Tercera jornada de incidentes: 16 detenidos, 3 heridos y crece la tensión entre partidos
  1. España
PROTESTAS POR PABLO HASÉL

Tercera jornada de incidentes: 16 detenidos, 3 heridos y crece la tensión entre partidos

Compromís denuncia una "agresión" policial a un diputado autonómico y el PP apunta a Podemos: Almeida plantea cerrar el Twitter de Echenique y Casado reprobar a Iglesias

placeholder Foto: Concentración de protesta por el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél, en Valencia. (EFE)
Concentración de protesta por el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél, en Valencia. (EFE)

Los disturbios en protesta por la sentencia del 'procés' duraron semanas; los que piden la libertad del rapero Pablo Hasél solo van por el tercer día. Pero, mientras Barcelona arde una noche más y los vecinos expresan su hartazgo lanzando macetas contra los alborotadores, la ola de ira se extiende más allá de Cataluña y suma una capital nueva cada día. El miércoles fue Madrid y este jueves le ha vuelto a tocar a Valencia, donde Compromís ha denunciado la "agresión" policial a un diputado. La nueva noche de incidentes ha dejado al menos 16 detenidos y tres heridos entre las dos ciudades mediterráneas, mientras la polémica política no cesa y ya alcanza una dialéctica de víctimas y verdugos. Según a quién se le pregunte.

Almeida plantea que Twitter bloquee la cuenta de Echenique por su publicación alentando las protestas

Para una parte de la izquierda, las víctimas son los manifestantes y los verdugos, las fuerzas de seguridad. En las últimas horas, numerosos dirigentes de Podemos, como los portavoces parlamentarios Pablo Echenique y Jaume Asens, se han hecho eco de la historia de una manifestante que ha perdido un ojo por el impacto de balas de 'foam' lanzadas por los Mossos d'Esquadra durante los disturbios de este miércoles.

Además, Compromís ha denunciado en su cuenta de Twitter que su diputado en Les Corts Carles Esteve "ha sido agredido" durante las protestas de Valencia. El partido regionalista ha acompañado la publicación con un vídeo donde puede verse cómo el parlamentario es golpeado por los antidisturbios cuando caminaba, con los brazos en alto, por la calle de San Vicente. El propio alcalde de Valencia, Rafael Ribó, se ha mostrado muy crítico con las fuerzas del orden: "Una actuación desproporcionada de la Policía Nacional no aumenta la seguridad. Aumenta la crispación social de forma gratuita", ha dicho en su perfil en la red social.

Foto: La Policía antidisturbios carga contra los manifestantes durante la concentración convocada en Valencia. (EFE)

En cambio, una parte derecha considera que las víctimas son los agentes, y los verdugos, los manifestantes violentos y algunos políticos de izquierdas que los han espoleado. El alcalde de Madrid y portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, se ha referido a las palabras de Ribó con gran dureza en una entrevista en Trece: "No está a la altura del cargo que representa como alcalde de todos los valencianos cuando lo que está haciendo es respaldar precisamente a aquellos que ponen en peligro el orden público".

La estrategia de la oposición se centra en culpar a Podemos de lo ocurrido para aumentar la presión sobre el Gobierno presidido por el socialista Pedro Sánchez, que guarda silencio. Así, Almeida ha defendido que Twitter debería plantearse "seriamente" el cierre de la cuenta de Echenique por su mensaje respaldando las concentraciones. Incluso no descarta que el hecho tenga consecuencias penales. Y el propio presidente del PP, Pablo Casado, ha pedido una reprimenda el vicepresidente y líder de UP, Pablo Iglesias: "Sánchez debe reprobar a su vicepresidente Iglesias por alentar este vandalismo organizado".

Frente a los intentos de politizar los incidentes, la propia realidad de los hechos ha mostrado que los motivos de los manifestantes escapan a cualquier lógica partidista. Si este martes fueron atacadas las sedes del PSC y del PP en Lleida, dos días después los socialistas han vuelto a sufrir actos vandálicos en diversas localidades del País Vasco, pero los violentos también se han cebado con Podemos. En Durango (Vizcaya) o Burgos, las sedes del partido han aparecido con pintadas donde se podía leer 'Libertad para Hasél'. El lendakari, Iñigo Urkullu —entre otros líderes políticos—, ha condenado los hechos.

Foto:  Operarios de limpieza borran una pintada en el centro de Barcelona. (EFE)

Dos 'mossos' heridos en Barcelona

Mientras los políticos se enzarzan buscando culpables, en las calles se suceden las protestas. Barcelona ha vuelto a ser uno de los epicentros, con un balance de al menos ocho detenidos y dos policías heridos, en una noche de cargas policiales, barricadas, quema de contenedores y lanzamiento de objetos a los Mossos d'Esquadra.

