Pablo Hasél ingresa en prisión tras una noche atrincherado en la Universidad de Lleida
  1. España
condenado a prisión por injurias a la corona

Pablo Hasél ingresa en prisión tras una noche atrincherado en la Universidad de Lleida

El rapero ya ha ingresado en la cárcel Ponent de Lleida para cumplir su condena de nueve meses por enaltecimiento del terrorismo, después de que los Mossos lo hayan detenido hoy

placeholder Foto: Pablo Hasél, tras su detención. (Europa Press)
Pablo Hasél, tras su detención. (Europa Press)

Decenas de agentes de los Mossos d'Esquadra han entrado esta mañana en el rectorado de la Universidad de Lleida para detener al rapero Pablo Hasél , condenado a nueve meses de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. Sobre las 08:25, los agentes lo han detenido y lo han conducido fuera del edificio, donde ha pasado la noche junto a medio centenar de partidarios, y sobre 09:00 ya ingresaba en la cárcel Ponent de Lleida para cumplir su pena.

"No nos van a doblegar ni con toda la represión", ha gritado Hasél tras ser detenido. El rapero ha afirmado, al ser introducido en un coche de los Mossos d'Esquadra para ser conducido al Centre Penitenciario de Ponent: "No nos pararán, no nos callarán, muerte al estado fascista". "Amnistía total, ganaremos, no nos pararán nunca, lucharemos hasta la victoria siempre", ha afirmado mientras era conducido por varios agentes de Mossos hacia el exterior del recinto universitario.

Según ha explicado un portavoz de los Mossos a EFE, los agentes han podido entrar en la universidad a primera hora de la mañana para proceder a la detención del rapero sin que se hayan producido "incidentes graves" y sin que haya constancia de heridos.

Lo han detenido después de sacar a los participantes en la protesta, a los que han identificado, mientras desde fuera sus simpatizantes gritaban proclamas en su favor. "Nunca nos callarán", ha gritado mientras los agentes le escoltaban antes de ser trasladado a prisión para cumplir su condena.

Han sido identificadas unas 70 personas, que al abandonar el coche con el detenido han coreado: "Pablo Hasél, libertad". Las instalaciones han sufrido graves daños y en los pasillos del edificio han dejado bancos y cristales rotos.

Atrincherado contra su inminente detención

El rapero se había encerrado este lunes en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida "para ponérselo a la Policía lo más difícil posible" ante su inminente detención y con el objetivo, según declaró a EFE, de visibilizar lo que considera como un "gravísimo ataque" contra las libertades.

Un fuerte dispositivo policial, formado por decenas de agentes de los Mossos y una veintena de furgonetas de la Brigada Móvil, se ha desplegado desde las 06:30 horas de este martes en las inmediaciones del rectorado para proceder a su detención, ya que el plazo para ingresar voluntariamente en prisión finalizó el pasado viernes.

Los agentes han accedido al recinto y sobre las 07:00 horas han intentado negociar con las personas atrincheradas para que salieran por su propio pie. Activistas y simpatizantes de Hasél han montado barricadas y se han agrupado en torno a él, para protegerlo y evitar que la Policía pudiera llegar.

No obstante, la Policía ha sorteado con facilidad las barricadas en las entradas del edificio y han intentado arrinconar a los simpatizantes del rapero para proceder a la detención. Los activistas se han refugiado en la tercera planta del edificio mientras lanzaban algunos objetos a los agentes, aunque finalmente han sido encapsulados por los policías.

En el interior del edificio se encontraban también numerosos periodistas y reporteros gráficos que han pasado allí la noche y que han documentado la intervención.

Este lunes, la Audiencia Nacional volvió a rechazar la suspensión de la ejecución de la condena de nueve meses de cárcel a Hasél, al recordar que en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad, y en 2018 por allanamiento de local.

"Con este historial delictivo resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la Ley, totalmente carente de justificación, la suspensión de la ejecución de la pena a este penado", argumenta el tribunal.

Y añade que "las campañas" en su favor "que pudieran haber orquestado algunas personas no pueden determinar la inaplicación de la ley vigente, sino su eventual modificación por el Parlamento".

Ahora, sobre el rapero pesan varias condenas: la primera, de 2014, a dos años de cárcel por enaltecer en sus canciones el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda, y que la Audiencia Nacional dejó en suspenso; y la segunda, de nueve meses de prisión por el mismo delito y otro de injurias a la monarquía y a las fuerzas de seguridad. Además, en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad, y en 2018 por allanamiento de local, sentencias que todavía no son firmes.

Según han informado fuentes penitenciarias, Hasél ha sido internado en el módulo de ingresos de la cárcel de Ponent, donde una vez identificado se le practicará la prueba PCR —preceptiva para todos los reclusos—, además de los correspondientes cacheos. En los próximos días será evaluado por los técnicos que deben proponer su clasificación penitenciaria, para lo que la junta de tratamiento de la cárcel dispone de dos meses de plazo como máximo.

Aunque lo habitual es que los reclusos que no sean considerados peligrosos sean clasificados inicialmente en segundo grado, a la espera de posteriores progresiones, nada impide que Hasél pueda acceder directamente a la semilibertad, lo que le permitiría salir de la cárcel a diario y solo regresar a dormir, de lunes a jueves.

La crítica de Podemos y Garzón

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha criticado que el artista vaya a ser "detenido y llevado a la cárcel" después de ser "condenado por unos tuits", lo que a su juicio denota un "síntoma de déficits democráticos graves". "Y quienes lo niegan hacen flaco favor a lo que sí funciona bien de la democracia española, que es mucho también", ha añadido.

Por su parte, Podemos ha asegurado este martes que "todos aquellos que presumen de la plena normalidad democrática y se consideran progresistas deberían sentir vergüenza" con la detención de Hasél, que se encontraba atrincherado en la Universidad de Lleida.

En un apunte en su cuenta de Twitter, la formación morada se ha preguntado si los que defienden la normalidad democrática se "taparán los ojos". "No hay progreso si nos negamos a reconocer los déficits democráticos actuales", han añadido.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado este martes que Hasél "no es una anécdota" y su figura "crea escuela", al tiempo que ha defendido que la "difamación permanente y las agresiones verbales brutales" del propio Hasél no "pueden quedar impunes".

En una entrevista en Telecinco, Abascal ha insistido en que no se puede pasar por encima de las "agresiones" de Hasél, un "personaje violento con antecedentes penales", ni tampoco las "letras de enaltecimiento de bandas terroristas como ETA o Terra Lliure".

"Ahora se habla mucho de incitación al odio incluso por parte de la izquierda. Se dice que Vox no puede hablar de inmigración ilegal con datos en la mano, decir que la inmigración ilegal que lleva a la inseguridad que es una realidad que ven todos los que viven en barrios en que se instala esa inmigración. Los que dicen que eso es incitación al odio dicen que estos individuos pueden apelar y defender la violencia", ha sostenido Abascal.

Pablo Hasél Mossos d'Esquadra Rap
El redactor recomienda