La JEC avala la colocación de mesas electorales en los patios de los colegios
  1. España
RECHAZA a LOS VOLUNTARIOS

La JEC avala la colocación de mesas electorales en los patios de los colegios

La Junta autoriza que las mesas electorales se ubiquen en zonas al aire libre, siempre dentro de los recintos. Además, rechaza la figura de los voluntarios para suplir las vacantes

Foto: Varias personas hacen cola en una oficina de Correos la semana pasada para emitir su voto. (EFE)
Varias personas hacen cola en una oficina de Correos la semana pasada para emitir su voto. (EFE)

Después de que la justicia ratificara la fecha de las elecciones catalanas para el 14 de febrero dejando claro que no había lugar a un aplazamiento, la constitución de las mesas electorales se convirtió probablemente en el mayor quebradero de cabeza de las administraciones. El principal objetivo es conseguir que todas se constituyan y los colegios electorales abran sus puertas el domingo a las nueve de la mañana. La Junta Electoral Central (JEC) acordó en sus deliberaciones de este miércoles que los colegios podrán instalar las mesas en espacios al aire libre siempre que sea dentro de los recintos escolares.

Según fuentes conocedoras de las deliberaciones, la JEC ha decidido avalar la petición en ese sentido para minimizar riesgos de contagio y facilitar el voto en los exteriores. El protocolo, eso sí, será estricto: solo podrán colocarse en los espacios al aire libre dentro de los recintos, en ningún caso fuera de ellos. Hay otro inconveniente además de la pandemia. Las previsiones meteorológicas advierten que podría llover durante la jornada electoral. En ese caso, los miembros de las mesas deberán supervisar el desmontaje de las mismas hasta un nuevo emplazamiento que podrían ser zonas al exterior cubiertas, como los porches, o en caso de no tener ninguna posibilidad similar, se deberán situar en los interiores. La supervisión será una máxima para asegurar que en ningún caso hay manipulación en las urnas.

El tiempo que transcurra entre el desmontaje en el exterior y la nueva ubicación se sumará a la hora de cierre. Es decir, si una mesa tarda 20 minutos en cambiar de sitio las urnas, no cerrará a las ocho de la tarde (la hora prevista), sino a las 20:20 horas. Se añadirá el tiempo perdido.

Foto: El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa. (EFE)

Suplentes en las mesas electorales

La otra patata caliente sobre la que tenía que pronunciarse la JEC era sobre la composición de las mesas electorales, ante la posibilidad de que algunas de ellas no puedan constituirse porque varios miembros y sus suplentes fallen. Para este supuesto, ha decidido rechazar la figura de los voluntarios (una figura que no contempla la Loreg y que el 'síndic de greuges', defensor del pueblo en Cataluña, aseguró que no era una opción viable por no ser conforme a la legalidad). Eso sí, la JEC acepta la propuesta de la Junta Electoral de Barcelona, que pedía cubrir las vacantes que se produzcan con suplentes que sobren de otras mesas, que podrán ser del mismo colegio electoral o uno próximo. Estos suplentes deberán votar en la mesa en la que están censados.

Los quebraderos de cabeza

Las alarmas saltaron cuando hace días más de 20.500 personas de los 82.251 ciudadanos designados para componer las mesas electorales presentaron impugnaciones para no acudir. En resumen, uno de cada cuatro aseguraba no poder estar en una de ellas. Con esos datos encima de la mesa el Govern y las 31 juntas electorales de zona comenzaron a pasarse la pelota al tejado del contrario intentando buscar culpables. Lo importante era dar soluciones.

Es cierto que la participación en una mesa electoral es obligatoria según establece la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg) y las ausencias se castigan con multas e incluso penas de prisión, aunque existen excepciones para renunciar a ese deber. En una situación de crisis sanitaria esas excepciones se han visto muy ampliadas por las condiciones de cada ciudadano. Por eso, la solución habitual de los suplentes por si algún miembro de las mesas electorales falta se podía quedar muy corta.

Foto: Elecciones de Cataluña. (EFE)

La ley contempla que en caso de que no se pueda llegar a formar una mesa (porque se produzcan varias ausencias y no haya sustitutos) habrá que recurrir a los primeros ciudadanos que acudan a votar. Es decir: los más madrugadores votan y después se deben quedar en la mesa electoral el resto de la jornada. Pero, precisamente por la situación de pandemia, la franja horaria de la primera hora está reservada para los colectivos de mayor riesgo.

A raíz de esta situación surgió la idea de reclutar voluntarios para esa tarea, pero el 'síndic de greuges' dejó claro que no era una opción. También advertía de que los más madrugadores no se podían quedar en las mesas, puesto que pertenecen a un colectivo de especial vulnerabilidad.

Foto: Recuento de los votos del censo español de eesidentes ausentes (CERA) en las últimas elecciones gallegas. (EFE)

Los contagiados

Sobre el recurso contra el voto presencial de los contagiados y sus contactos la Junta Electoral ya se pronunció desestimándolo. Según el organismo, la administración electoral ha adoptado una serie de medidas para “garantizar la seguridad en los colegios electorales”, así como una franja horaria (de 19:00 a 20:00) para que estas personas tengan prioridad. En su resolución, la Junta indica que el derecho de sufragio es un derecho fundamental del que no puede ser privado el ciudadano y apunta también que “el riesgo de contagio no es mayor que el de cualquier otra actividad no esencial permitida”.

Sin embargo, el Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña siguió insistiendo en que los infectados y las personas en cuarentena deben quedarse en casa, teniendo en cuenta además que la opción del voto por correo es la más segura para estas personas.

Junta Electoral Central Elecciones Cataluña 2021
El redactor recomienda