Exdirigentes del PSOE e intelectuales lanzan un manifiesto pidiendo el cese de Iglesias
  1. España
MÁS DE 200 ADHESIONES

Exdirigentes del PSOE e intelectuales lanzan un manifiesto pidiendo el cese de Iglesias

'La España que reúne', que preside Nicolás Redondo, surgió con un manifiesto fundacional antes de las elecciones generales reclamando un Gobierno de unidad entre PSOE, PP y Cs

placeholder Foto: El impulsor del manifiesto, Nicolás Redondo Terreros, fue secretario general del PSE entre 1997 y 2001. (EFE)
El impulsor del manifiesto, Nicolás Redondo Terreros, fue secretario general del PSE entre 1997 y 2001. (EFE)

La plataforma 'La España que reúne', entre cuyos impulsores se encuentran exdirigentes del PSOE como Nicolás Redondo y Joaquín Leguina y fundadores de Ciudadanos hoy apartados de este partido, ha lanzado un manifesto reclamando el cese del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. Bajo el título 'Cesar en la infamia: Pablo Iglesias debe ser destituido', el manifesto pivota sobre las declaraciones del también líder de Unidas Podemos en el marco de la campaña catalana, asegurando que en España "no hay una situación de normalidad democrática plena". Una "deslealtad, con sus propios compañeros de gobierno, con todas las instituciones del Estado y con una inmensa mayoría de españoles, que seguimos apostando por la democracia nacida en 1978, dispuestos siempre a cambios y reformas que la mejoren, haciéndola más integradora y participativa", sostiene el texto. A lo largo del día, más de dos centenares de expolíticos, de distinto signo político, como Cayetana Álvarez de Toledo, Manuel Valls, César Antonio Molina o José Manuel García-Margallo e intelectuales como Fernando Savater o Arcadi Espada han adherido sus firmas al manifiesto.

Unas declaracoines, según se añade, que "socavan la imagen de nuestro país en un momento en que sus credenciales democráticas se ven oportunistamente puestas en duda por un ministro extranjero". Los impulsores del manifesto cargan también contra el PSOE por haberlo "invitado" a entrar en el Ejecutivo de coalición "después de que durante la campaña electoral el entonces candidato Pedro Sánchez negara su intención de formar gobierno con Unidas Podemos, haciendo precisamente de la presencia de Iglesias en el gabinete el principal escollo". Al sector socialista del Gobierno critican también "los patéticos intentos de disculpar su conducta comprometen a todo el gobierno —un órgano, recordemos, colegiado—".

Si su destitución no se produce, advierten, "el coste electoral que pueda sufrir el Partido Socialista será lo de menos. Más debería preocuparnos el precedente de haber llevado al gobierno a una persona cuya única virtud conocida es la demagogia y cuya única vocación es el frentismo. Las palabras tienen consecuencias. La democracia española no se puede permitir la presencia de un pirómano en el Consejo de Ministros. Ante la historia quedará la responsabilidad de quien lo nombró".

El manifiesto arranca asegurando que "ya fue doloroso el ultraje de comparar la situación de Carles Puigdemont y su holgada estancia balnearia en Bruselas, fugado de la justicia española tras su fallida agresión al orden constitucional, con la de miles de compatriotas que dieron en el exilio, casi siempre miserable, a menudo atroz, tras la victoria franquista". Y se llega a describir al vicepresidente segundo como "una persona socializada en el rencor e incapaz de comprender la importancia histórica y la altura moral del gesto de reconciliación entre españoles que, en una Transición que desprecia, fundó nuestro régimen de convivencia democrático".

Gobierno de gran coalición

Se le reprocha a Pablo Iglesias sus supuestas "bofetadas a las víctimas del terror y los halagos a los criminales forman parte sin sombras y ocultaciones de su escaso bagaje". Ante ello concluyen que "si realmente cree que España no es una democracia su deber es combatir a su gobierno gallardamente desde la oposición, sacrificando su generosa nómina de vicepresidente en el altar de sus ideales".

'La España que reúne', que preside Nicolás Redondo, surgió con un manifiesto fundacional antes de las elecciones generales de noviembre de 2019 reclamando un Gobierno de unidad entre PSOE, PP y Ciudadanos. Entonces reunió a 300 firmantes entre los que se encontraban, además de Redondo y Leguina, Francesc de Carreras, Fernando Savater, Manuel Valls o el expresidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla.

Primeros firmantes

Francesc de Carreras

Manuel Valls

Teresa Freixes

César Antonio Molina

Francisco Igea

Adela Cortina

Fernando Savater

José Álvarez Junco

Francisco Vázquez

Nicolás Redondo Terreros

José Manuel García‐Margallo

Javier Rupérez

Andrés Trapiello

Gabriel Tortella

Pedro Bofill

Cayetana Álvarez de Toledo

Marcos Peña

Joaquín Leguina

José Luis Corcuera G

uillermo de la Dehesa

Arcadi Espada

Alejandro Cercas

Félix de Azúa

Francisco Sosa Wagner

Iñaki Arteta A

ntonio Puerta

Antonio Miguel Carmona

José María Múgica

Mercedes Fuertes F

ernando de Almansa

Soledad Becerril

Jesús Cuadrado

Benjamín Castro

José Antonio Yturriaga

Luis Alberto de Cuenca

Eligio Hernández

Joaquín Pérez Azaústre

Mercedes Monmany

Salvador Sánchez Terán

Antonio Robles

InocencioArias

Xavier Pericay

Álvaro Delgado‐Gal

Eugenio Nasarre

Gorka Maneiro

Marta Marbán

Amando de Miguel

Ignacio Amestoy

Teo Uriarte Pilar Lladó

Clara Eugenia Núñez

Juan José Rodríguez Calaza

Regino García‐Badell

Ignacio Camuñas

Antonio Jiménez 

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
PSOE Pablo Iglesias