Hasta ahí el mismo guion que en los días anteriores. Pero este jueves, los violentos también han atacado la sede de 'El Periódico de Catalunya' con piedras, y han roto varios cristales, igual que ha ocurrido en algunos comercios y entidades bancarias. Los alborotadores han hecho pintadas en la fachada del diario catalán, en lo que supone un salto cualitativo en su actuación. Además de la Policía, la prensa ya se encuentra en el punto de mira de los manifestantes.

Unas 300 personas, según la Guardia Urbana, han salido este jueves a las calles de la capital catalana por tercera noche consecutiva. La concentración se ha iniciado en la plaza de Tetuán, en un ambiente reivindicativo y festivo, con actuaciones musicales de raperos y reivindicaciones a favor de la libertad de expresión y el 'arte libre', tras la entrada en prisión del artista, condenado por la Audiencia Nacional. Sin embargo, con el paso de los minutos, el ambiente se ha ido calentando.

Foto: Protesta en apoyo a Hasél en Madrid. (Sergio Beleña)

Los manifestantes se han concentrado en la plaza, a pocos metros de la sede de la Conselleria de Interior de la Generalitat, que había sido totalmente acordonada por los Mossos d'Esquadra para las 19:00, momento de la convocatoria oficial.

Antes de la manifestación, la Policía catalana ha identificado a varias personas, y se han retirado los contenedores de la zona para evitar que, como en noches anteriores, se utilizasen para hacer barricadas. Pero no ha servido de nada. Hacia las 20:00, los participantes en las protestas han empezado a desplazarse con gritos de 'Libertad Pablo Hasél' y, pasadas las 20:30, han empezado los disturbios.

En Barakaldo (Vizcaya) o Salamanca se han producido protestas pacíficas, a diferencia de los distubios de Sabadell (Barcelona) o Tarragona

Los incidentes más graves han sido la quema de contenedores, motos compartidas y todo tipo de mobiliario urbano para levantar barricadas. El fuego ha llegado a algunos árboles, lo que ha obligado a los Bomberos a intervenir en el entorno de la calle Aragò.

Durante los disturbios, los violentos han lanzado todo tipo de objetos contra los agentes —como petardos, botellas, adoquines y piedras—, que han respondido con cargas. Al menos dos 'mossos' han resultado heridos de sendas pedradas en la cabeza: uno cuando transportaba a un detenido entre la calle de Mallorca y el paseo de Sant Joan y otro al ser alcanzado dentro su vehículo, a la altura de Mallorca con Roger de Llúria. Además, varias viviendas de la zona se han quedado sin luz eléctrica durante un tiempo.

En algunas calles, los vecinos han mostrado su hartazgo ante el peligro que suponen los incendios de contenedores y han increpado a los manifestantes desde los balcones. Algunos incluso han lanzado objetos como macetas, según han informado a Europa Press algunos testigos.

Ocho detenidos en Valencia

Barcelona no es la única ciudad donde se han producido incidentes. En Barakaldo (Vizcaya) o Salamanca ha habido protestas pacíficas. Pero los disturbios sí han llegado a Sabadell (Barcelona), con barricadas y lanzamiento de objetos contra una comisaría; Tarragona, donde los alborotadores han quemado contenedores y cortado la A-7 durante una hora, y Valencia.

La manifestación en la ciudad del Turia ha transcurrido con enfrentamientos entre los participantes y la Policía, que ha vuelto a realizar cargas, lo que ha provocado momentos de tensión. Los disturbios se han saldado con ocho detenidos, escaramuzas callejeras y al menos un herido, según han confirmado a EFE fuentes de la Delegación del Gobierno.

Foto: Protesta en Madrid por la detención de Pablo Hasél. (Sergio Beleña)

A partir de las 19:00, la plaza de San Agustín ha empezado a llenarse de personas congregadas para mostrar su respaldo al rapero condenado y expresar el rechazo ante las cargas policiales ocurridas en varias ciudades españolas. Tras la lectura de un manifiesto, algunos de los participantes en la concentración han intentado salir de la plaza encabezados por una pancarta, momento en que los policías han intervenido para frenar su avance y han cargado contra esas personas, para después formar un cordón policial que evitara que la protesta se extendiese por las calles aledañas.

Foto: Incendio de contenedores tras una concentración en apoyo a Pablo Hasél. (EFE)

Sin embargo, un grupo ha tirado un contenedor de vidrio y ha lanzado botellas a los policías. Algunos de los manifestantes se han dispersado mientras que otros han sido parados por los agentes y colocados contra una pared. Los alborotadores han cruzado contenedores y vallas de obras en la calle de Jesús y las furgonetas de la Policía Nacional les han ido persiguiendo por esa zona, próxima a la conocida como Finca Roja, donde se han vivido otros momentos de tensión.

En la calle de San Vicente, los policías han cargado de nuevo. No sabían que esa acción iba a encender aún más los ánimos en la batalla política: uno de los afectados era el diputado autonómico de Compromís.

Valencia Pablo Hasél Mossos d'Esquadra Disturbios Cataluña
El redactor recomienda