línea roja entre el PP de Mariano Rajoy y el de Pablo Casado. Tampoco faltaron referencias al comisario José Manuel Villarejo, al que culpa del "déficit de documentación" para sustentar sus acusaciones. Ajustar cuentas sin pruebas no resulta sencillo. Al fin y al cabo, Bárcenas sabe que también sufre un déficit de credibilidad: “En esta ocasión, por lo menos no he mentido”, ironizó ante el tribunal de la caja B.

La Fiscalía pide cinco años de cárcel para él en este procedimiento. El escrito de acusación se centra en la reforma de la sede del partido con supuesto dinero de la contabilidad paralela, pero su defensa ni siquiera mencionó esta cuestión. Condenado a 29 años de cárcel por Gürtel y con un rosario de investigaciones pendientes, prefirió dejar esta cuestión atrás. Señalar a enemigos, apaciguar a terceros y pasar del Bárcenas corrupto al Bárcenas colaborador. Esa fue la misión que se fijó este martes y, durante una hora, no dejó de repetir la misma idea: "Me parece una cobardía eso de no dar la cara".

Foto: El extesorero del PP, Luis Bárcenas, durante su declaración en la Audiencia Nacional. (EFE)

Las primeras preguntas del abogado Gustavo Galán reforzaron esta imagen. Incidió en el escrito remitido a la Fiscalía justo antes del juicio para mostrar su disposición a colaborar, una introducción perfecta para que el extesorero le 'corrigiera': él ha ayudado a los investigadores desde el primer momento, desde que en 2013 entregó sus famosos apuntes sobre la caja B a la Audiencia Nacional. "Los papeles o son ciertos enteros o no son ciertos enteros". "Vale todo o no vale nada".

Pero conforme respondía a su abogado, el extesorero también fue marcando diferencias. Sobre la financiación irregular, aseguró que solo afecta "al PP antiguo, no al actual de Casado". Y sobre el supuesto papel de intermediario del consejero madrileño Enrique López ante el caso Gürtel, insistió en que "nunca negoció nada" y que se limitó "a presentar a un buen amigo suyo" al abogado del PP. Quiere acaparar titulares, sí, pero solo contra aquellos que le han dado la espalda.

Foto: Captura de la señal Institucional de la Audiencia Nacional del extesorero del PP, Luis Bárcenas. (EFE)

El listado de 'inocentes' quedó claro a los pocos minutos, pero el interrogatorio siguió sin abordar la reforma de la sede del PP. La incredulidad comenzó a extenderse por la bancada de las defensas y, poco antes de las once de la mañana, uno de los abogados se giró con los brazos el alto hacia su colega Jesús Santos, que representa al PP: no entendía que Bárcenas estuviera renunciando a defenderse de los hechos que se le imputan.

Daba igual. El extesorero no cambió de táctica y pasó por alto las obras de Génova. En el tramo final de su declaración, solo quiso tender una a Anticorrupción y disparar contra los de siempre: Rajoy y Cospedal, sus bestias negras. Para ello siguió la misma línea que en las últimas semanas. Apuntó a la supuesta existencia de una grabación en la que Javier Arenas habla "un saldo en la caja 'b'", otra en la que el expresidente muestra "su conocimiento de la llevanza de una contabilidad paralela" y otra en la que Cospedal sostiene que "hay que perseguir a Luis Bárcenas". El extesorero no tiene en su poder ninguna de ellas, pero ahí es donde entró el tercer personaje del día: José Manuel Villarejo.

Foto: El extesorero del PP, Luis Bárcenas, en su declaración del 8 de febrero. (EFE)

Ante el "déficit de documentación", apuntó a la operación Kitchen. Y ante el déficit de credibilidad, comenzó a repasar el sumario de la misma. Así recordó que los hombres de Villarejo entraron en el estudio de arte de su mujer, "donde se guardaba la documentación". También subrayó que la operación parapolicial se produjo "bajo el mandato de Mariano Rajoy" y con la ayuda de su "desleal conductor", Sergio Ríos; del policía de confianza de Cospedal, Andrés Gómez Gordo, y del Largo, que "no era el John Silver de 'La Isla del Tesoro', sino Javier Iglesias, el abogado que en esta causa aparece por todos lados: aparece como persona que me ofrece falsear los documentos de la caja B, aparece en Soto del Real amenazándome y aparece ahora en la operación Kitchen".

"Rajoy se gira y en la destructora que tenía detrás destruye esos dos documentos"

Con las gafas de cerca puestas y un boli Bic entre las manos, el extesorero se sentía cómodo leyendo los informes sobre la investigación que se puso en marcha contra él: "Se empleó a la policía para destruir pruebas en vez de emplearlas para aportarlas al juez". También puso la mejor de sus voces para recordar el extracto de una grabación entre Villarejo y los empresarios Adrián de la Joya y Alberto Pedraza: "Tenemos todas las grabaciones entre Bárcenas y el puto Rajoy hablando de toda la mierda, las tenemos". Ya no era su palabra, sino la de la de los investigadores: "Insisto, esto es el informe de la Policía, de la Unidad de Asuntos Internos". "Si la documentación se ha destruido o no, eso no se lo puedo afirmar. Y si los audios se han destruido o no, tampoco".

Como broche final, Bárcenas describió la supuesta entrega de apuntes de la caja B y un sobre con 25.000 euros al expresidente. Asegura que lo hizo en 2010, en su despacho de Génova. "Pero, Luis, ¿cómo podéis llevar esto?", le habría preguntado su jefe. Él defiende que no era más que "una garantía" con la que demostrar que el dinero no había acabado en su bolsillo: "La conversación es así de rápida y a continuación el señor Rajoy se gira en el sillón y en la destructora que tiene detrás destruye esos dos documentos". Misión cumplida. ¿Quieren grabaciones y documentos que prueben mis acusaciones? Pregunten a Rajoy y Villarejo.

Luis Bárcenas Mariano Rajoy
El redactor recomienda