Proceso de selección anónimo y compañeros refugiados: la verdad sobre el nuevo colegio de Leonor
  1. España
Casi el 90% son becados

Proceso de selección anónimo y compañeros refugiados: la verdad sobre el nuevo colegio de Leonor

Hay 18 centros en todo el mundo de UWC. La infanta Leonor pasará a formar parte de los 360 alumnos que tiene la comunidad. Solo en España, cada año se presentan unas 500 personas

placeholder Foto: La princesa Leonor y la infanta Sofía. (EFE)
La princesa Leonor y la infanta Sofía. (EFE)

A 20 kilómetros de la ciudad galesa de Cardiff se erigió en el siglo XII un castillo imponente de muros de piedra fríos y pesados que envuelven un patio típicamente inglés cubierto por un imponente césped verde. Como trasladado a una novela de Jane Austen, la edificación fue remodelada tras ser adquirida en 1925 por el magnate de la comunicación William Randolph Hearst, hasta que en 1962 pasó a ser el Atlantic College, el primero de una red de 18 instituciones educativas por todo el mundo que forman parte de la United World Colleges (UWC). Nacieron en plena Guerra Fría con el objetivo de juntar culturas irreconciliables, tanto desde el punto de vista de brecha social y económica, como cultural. Y así será el nuevo centro de estudios al que acudirá la princesa Leonor a cursar el bachillerato.

En España cada año se presentan unas 500 personas, pero solo 10 o 15 consiguen superar las pruebas de selección. "Es un proceso muy riguroso, que consta de 7 u 8 pruebas, con test de cultura general, casos prácticos, entrevistas y dinámicas de grupo", explica Alfonso Villaroel, 'headhunter' y fundador de Villarroel & Hunter, que además aclara que todo el proceso es anónimo y que los menores se presentan con un alias.

Foto: La princesa Leonor pronuncia un discurso durante la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias el pasado octubre. (EFE) Opinión

El primer paso es una solicitud 'online' con un cuestionario de seis páginas que cuesta entre ocho y diez euros. Se hace desde casa, por lo que desde la institución entienden que "se puede dar el caso de que alguien te eche una mano"; no obstante, cuando se pasa el primer cribado se les hace una prueba personal para comprobar si han respondido ellos, haciéndoles desarrollar la idea planteada en la prueba inicial. "No es un cuestionario de preguntas de conocimiento, más bien son preguntas abiertas a desarrollar", apunta Quique Bassat, exalumno y miembro del comité de selección, así como presidente del consejo de UWC.

Lleva 25 años haciendo pruebas de selección, prácticamente desde que salió de la institución ha estado ligado a la asociación de antiguos alumnos, que son los que llevan el proceso. Una vez al año, se juntan todos los miembros del equipo y van revisando cada solicitud por parejas y, una vez completadas, las ven otras seis u ocho personas antes de tomar la decisión final.

“En cualquier otra institución facilitar el ingreso a quien sea un rey sería algo normal. Pero nuestro proceso es muy riguroso y anónimo"

"En cualquier otra institución del mundo facilitar el ingreso a quien sea un rey sería algo normal. Pero nuestro proceso es muy riguroso, la parte inicial es completamente anónima, algo que impusimos para evitar que un apellido importante acabase imponiéndose a los méritos. No se permite ningún tipo de identificación personal", sostiene Bassat, que también es epidemiólogo y pediatra en Barcelona.

Aunque en el caso de la infanta Leonor el curso escolar es de pago y el importe asciende a 76.500 euros anuales, casi el 90% de los alumnos son becados. "A veces no se les beca al 100%, depende de lo que sus padres necesitan. Las becas están basadas en la necesidad, pero están atribuidas al mérito", aclara y explica que se presenta gente de todo el mundo y con "background socioeconómicos muy diversos" porque se busca mezclar nacionalidades con pensamientos y formas de ver la vida muy diferentes. También, un pequeño porcentaje siempre se reserva a estudiantes refugiados de zonas de conflicto como Palestina o Irak.

placeholder Recinto del UWC Atlantic College. (EFE)
Recinto del UWC Atlantic College. (EFE)

En cada habitación conviven cuatro alumnos, tratando siempre de juntar gentes de países y procedencias muy diferentes para que se enriquezcan. "Dos de cada tres alumnos provienen de entornos muy humildes y van a convivir todos juntos en el cuarto para que aprendan a no tener prejuicios y a ser más abiertos a lo largo de la vida", apunta, mientras que Vollaroel afirma que "la renta media de los padres de este colegio seguro que es inferior a la renta del centro en el que estaba escolarizada Leonor en Madrid".

El 'headhunter' señala que no importa la ideología, ni las creencias religiosas. "Pueden estar estudiando desde el hijo de un rey hasta el hijo de un ganadero". Cuenta que a lo largo de su trayectoria ha llegado a conocer a jóvenes que "no tenían ni para pagar el billete de avión de Canarias a Madrid" para hacer las pruebas o que incluso había un chico que era hijo de dos encarcelados por ser miembros de los GRAPO, Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre nacidos en 1975 con la intención de instaurar una "república popular y federativa" en España y catalogado como terroristas por la Unión Europea y el Departamento de Estado de EEUU.

Foto: La princesa Leonor, en una imagen de archivo. (Limited Pictures)

Así, en toda su labor en el mundo empresarial se ha topado con varias personas que habían pasado por el Atlantic College, donde están "los mejores profesionales, los más potentes y más preparados". Tanto es así que llegan incluso a valorar más los perfiles que proceden de este colegio a los que han estudiado en Harvard, Oxford o en la London School of Economics.

Para Villaroel "es alucinante" que los monarcas se hayan animado a pedir esto: "Es el primer gran éxito de Leonor el conseguir una plaza allí". Explica que la Infanta se enfrentará a dos años de pruebas constantes, de trabajo colaborativo, de debates y de aprendizaje por investigación, no por libros de texto, para así desarrollar la empatía, el pensamiento crítico y capacidad para enfrentarse al mundo. Asimismo, además de estudiar las asignaturas típicamente de bachillerato, se fomenta el ensayo, la creatividad, las habilidades sociales y el contacto con la naturaleza y la comunidad.

placeholder El UWC Atlantic en Gales. (EFE)
El UWC Atlantic en Gales. (EFE)

Ha sido el propio director del colegio, Peter T. Howe, quien ha lanzado un mensaje de bienvenida a la heredera al trono "que se unirá en el curso 2021 a una comunidad de 360 estudiantes seleccionados por su potencial dentro de sus circunstancias individuales". "UWC es un lugar de encuentro pionero para los jóvenes del mundo y tiene una misión clara: cambiar el mundo para mejor. Nuestra pasión es hacer que la educación sea una fuerza para unir personas, naciones y culturas por la paz y un futuro sostenible".

Leonor Borbón Unión Europea Rey Felipe VI Casa Real
El redactor recomienda