Arrimadas saca su perfil más duro ante el reparto de RTVE y los jueces entre PSOE y PP
  1. España
"VERGÜENZA DE BIPARTIDISMO"

Arrimadas saca su perfil más duro ante el reparto de RTVE y los jueces entre PSOE y PP

"Qué vergüenza de bipartidismo. Es lamentable". La líder de Cs saca pecho en su discurso contra el pacto para la renovación institucional del Gobierno y el primer partido de la oposición

placeholder Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

El primer gran acuerdo de la legislatura entre PP y PSOE (en el que también participaron Podemos, como parte del Gobierno, y el PNV) sobre la renovación de los órganos constitucionales llegó con el consejo de administración de RTVE dos años y medio después. Fuera de esta negociación quedó Ciudadanos, que no dudó en sacar su perfil más duro contra “el reparto de sillones” en las instituciones y que, una vez más, aprovechó para marcar diferencias con los populares.

Fuentes de la formación insisten en que mantendrán las críticas a izquierda y derecha, reconociendo que la despolitización de la Justicia y de los medios de comunicación públicos es una reivindicación del ADN de su formación, y una vía de escape para mantener su autonomía. Cargarán contra Pablo Casado mientras los populares insisten en su pretendida absorción y, a su juicio, “es otro motivo más para entender con claridad" que son "dos partidos diferentes”.

Ya públicamente, Inés Arrimadas marcó el camino el miércoles durante el pleno en el Congreso. Echó en cara al presidente del Gobierno y al líder del PP su “incapacidad” para haber llegado a acuerdos en mitad de la pandemia cuando los asuntos más importantes así lo requerían, y ahora no tener problema para “reunirse en un despacho oscuro para repartirse los jueces y la radiotelevisión pública”. La líder de Ciudadanos se sacudió los argumentos del mandato constitucional de la renovación, dirigiéndose con ironía a ambos dirigentes: “Para tomar medidas que salven vidas o aprobar unos Presupuestos no pueden hablar, pero para esto sí”, zanjó.

“En este país, hacen falta más acuerdos de Estado, pero no para repartirse el Estado. Qué vergüenza de bipartidismo. Esto es lamentable”, llegó a afirmar la líder naranja desde la tribuna del Congreso.

Foto: El catedrático José Manuel Pérez Tornero. (EFE)

Las negociaciones sobre el Consejo General del Poder Judicial, igual que para el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de Datos, continúan abiertas entre los dos grandes partidos. Según ha podido saber este diario, tanto Moncloa como PP tantearon en alguna ocasión a Ciudadanos para saber si querían entrar en el acuerdo de la corporación pública o el órgano de gobierno de los jueces, pero ante la claridad de la negativa, no volvieron a insistir.

Ciudadanos lleva exigiendo desde hace años la despolitización de la Justicia a través de iniciativas legislativas que nunca llegaron a buen puerto. Ahora, precisamente, los populares mantienen como exigencia clave para la renovación un paquete de medidas que persigue ese mismo objetivo. Algunas de ellas estaban en las propuestas naranjas que antes no aceptaban. Sí es cierto que en el acuerdo de investidura firmado con Mariano Rajoy se incluyó una reforma relativa al CGPJ para que los 12 vocales judiciales fueran elegidos directamente por magistrados. Un aspecto que Pablo Casado exige ahora al Gobierno.

En 2018, el partido naranja volvió a la carga con una nueva ley de despolitización de la Justicia que insistía en que fueran jueces y magistrados los que eligieran a sus 12 vocales representantes, y otras medidas importantes como la limitación de las llamadas puertas giratorias (la ley recogía la imposibilidad de que los jueces regresaran a la carrera durante un periodo de cuatro años si ejercían un cargo público). Albert Rivera insistió entonces en que la ley garantizaba la independencia “y mejoraría la imagen de España”. Pero tampoco salió adelante.

Foto: Pedro Sánchez, frente a Casado. (EFE)

Y en septiembre de 2020, hace solo unos meses, el partido naranja volvió a llevar al pleno del Congreso (esta vez, con Edmundo Bal al frente) su proposición de ley de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial pidiendo de nuevo cambiar el sistema de elección de los 20 vocales del CGPJ. La negociación entre PSOE y PP para la renovación había fracasado ese verano, unas semanas antes. Sobre la elección de los 12 vocales que actualmente son escogidos por las Cámaras legislativas (seis en el Congreso y seis en el Senado), proponían lo mismo que cuatro años antes: que lo hicieran directamente los jueces. Y sobre los otros ocho que conforman el CGPJ (que también son propuestos por las Cámaras, pero entre juristas de reconocida competencia), lo que solicitaban era un reforzamiento de los criterios de mérito y capacidad.

La limitación a dos mandatos en el cargo de presidentes y vocales del CGPJ, del presidente de la Audiencia Nacional y de los tribunales superiores de Justicia y audiencias provinciales también estaba recogida. Pero ni PP ni PSOE lo respaldaron.

El partido naranja tiene claro que seguirá defendiendo la línea dura de independencia judicial, como también lo hizo en lo que respecta a RTVE. El partido impulsó el concurso público en 2018 que, a su juicio, populares y socialistas apoyaron “de forma cosmética, confiando en adulterarlo desde el principio”. Así lo expresó el diputado naranja Guillermo Díaz, ayer desde la tribuna, reprochando que ignoraran al comité de expertos designado para buscar a los mejores candidatos.

placeholder El diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz. (EFE)
El diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz. (EFE)

“Han hecho pasar por la comisión de nombramientos a todos los candidatos, en plena pandemia, y dando la sensación de que no servía de nada porque estaba todo decidido. Es que ni han esperado a que se produzca la comisión del Senado y ya dicen a quién votarán en esa Cámara”, dijo sin esconder su enfado el diputado.

Ciudadanos ya anunció que no participaría en la votación de este jueves para no participar “del mercadeo” que busca convertir la dirección de los medios de comunicación públicos “en un trueque entre partidos políticos”, erigiéndose en la única formación “que respeta las normas para el concurso público”.

Díaz también criticó que los principales partidos acordaran excluir al candidato que quedó en el primer puesto según méritos y capacidades y que, sin embargo, abran la puerta “al número 55”, en referencia a José Manuel Martín Medem, “un señor que escribe de Rubalcaba ya muerto y que le llama monaguillo conspirador en el blog de Podemos”, en referencia al panfleto ‘La última hora’, que también ha atacado a este diario.

Inés Arrimadas Partido Popular (PP) PSOE Ciudadanos CGPJ Pablo Casado RTVE
El redactor recomienda