Génova blinda el liderazgo de Casado tras la debacle catalana y descarta una crisis interna
  1. España
COMITÉ EJECUTIVO ESTE MARTES

Génova blinda el liderazgo de Casado tras la debacle catalana y descarta una crisis interna

El PP cierra filas con Casado y recuerda que todos los barones se volcaron con la campaña catalana. Insisten en que no habrá golpe de timón a pesar del desastroso 14-F

placeholder Foto: Alejandro Fernández y Pablo Casado en el cierre de campaña. (EFE)
Alejandro Fernández y Pablo Casado en el cierre de campaña. (EFE)

En el PP urge cerrar cualquier debate sobre el liderazgo de Pablo Casado tras los malos resultados en Cataluña. “Eso no está en cuestión y no peligra”, anticipaban fuentes de la cúpula en la noche electoral según iba avanzado en escrutinio. En Génova insisten en no hablar de debacle recordando que partían de cuatro escaños y se han quedado en tres. Pero las expectativas hasta hace unas semanas eran superiores y contaban, como mínimo, con doblar el número de diputados. No solo eso. Los populares catalanes se han dejado por el camino casi 80.000 votos mientras Vox irrumpe como cuarta fuerza política con 217.883 sufragios (el doble) y 11 escaños.

García Egea achaca el mal resultado en Cataluña a las declaraciones de Bárcenas

Los populares se escudan en el desastre electoral sufrido por sus socios de Gobierno en varias comunidades y ayuntamientos, Ciudadanos, que de 36 escaños se quedó en solo seis. Pero la realidad preocupa y, aunque el terreno llevaba tiempo preparado para el sorpaso, en ningún caso esperaban tanta distancia. Los escaños naranjas y los azules suman menos que los obtenidos por Santiago Abascal.

Este martes Casado reúne a su comité ejecutivo (órgano con los principales dirigentes, incluidos los barones territoriales) para analizar en profundidad el resultado. Casado intervendrá al mediodía y el presidente de la Xunta de Galicia ya ha pedido a su partido "una reflexión". Por ahora, el núcleo duro del presidente insiste en que la hoja de ruta se mantendrá y no habrá ningún golpe de timón. Eran las primeras elecciones a las que el PP acudía con su nueva estrategia de ruptura con Abascal (tras la moción del “no somos como Vox porque no queremos”), tal y como exigía la plana mayor de los presidentes autonómicos.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño

Que esa tiene que seguir siendo la estrategia (esencialmente diferenciarse de Vox) no parece estar en duda, pero los electores no han premiado, al menos en Cataluña, la decisión. La campaña electoral también está en entredicho, sobre todo por haberla basado en la gestión (con exhibición continua de alcaldes y presidentes autonómicos) y en un ataque continuo al PSC de Salvador Illa.

Hay voces en el partido que critican haber olvidado la verdadera posición del PP (última fuerza) y que los votos se los disputaba con Vox y no con los socialistas. Consideran que el partido ultra se quedó con todo el camino libre de ataque al independentismo (convirtiéndose en el foco de la campaña como mostraron los ataques de Vic) mientras el PP se centraba en actos más propios de un partido que gobierna.

A quien no señalan dentro del partido es al candidato, Alejandro Fernández, alabado a izquierda y derecha, incluso por sus rivales. En Génova asumen el comité ejecutivo con cierta tranquilidad, recordando que todos los barones y el partido entero “se ha volcado” en Cataluña y aseguran que la campaña se pactó por completo con el PPC.

placeholder Acto de Casado y Alejandro Fernández con los barones. (EFE)
Acto de Casado y Alejandro Fernández con los barones. (EFE)

Y mientras blindan cualquier debate sobre el liderazgo de Casado, asegurando que este 14-F no es extrapolable a ningún otro lugar de España” —como dijo el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos— en el partido siguen pendientes de los rumores sobre si el presidente debería hacer relevos en su cúpula. Si Casado no está en cuestión, las miradas se dirigen a su número dos, Teodoro García Egea, del que dependen al fin y al cabo todos los territorios como secretario general.

También el vicesecretario y portavoz en el Senado, Javier Maroto, cerró filas ante cualquier intento de poner en duda la continuidad de la dirección: “En Cataluña también Ciudadanos adelantó al PP y después Casado se puso por delante de Albert Rivera. Además, el PSOE fue adelantado por el BNG o Podemos en Galicia y Cataluña sin que Pedro Sánchez sufriese ninguna crisis”, zanjó. Incluso el presidente de la Xunta aseguró en la misma línea que Casado “es tan responsable del descalabro en Cataluña como lo fue Pedro Sánchez del descalabro del PSOE en las elecciones gallegas”.

Si en algo coinciden PP y Ciudadanos es en culpar a la abstención de los resultados obtenidos. No haber sabido movilizar a los constitucionalistas, a pesar de que el PSC subió en votos (y más todavía en escaños) y que a Vox le respaldaron más de 200.000 catalanes. La participación bajó, pero también afectó a los independentistas, que contaron con muchos menos votos que en 2017. Al PP, como dijo el secretario general, también le afectó la nueva irrupción del caso Bárcenas una semana antes de las elecciones. Lo que Casado ya dijo que supondría “un coste electoral” cuando faltaban seis días para la cita. “El pacto de la Fiscalía y Bárcenas” mermó las expectativas de los populares, explicó García Egea desde la sede nacional este domingo por la noche.

Elecciones Cataluña 2021 Partido Popular (PP) Pablo Casado Teodoro García Egea Santiago Abascal Pedro Sánchez Ciudadanos
El redactor recomienda