Sánchez desautoriza a Iglesias, defiende a la Policía y anuncia dureza frente a la violencia
  1. España
PROTESTAS POR PABLO HASÉL

Sánchez desautoriza a Iglesias, defiende a la Policía y anuncia dureza frente a la violencia

El presidente del Gobierno responde a sus socios, que han tratado de llevar el debate al terreno de los abusos policiales y a estirar su mensaje sobre la falta de democracia plena

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha desautorizado este viernes a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y sin citarlo expresamente ha remarcado que "la democracia española es una democracia plena". El jefe del Ejecutivo ha censurado también, tras tres días de altercados en varias ciudades, la campaña de aliento de Unidas Podemos a las manifestaciones que han derivado en disturbios e incendiado las calles en protesta por el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél. "Resulta inadmisible cualquier uso de la violencia. No hay excepción, ninguna. Precisamente porque la violencia no es una libertad es un ataque a las libertades de los demás y un ataque a la democracia". Como consecuencia, ha añadido en un acto en Mérida este mediodía, "el Gobierno de España hará frente a cualquier forma de violencia y garantizará la seguridad ciudadana".

Respondía así Sánchez a sus socios que han evitado condenar la violencia y, en su lugar, han tratado de llevar el debate al terreno de los abusos policiales y a estirar su mensaje electoral de las catalanas sobre la falta de democracia plena en España. Unidas Podemos ponía este jueves el foco en la manifestante que ha perdido un ojo presuntamente por un proyectil lanzado por los Mossos y en las imágenes de cargas policiales. El portavoz de los 'comuns' en el Congreso y presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, avanzaba ya a este respecto, en una línea similar a la CUP, que "prohibir las balas de foam y evitar que nadie pierda un ojo en Cataluña no depende del Poder Judicial, como el encarcelamiento de Hasél. Depende exclusivamente del Govern ERC-Junts". Al mismo tiempo, mostraba la "solidaridad" de su grupo "con las víctimas y represaliados por la actuación de los Mossos".

Nada más lejos de la posición defendida por el presidente del Gobierno. "La democracia ampara la libertad de expresión, incluso la expresión de los pensamientos más infames y más absurdos, pero la democracia jamás ampara la violencia, que es lo contrario a la democracia y es su negación", reiteraba para añadir que el Estado "actuará con contundencia frente a cualquier forma de violencia". De esta manera, Sánchez ha censurado la campaña de desprestigio impulsada por el propio vicepresidente segundo. Pablo Iglesias lleva semanas dudando de la "calidad democrática" de nuestro país, donde según ha dicho existen "presos políticos" y "exiliados", en alusión a los políticos independentistas que lideraron el 'procés'.

El discurso de los morados sobre las protestas coincide más con el de otras formaciones como ERC, con quienes mantienen negociaciones poselectorales en Cataluña para formar un Govern bipartito, que con el de los socialistas. Hasta el punto de elevar las tensiones con sus socios generando un nuevo choque dentro de la coalición de gobierno. El endurecimiento del discurso de Unidas Podemos en este contexto sigue en la línea de la apuesta que protagonizó Pablo Iglesias en la campaña electoral, refiriéndose directamente a la existencia de "presos políticos" y "exiliados", y vinculando a ello la ausencia de una democracia plena en España. Una apuesta con polémicas declaraciones y enfocándose en posiciones más rupturistas, buscando situarse en un marco digerible para ERC de cara a defender la alternativa de un bipartito y habilitándose como interlocutor en las negociaciones poselectorales.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, fue la primera dirigente socialista en reprochar las manifestaciones de apoyo del portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, a las protestas por la libertad de expresión tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél que remataron en focos violentos. "Ningún derecho se puede defender ni expresar con violencia, esa es una línea roja absoluta", arrancó durante una entrevista en la Cadena Ser añadiendo además que la manifestación "no procedía, no estaba convocada" y lamentando los heridos y daños materiales.

Sobre las palabras de apoyo de Echenique "a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles", lanzadas a través de Twitter cuando ya se estaban produciendo altercados entre Policía y manifestantes, Calvo reprochó que "cuando estás en un cargo lo estás para todos, no solo para los que te votan". "Yo creo que quienes tenemos un cargo público tenemos que vivir la vida con cierta complejidad. Una cosa es lo que tú puedas pensar y otra cosa es lo que haces desde tu cargo público", insistió no solo desmarcándose del dirigente de Unidas Podemos, sino llamando la atención sobre su posicionamiento.

Foto: El ministro Fernando Grande-Marlaska en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. (EFE)

El presidente socialista sí se ha mostrado de acuerdo con sus socios de Gobierno en que la legislación sobre libertad de expresión debe ser "mejorada" y situarse en estándares de otros países europeos. "La democracia española tiene la tarea pendiente de mejorar y ampliar la libertad de expresión", un objetivo para el que existiría "un amplio consenso" y que se hará en línea con la regulación de otros países europeos". Así lo ha asegurado al inicio de su intervención en el acto para presentar en Mérida el Plan del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, a cuenta de los disturbios que se están produciendo desde hace días en las calles de varias ciudades españolas y que han dejado numerosos heridos y daños materiales.

Reforma del Código Penal

Sánchez ha defendido en esta línea que la revisión de los delitos relacionados con la libertad de expresión en el Código Penal es algo que ya ha manifestado el Gobierno que va a matizar. Un matiz importante porque Unidas Podemos también ha presentado una iniciativa este respecto en el Congreso, y que difiere de las intenciones manifestadas desde Justicia.

Los morados defienden que su propuesta de reforma presentada la pasada semana en el Congreso, tras dejarla en suspenso por la pandemia, es la única con un "texto articulado", que cuenta ya con el visto bueno de Relaciones con las Cortes, y que sería la vía más factible para un cambio urgente. La intención del Gobierno, como ha vuelto a dar a entender este viernes Pedro Sánchez, es que la reforma que finalmente se presente sea la promovida por Justicia, en colaboración con el Ministerio del Interior. Los morados, por su parte, mantendrán viva su iniciativa, "porque es la única que hay", al considerar que precisa una tramitación urgente.

El proyecto registrado en la Cámara Baja por Unidas Podemos explicita la derogación de los artículos del Código Penal que hacen referencia al delito de injurias a la Corona, contra los sentimientos religiosos, de injurias a las instituciones del Estado y de enaltecimiento del terrorismo. La del Ministerio de Justicia hace referencia a la "revisión de los delitos", no a su derogación. Su objetivo sí es, con todo, la despenalización, estableciendo solo castigos en el caso de responder a "conductas que supongan claramente la creación de un riesgo para el orden público o la provocación de algún tipo de conducta violenta, con penas disuasorias, pero no privativas de libertad".

Pablo Hasél Disturbios Policía Nacional Pedro Sánchez
El redactor recomienda