Simón matiza sobre el 8-M: "Hay que evitar las situaciones que impidan mantener la seguridad"
  1. España
PESE AL CONTROL DE LA PANDEMIA

Simón matiza sobre el 8-M: "Hay que evitar las situaciones que impidan mantener la seguridad"

El epidemiólogo pide disculpas por las declaraciones en las que insinuaba que portar un paso en una procesión es más peligroso que acudir a una marcha feminista

placeholder Foto: El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este lunes en Madrid. (EFE)
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este lunes en Madrid. (EFE)

Ni Semana Santa ni 8-M. Al menos, si no se pueden mantener las medidas básicas para prevenir la transmisión del coronavirus: distancia, higiene y mascarillas. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha querido zanjar este lunes la polémica suscitada la semana pasada, cuando comparó las procesiones de Pascua con las manifestaciones feministas. De sus declaraciones, se interpretó que avalaba las marchas del Día de la Mujer. Nada más lejos de la realidad.

Mientras algunas asociaciones convocan actos reivindicativos en diferentes ciudades de España, Simón ha enviado el enésimo mensaje de contención: "Hay que evitar las situaciones que no nos permitan garantizar las medidas de seguridad". Las autoridades sanitarias tienen muy presente el recuerdo del año pasado, cuando decenas de miles de personas, incluidas varias ministras, salieron a la calle en Madrid mientras el virus se transmitía de forma comunitaria en la capital de España. Para evitar riesgos, el director del CCAES insiste: "Da igual que nos permitan hacer una manifestación o no, las distancias de seguridad se deben mantener siempre".

Foto: El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, durante la rueda de prensa ofrecida este jueves en Madrid. (EFE)

El epidemiólogo ha pedido disculpas por las declaraciones del pasado jueves, en las que insinuaba que portar un paso en una procesión es más peligroso que acudir a una marcha feminista, pero ha recordado que no todas las situaciones permiten aplicar las medidas de prevención de la misma forma. Finalmente, serán las autoridades competentes —las delegaciones del Gobierno o las comunidades autónomas, en función del caso— quienes determinen si los diferentes eventos de las próximas semanas pueden llevarse a cabo.

Desde el punto de vista epidemiológico, no hay duda: conviene ser prudentes. Aunque la pandemia presenta la menor incidencia acumulada (IA) desde agosto de 2020 —175 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días—, Simón ha recordado que el año pasado a estas alturas apenas había 10 personas en la UCI en toda España; dos semanas después, el Gobierno decretó el estado de alarma. "Nuestra orientación no es para salvar fiestas ni manifestaciones, es para tratar de controlar la transmisión al máximo", ha insistido.

"Da igual que nos permitan hacer una manifestación, las medidas de control se deben mantener''

"Hay mucha fatiga, pero cada vez queda menos"

Pese a las reservas, con la Semana Santa a solo un mes y la experiencia negativa del rebrote tras la Navidad aún muy reciente, Simón ha reconocido que la evolución de los datos es positiva, y que se espera que la tendencia se mantenga así al menos durante los próximos cuatro o cinco días. "Son cifras mucho mejores, pero siguen siendo muy altas", ha precisado, especialmente en referencia al nivel de ocupación de las UCI, que continúa en un elevado 28%, como en el pico de la segunda ola.

Las diferencias entre las comunidades autónomas son relevantes: mientras Extremadura tiene una IA de 56, Madrid alcanza 284, cinco veces más. Por eso, el director del CCAES ha vuelto a pedir a las regiones más afectadas un último esfuerzo antes de relajar las restricciones. Y también a los ciudadanos. "Hay mucha fatiga, pero cada vez queda menos, puede ser un mes o un mes y medio", ha vaticinado, en respuesta a quienes abogan por acelerar la desescalada para salvar la Semana Santa.

Foto: Un enfermero realiza una prueba de coronavirus. (Reuters)

Las continuas decepciones con las vacunas no merman el optimismo de Simón sobre la inmunización, a la que todos los expertos fían la salida a la crisis sanitaria. De hecho, el director del CCAES se ha mostrado muy escéptico sobre la posibilidad de administrar una sola dosis para acelerar el proceso, tal y como está haciendo el Reino Unido: "Si queremos tener certeza de que controlamos la epidemia, siempre que podamos aplicar la ficha técnica debemos hacerlo". En España, la única excepción son aquellas personas que ya hayan pasado la enfermedad.

El epidemiólogo también ha recordado que a finales de marzo o principios de abril está previsto que la Agencia Europea del Medicamento apruebe la inyección de Janssen, lo que, sumado a la mayor llegada de viales de las demás, permitirá aumentar enormemente el ritmo de vacunación. Para ese momento, el 80% de los mayores de 80 años debería esta vacunado. O, en otras palabras: la mortalidad se habrá reducido notablemente pese a las nuevas variantes.

Foto: El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, este lunes en rueda de prensa. (EFE)

Escepticismo sobre el pasaporte de vacunación

En ese escenario, La Comisión Europea ha anunciado que presentará a lo largo de este mes la propuesta final para el pasaporte de vacunación, una medida esperada como agua de mayo por el Gobierno para tratar de reactivar el turismo extranjero. Fiel a su línea de los últimos días, Simón ha reiterado que esta medida puede ser una herramienta "muy útil", pero también generar problemas, sobre todo por la discriminación que padecerían los grupos sociales a los que aún no hubiesen llegado las vacunas.

No es el caso de los ancianos de las residencias, para los que empieza a haber datos reales que apuntan a una notable efectividad de la inyección de Pfizer. El índice de letalidad, es decir, el número de muertos en relación con el número de contagios, ya es similar entre las personas mayores institucionalizadas que entre las que viven por su cuenta, cuando hace unos meses era tres veces mayor en los centros. "No podemos garantizarlo al 100%, pero es posible que haya sido gracias a la vacuna", ha aventurado el director del CCAES. La lenta campaña de inmunización no va a servir para salvar el 8-M ni la Semana Santa, pero ya salva vidas.

Fernando Simón Coronavirus Sanidad pública Sanidad Ministerio de Sanidad
El redactor recomienda