Arrimadas decreta el no a la fusión y pide una reflexión interna: "Cs es esto y no cambiará"
  1. España
PERIODO CLAVE EN EL PARTIDO

Arrimadas decreta el no a la fusión y pide una reflexión interna: "Cs es esto y no cambiará"

La lideresa naranja no cambiará el rumbo y pide a sus dirigentes claridad para decidir si están dispuestos a cerrar filas con el proyecto porque ni habrá giro a la derecha ni fusión con el PP

placeholder Foto: La lideresa de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
La lideresa de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Inés Arrimadas no dará marcha atrás a su estrategia y sigue convencida de luchar por la autonomía de Ciudadanos como partido de centro y liberal, capaz de pactar a izquierda y derecha. Ni la debacle electoral en Cataluña, ni la ejecutiva nacional de cinco horas celebrada al día siguiente, ni la mudanza de Pablo Casado de Génova o su anunciada convención para reunificar el centroderecha provocarán un cambio en su hoja de ruta. No habrá fusión con el PP y pide a los dirigentes territoriales que reflexionen y decidan si están dispuestos a cerrar filas con el proyecto.

Este es el verdadero debate interno que aflora ahora en la formación, que siempre renegó de crear baronías territoriales como existen en otros partidos y que, con su etapa de madurez en los gobiernos, ya los tiene en casa.

La lideresa explicó con detalle su punto de vista en el cónclave naranja del pasado lunes, convocado antes de que se empezaran a contar los votos en Cataluña al ser advertida por su equipo más cercano de que no superarían los 6 o 7 diputados. Con los datos de participación que se conocían a media tarde y las impresiones que llegaban de los colegios electorales lo tuvieron claro. La reunión, en la que algunos dirigentes de peso se alzaron para criticar la estrategia nacional, la campaña catalana y a su responsable, Carlos Cuadrado, terminó pasada la medianoche y sin conclusiones claras. El líder en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, pidió su dimisión. Otros, como el andaluz Juan Marín o los madrileños Ignacio Aguado y Begoña Villacís, también expresaron un fuerte malestar.

Foto: El candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos, Carlos Carrizosa, y la presidenta del partido, Inés Arrimadas. (EFE)

Lo que sí hubo fue un mensaje inequívoco de la máxima dirigente de la formación: no impulsará un giro a la derecha como hizo Albert Rivera (con una ejecutiva en la que estaba la propia Arrimadas) para las elecciones de abril de 2019, ni apoyará ningún tipo de acuerdo con el PP encaminado a una fusión. "Eso quedó clarísimo. Y el mensaje fue el de pedir unidad total y compromiso por parte de todos", explican en la cúpula naranja.

Dicho de otra manera: la petición de Arrimadas fue un cierre de filas hacia el partido, limitar las críticas a los órganos colegiados —"donde creemos que se tienen que producir"— y la seguridad de que los líderes territoriales quieren seguir formando parte de Ciudadanos porque entienden lo que es. Es decir, la presidenta del partido insistió en que la opción naranja es un espacio de centro, moderado y capaz de llegar a pactos con otras formaciones constitucionalistas, como PP y PSOE, dejando claro que no cerrará la puerta a ninguna de las dos opciones. Otra cosa, reconocen algunos dirigentes, es analizar escenarios electorales concretos y posibles coaliciones o pactos como sucedió en Euskadi.

Pero Ciudadanos insiste en que ese espacio político existe (también en Europa y con mayor claridad) y advierte de la incapacidad del PP para captar votantes de centro, incluso de centroderecha o centroizquierda moderados que se sientan desencantados por los pactos de Pedro Sánchez con Podemos o con formaciones como ERC y Bildu. "El PP se podrá cambiar de sede, pero nunca va a llegar a acuerdos con los socialistas. Y eso será necesario llegado el momento. No podemos depender siempre de Podemos o Vox", insisten en el entorno de Arrimadas.

