Un año desde que todo empezó: la primera muerte por covid en España
  1. España
Murió en 24 horas desde su ingreso

Un año desde que todo empezó: la primera muerte por covid en España

Hasta dos semanas después no se consideró a Fernando como el primer caso de muerte por el virus de España y de fuera del continente asiático. Un año más tarde, ya son 64.747

placeholder Foto: Trabajos en el tanatorio para fallecidos por covid. (EFE)
Trabajos en el tanatorio para fallecidos por covid. (EFE)

Fernando acudió al hospital valenciano de Arnau de Vilanova a la vuelta de un viaje a Nepal a principios de febrero. Según los primeros médicos que le atendieron tenía los típicos síntomas de una gripe: tos, fiebre y dolores musculares. Le mandaron a casa pero, como no mejoraba, volvió al centro tres días después, el 12 de febrero. Los facultativos se sorprendieron entonces de la "gravedad extrema" en la que se encontraba tras hacerle una radiografía. Ya presentaba distrés respiratorio agudo y 'shock' séptico. Le ingresaron en la UCI, pero en menos de 24 horas falleció por un fallo multiorgánico. Tenía 69 años, era padre de tres hijos y se convirtió, hace hoy un año, en la primera víctima mortal del coronavirus en España. También en la primera fuera del continente asiático.

Sin embargo, su caso no se cuantificó hasta dos semanas después. Por entonces, los pacientes con afecciones respiratorias de origen desconocido que no habían estado en alguna de las zonas 'rojas' no seguían los protocolos de coronavirus, ya que no se los consideraba pacientes de riesgo. Por eso, en un primer momento, el Gobierno valenciano lo consideró una muerte por neumonía grave, pero una necropsia posterior determinó que la causa detrás de su muerte era el covid, todavía ese virus extraño que asolaba China y empezaba a ensañarse con Italia, Corea del Sur e Irán.

El caso de Fernando hizo modificar el protocolo: el Ministerio de Sanidad cambió la definición de caso y pidió entonces a las comunidades autónomas que realizaran las pruebas del coronavirus a todos los pacientes con neumonía ingresados en hospitales que hubieran dado negativo en otros virus, como el de la gripe común. Pidió, además, que investigaran los fallecimientos por neumonía de origen desconocido.

Un año después de aquel primer caso, la cifra de fallecidos por coronavirus asciende a 64.747. Desde el 13 de febrero hasta el 3 de marzo, España no volvió a registrar fallecimientos por coronavirus. Desde entonces, solo el 5 de julio los datos de fallecidos por Covid-19 han vuelto a mostrar un cero.

Foto:
Todas las muertes de la pandemia
Darío Ojeda María Zuil Marta Ley Carlos Muñoz Luis Rodríguez Laura Martín

El exceso de mortalidad registrado desde el día en que murió Fernando y hasta la cuarta semana de este año, teniendo en cuenta todas las causas de fallecimiento, arroja una cifra ya cercana a las 86.000 víctimas mortales, por encima de lo esperado en comparación con la media de los cinco años previos. La información la proporciona el Instituto Nacional de Estadística (INE), que a raíz de la situación de pandemia comenzó a publicar la cifra de defunciones semanales totales

También el Instituto Carlos III hizo públicos los datos de su herramienta de monitorización de la mortalidad (MoMo), que refleja un exceso de mortalidad de algo más de 76.000 personas. Solo ha habido una excepción: desde finales de mayo a finales de junio, coincidiendo con la desescalada, España no registró más fallecidos de los que se habían visto en los cinco años anteriores.

Aunque estas cifras tienen en cuenta no solo aquellas que fallecieron por coronavirus, a finales del año el INE dio a conocer que la mayor parte del exceso de mortalidad registrado durante la primera ola correspondía a víctimas con coronavirus, aunque muchas de ellas no figuran en las cifras que ofrece el Ministerio de Sanidad porque no se les realizó una prueba diagnóstica que confirmase la enfermedad.

Casi un año después, el virus no da tregua. Enero de 2021 ya es el tercer mes con más muertes, solo por detrás de marzo y abril. Entonces hubo días con más de 900 fallecidos. Durante el primer mes de este año, la cifra máxima alcanzada ha sido de 487 en un día, aunque la serie de fallecidos, que cada día actualiza el ISCIII, acumula varios días de retraso en las notificaciones, por lo que el número podría ser mayor.

Es habitual que tanto enero como diciembre sean meses con mayor número de víctimas mortales, pero aun así este año ha arrancado como el más mortal desde 2000. El número de fallecidos desde el día 4 y hasta el 31 (fechas que comprenden las cuatro primeras semanas epidemiológicas) ha sido de 47.000, un 17,4% más que la media de los cinco años previos. La cifra de fallecidos oficiales en el país en esos días ha sido de 8.666, dato por encima incluso del exceso de mortalidad que arroja el INE, de 6.966, si bien ambos números son provisionales.

Las provincias que han registrado peores datos en el arranque de este año, en plena tercera ola del virus, han sido las tres de la Comunidad Valenciana: Alicante, Valencia y Castellón. A finales de mes, la región se encontraba a un 74% de ocupación hospitalaria en planta y un 79% en las UCI, según la información recopilada por El Confindencial. Las siguen Cádiz y Badajoz, donde han fallecido cerca de un 45% de personas más de lo habitual en las cuatro primeras semanas del año.

En 16 provincias, sin embargo, la pandemia no ha provocado este mes más fallecimientos de los que se han registrado otros años, según los datos provisionales del INE. Cantabria destaca como la región donde el exceso de mortalidad ahora es menor en relación a los años previos.

El caso de Fernando se trató al principio como un "caso aislado". Incluso se llegó a especular con que había sido una garrapata la culpable de la infección. Fue su viaje a Nepal lo que hizo saltar las alarmas sanitarias e hizo pensar que quizá su repentina muerte tenía algo que ver con el virus del que por entonces poco se sabía.

Aun así, nunca estuvo claro cómo fue el rastro de su contagio: si ocurrió en el país asiático o en alguna de las escalas del viaje. Poco importó, porque para entonces la curva de contagios empezaba a hacerse incontrolable y el virus se cobraría, a partir de ese momento, muchos más nombres.

Coronavirus
El redactor recomienda