Justicia reformará los delitos sobre libertad de expresión al margen de la iniciativa de UP
  1. España
DUPLICIDAD ENTRE LOS SOCIOS

Justicia reformará los delitos sobre libertad de expresión al margen de la iniciativa de UP

La propuesta que los morados han registrado explicita la derogación de los delitos de injurias a la Corona, al Estado, contra los sentimientos religiosos y de enaltecimiento del terrorismo

placeholder Foto: El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (i), participa en la sesión de control al Gobierno en el Senado, en Madrid. (EFE)
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (i), participa en la sesión de control al Gobierno en el Senado, en Madrid. (EFE)

El Gobierno impulsará una reforma de los delitos relacionados con la libertad de expresión, con el objetivo de despenalizarlo en el caso de las expresiones artísticas, al margen del proyecto registrado esta misma mañana por Unidas Podemos en el Congreso. Los socios de Gobierno han duplicado iniciativas tras la condena de cárcel al rapero Pablo Hasél, lo cual han reconocido tanto desde Gobierno como desde el grupo parlamentario socialista a que responde al contexto de campaña electoral. Con todo, la reforma que finalmente salga adelante será la promovida por Justicia, en colaboración con el Ministerio del Interior, según ha asegurado la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, este martes en rueda de prensa tras la celebración del Consejo de Ministros. Los morados, por su parte, mantendrán viva su iniciativa, "porque es la única que hay", al considerar que precisa una tramitación urgente.

Desde Unidas Podemos han defendido que su propuesta de reforma, que ya tenían preparada, pero que dejaron en suspenso por la pandemia, es la única con un "texto articulado", que cuenta ya con el visto bueno de Relaciones con las Cortes, y que sería la vía más factible para un cambio urgente. "Para nosotros se tiene que tramitar urgentemente porque de nada sirve arreglar esto dentro de unos meses cuando ya hayan cumplido condenas" los afectados por estos delitos, ha explicado el portavoz adjunto de Unidas Podemos en el Congreso, Enrique Santiago.

Su homólogo en el PSOE, Rafael Simancas, ha negado que exista descoordinación entre los socios, aunque "somos fuerzas distintas y además estamos en campaña electoral. El Gobierno tenía una iniciativa y Unidas Podemos tenía otro texto que ha decidido registrar", lo cual no significaría, dijo, "que vayamos a unificar todas las iniciativas". "Lo importante es que al final se modifique, más allá de quiénes sean los padres o madres" de la reforma, ha tratado de zanjar Montero, tras coincidir en que "estamos en campaña y algunas formaciones quieren apadrinar o capitalizar algunas cuestiones".

La propuesta que los morados han llevado al Congreso explicita la derogación de los artículos del Código Penal que hacen referencia al delito de injurias a la Corona, contra los sentimientos religiosos, de injurias a las instituciones del Estado y de enaltecimiento del terrorismo. "En los últimos años estamos asistiendo en España a una deriva autoritaria que ha llevado a restringir de manera alarmante el derecho fundamental a la libertad de expresión por la vía administrativa, mediante la ley mordaza, y por la vía penal, a través de algunos artículos del Código Penal, provenientes de la dictadura, que criminalizan conductas como el envío de mensajes en redes sociales o canciones de rap", han sostenido sus impulsores.

Desde el Gobierno han evitado posicionarse sobre la letra pequeña de la propuesta del socio minoritario, aunque el Ministerio de Justicia hace referencia a la "revisión de los delitos", no de derogación. Su objetivo sí es con todo la despenalización, lo que los convertiría en faltas administrativas. Los delitos relacionados con excesos en el ejercicio de la libertad de expresión solo se castigarían en el caso de responder a "conductas que supongan claramente la creación de un riesgo para el orden público o la provocación de algún tipo de conducta violenta, con penas disuasorias, pero no privativas de libertad".

Se esboza, asimismo, en la propuesta del departamento dirigido por Juan Carlos Campo que permanezcan al margen del castigo penal "aquellos excesos verbales que se cometieran en el contexto de manifestaciones artísticas, culturales o intelectuales". En este sentido, el Gobierno entiende que el derecho penal "ni es la herramienta más útil, ni es necesaria, ni es desde luego proporcionada para responder a comportamientos que, aun pudiendo rozar la ilicitud, su castigo penal supondría un desaliento para la libertad de expresión, tal y como han declarado el Tribunal Constitucional, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la Unión europea y la mayor parte de la doctrina española".

La carrera entre los socios del Gobierno se inició este lunes por la tarde. Unidas Podemos trasladó a sus socios, como obliga el protocolo de funcionamiento del Ejecutivo de coalición, su intención de volver a registrar la iniciativa de reforma del Código Penal que ya contaba con el visto bueno. Al mismo tiempo convocaron una rueda de prensa para este martes en el Congreso, con el objetivo de dar cuenta de su proyecto. Esto ocurrió a las 19:30 horas y casi una hora y media después, desde el Gobierno se trasladaba la propuesta de Justicia. "El comunicado de Justicia no es una propuesta articulada, sino una respuesta rápida, que tiene su lógica tras el manifiesto de los artistas preocupados por esta situación, y entonces Justicia manifiesta su intención, pero el único texto articulado que hay es el que nosotros presentamos", insistían sobre esta suerte de competición desde Unidas Podemos.

Los tiempos que se manejan desde el sector socialista del Gobierno no son 'a priori' tan urgentes como los que busca establecer el sector morado. De hecho, la intención del Gobierno es incluir todas las reformas previstas del Código Penal en el mismo paquete (consentimiento sexual, endurecimiento de delitos medioambientales, memoria histórica o revisión de los artículos sobre libertad de expresión), a excepción de la reforma del delito de sedición.

Código Penal