Foto: El candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos, Carlos Carrizosa, y la presidenta del partido, Inés Arrimadas, comparecen para valorar los resultados electorales del pasado domingo. (EFE)

También dejó claro que no renuncia a ser una opción de gobierno, pero reconoció que esa aspiración tardará en llegar, consicente de que su lugar en el Congreso y en los parlamentos autonómicos puede ser la de una fuerza con menos peso que influya en gobiernos y presupuestos de las dos principales fuerzas rivales. "Y si alguien cree o aspira a que el partido sea otra cosa distinta, a que renunciemos a eso, tiene que saber que no lo va a ser", zanjan en su núcleo duro. La lideresa naranja defiende que fue un error pensar que Ciudadanos podría superar al PP de verdad y asume que el espacio de centro se corresponde con un número inferior de diputados a los que, sin embargo, se les puede sacar mucha utilidad. Es lo que ha bautizado como "hacer lo correcto aunque tardemos más en crecer".

Pero el argumento genera muchas dudas internas y, por eso, el partido vive ahora en una calma tensa, convencido en su conjunto de que la ejecutiva sirvió para poner encima de la mesa las distintas opiniones, pero sin la certeza de que las turbulencias vayan a parar.

La cúpula naranja traslada el mensaje de que los principales líderes territoriales deben abordar un proceso de reflexión para asumir y convencerse de que están dispuestos a apoyar no solo a Arrimadas como líder (ninguno lo discutió) sino a sus decisiones y el rumbo tomado hace casi un año. Lo que no es asumible, explican, es que dentro de un año y medio a las puertas de otro ciclo electoral se den cuenta de que no.

Foto: La sede de Ciudadanos (Cs) en la calle Alcalá 253 de Madrid. (EFE)

El objetivo es aprovechar el periodo de tiempo que viene ahora sin elecciones a la vista para fortalecerse y volver a reconstruir el proyecto que tan tocado quedó tras las generales de 2019, cuando Rivera dimitió. Es el margen que tiene la formación mientras Vox continúa su auge y el PP se reafirma en su objetivo de absorber a los naranjas. De ahí que Arrimadas insista en que no se pueden permitir debilidades ni dudas. "Quien quiera estar en Ciudadanos tendrá que demostrarlo y lucharlo cada día", aseguran en su equipo más cercano.

¿Ampliación de la ejecutiva permanente?

Las críticas de los líderes territoriales fueron escuchadas y el partido ha tomado nota. Todavía no está claro con qué gesto responderá la presidenta. Encima de la mesa está la posibilidad de ampliar la ejecutiva permanente (el núcleo duro que toma las decisiones del día a día) para integrar a dirigentes de las CCAA. Aunque podría ser el paso más evidente para acallar críticas, en la cúpula naranja no consideran que sea necesariamente positivo, porque el problema es que muchos de los pesos pesados territoriales ocupan hoy responsabilidades de gobierno.

Foto: Periodistas y reporteros gráficos, en la sede del Partido Popular en la calle Génova. (EFE)

Recuerdan que la ejecutiva permanente de Rivera, que era más amplia e integraba a dirigentes como Marín, Villacís o Aguado, se constituyó durante la legislatura en la que formaban parte de la oposición. De hecho, en la cúpula actual dudan sobre si los representantes de gobiernos autonómicos tendrían la disponibilidad necesaria como para participar en las reuniones semanales de la permanente.

Por otro lado, las CCAA han criticado mucho su falta de participación en las decisiones del partido que acaban afectando a las estrategias de todos. Otra posibilidad sería reunir más a menudo al comité ejecutivo. En realidad, otros partidos como PP y PSOE no integran en sus direcciones nacionales a los barones autonómicos, sino que igual que en el caso naranja forman parte de otro órgano más amplio.

Inés Arrimadas Partido Popular (PP) Albert Rivera Ignacio Aguado Ciudadanos Pedro Sánchez Pablo Casado
El redactor recomienda