El PP prepara el terreno ya ante el auge final de Vox y el efecto de Bárcenas el 14-F
  1. España
PREOCUPACIÓN Y NERVIOS

El PP prepara el terreno ya ante el auge final de Vox y el efecto de Bárcenas el 14-F

Los populares intensifican sus acciones en la recta final de la campaña, pero Casado asume un "coste electoral" por el caso Bárcenas. La popularidad de Vox cada vez preocupa más

placeholder Foto: El presidente del PP, Pablo Casado (i), saluda al candidato del PPC a la Generalitat, Alejandro Fernández (d). (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado (i), saluda al candidato del PPC a la Generalitat, Alejandro Fernández (d). (EFE)

El PP echará el resto estos cuatro días de campaña para intentar mejorar sus perspectivas de cara al 14 de febrero. Pero el cambio en el discurso ya es indiscutible y el terreno empieza a estar preparado para unos resultados malos en Cataluña. El líder del partido, Pablo Casado, que estará hoy en Tarragona y que se ha volcado en esta cita electoral sin matices, reconoció que la reaparición de Luis Bárcenas y el juicio de la caja B del PP, que arrancó este lunes, conllevarán un castigo evidente entre los electores. Precisamente, este diario reveló que las dos personas vinculadas al PP con las que un amigo íntimo del extesorero tuvo contacto fueron el abogado que representa a la formación en el caso, Jesús Santos, y el que los presentó a ambos, Enrique López, actual consejero de Interior de la Comunidad de Madrid. La presentación, eso sí, se produjo cuando López no estaba aún en el PP.

En la formación, en todo caso, hay preocupación y malas sensaciones. No solo por las encuestas (en el PPC que dirige Alejandro Fernández, insisten en no hacer tanto caso a los sondeos) sino por el crecimiento que parece estar experimentando Vox. Desde hace semanas, hay encuestas que ven como posible el sorpaso a los populares, pero este fin de semana, con el boicot que los de Abascal sufrieron en Vic (Barcelona), la inquietud fue en aumento. El interés de la campaña estuvo centrado en esos ataques con piedras y huevos a dirigentes y simpatizantes de la formación de ultraderecha, y las redes sociales se llenaron de vídeos y mensajes de apoyo. Las imágenes llenaron telediarios y periódicos.

Pero no solo eso. Lo más preocupante para los populares es que se erigieron como rival de lo que representa el independentismo. Vox ha optado por una campaña electoral de mensajes ideológicos y políticos contra los secesionistas y el 'procés', lejos de la diseñada en Génova, volcada en la gestión con presencia de presidentes autonómicos y alcaldes populares. Casado lleva meses visitando semanalmente Cataluña y ha mantenido reuniones con todos los sectores y organizaciones empresariales.

Foto: El extesorero del PP, Luis Bárcenas (c), sentado en el banquillo de los acusados durante la primera sesión del juicio de los papeles de Bárcenas. (EFE)

A esto se suma la vuelta de Bárcenas y la 'pena del telediario'. Por eso Casado no esconde su “hartazgo” en un caso que se ha convertido en el cuento de nunca acabar, a pesar de que la dirección actual no está relacionada con lo que se juzga en la Audiencia Nacional. “Llevamos 10 años teniendo que explicar algo sobre lo que no tenemos información”, insistía este lunes el líder del PP a Carlos Alsina en Onda Cero. Reconocía “el coste electoral terrible” que ya está sufriendo en estas elecciones y que ya soportó antes (en las generales de abril, a causa de los discos duros, causa de la que el PP resultó absuelto, y en noviembre de 2019, por el caso Púnica, coincidiendo con la repetición electoral).

“Desde hace 10 días, hablamos de esto y es imposible hablar de otra cosa. El coste electoral para el PP lo es también para la sociedad”, insistió Casado, defendiendo que su partido sigue representando la única alternativa “imprescindible y urgente” tanto al Gobierno de Sánchez como al independentismo en Cataluña. Una declaración de intenciones que no parece reflejarse en los resultados del 14 de febrero, si se cumple el guion.

Foto: Pablo Casado y el candidato popular, Alejandro Fernández, y los presidentes autonómicos conectados al fondo. (EFE)

A la espera de que llegue el domingo, la realidad es que el líder de los populares se ha implicado por completo en las elecciones catalanas. El objetivo también pasaba por reivindicar el PP como única alternativa a Sánchez e Iglesias y volver a tender puentes con Cataluña, que en los últimos tiempos se habían deteriorado. Casado lo desveló en más de una ocasión: “Si quiero ser presidente de este país, tengo que conocer muy bien Cataluña”. La cuestión es si esa campaña de gestión era la adecuada en un momento como este para reflotar un electorado muy mermado desde 2017, cuando los populares se quedaron en cuatro diputados. Entonces Ciudadanos arrasó, y este 2021 cuenta con otro factor distinto, que es la irrupción de Vox.

La diputada por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, protagonizó junto a Alejandro Fernández un acto el pasado viernes (el único en el que ha participado) cambiando el paso y el tono de la campaña por un rato. Fue probablemente el mitin más diferente a los vividos antes y después, que compartió además con Alejo Vidal-Quadras. Apostó por la batalla de las ideas, muy centrada en la necesidad de derrotar al independentismo y lograr el resurgimiento de la mayoría silenciosa y silenciada de Cataluña durante años. “Los mimitos están bien, pero no sustituyen a la realidad y no sacarán a Cataluña del fracaso. No hay dos mitades iguales en Cataluña. Hay una que lleva 40 años mandando y otra que sigue metida en el armario moral”, dijo mirando a Ciudadanos, pero también a su propio partido.

Foto: Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)

Se dirigió también a Vox, insistiendo en que “el nacionalismo no se combate con más nacionalismo, aunque sea español”, y lanzó reiteradas críticas (aunque veladas) al PP por cómo estaba abordando la campaña. Dejó claro que en vez de centrarla en la gestión, con un estilo similar al de Mariano Rajoy, lo importante son “la pedagogía y la persuasión”.

En todo caso, los populares catalanes insisten en que “la hoja de ruta” está trazada desde tiempo atrás y que ni los sondeos ni el posible éxito de Vox pueden hacerles cambiar su camino. De hecho, Alejandro Fernández aprovechó el acto de este domingo con la participación de Casado y los seis presidentes autonómicos del PP para hacer frente a la situación al asegurar que “el PP no es Bárcenas” sino “el partido de tantas personas que dieron su vida por la libertad y por España”. No dudó en pronunciar el nombre del extesorero para intentar pasar página.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Luis Bárcenas Campañas electorales Ciudadanos
El redactor recomienda