El abogado del PP se reunió con un contacto de Bárcenas tras mediar Enrique López
  1. España
Los emisarios del partido

El abogado del PP se reunió con un contacto de Bárcenas tras mediar Enrique López

Fuentes conocedoras de los encuentros aseguran a El Confidencial que mantuvo una veintena de citas con un amigo íntimo del extesorero desde que terminó el juicio sobre la trama Gürtel

placeholder Foto: El abogado contratado por el PP, Jesús Santos, en un momento del juicio.
El abogado contratado por el PP, Jesús Santos, en un momento del juicio.

Desde que Luis Bárcenas desvelara en su confesión a la Fiscalía Anticorrupción y confirmara después que dos emisarios del Partido Popular (PP) redoblaron en los últimos años los esfuerzos para tratar de garantizar su silencio, la identidad de estas dos personas ha sido una incógnita. Fuentes conocedoras de los encuentros aseguran a El Confidencial que uno de ellos es el abogado que representa al PP en el juicio por la presunta caja B, Jesús Santos, que mantuvo varias citas con un amigo íntimo del extesorero desde que terminó el juicio sobre la trama Gürtel, en 2017. Lo hizo tras presentarles Enrique López, actual consejero de Interior de la Comunidad de Madrid y que en aquel momento no estaba en el PP. Fuentes del entorno del consejero insisten en que él "simplemente los puso en contacto porque se lo pidieron, pero nunca mantuvo interlocución".

Las claves del juicio a Luis Bárcenas

El político es el segundo intermediario de los dos contactos que citó el entorno de Bárcenas (afirmando que uno tenía "presencia pública" y formaba parte de la junta directiva), aunque cuando López llegó al partido y se hizo cargo de la cartera en el Gobierno regional, esos contactos ya no existían, insisten en su entorno. Las citas de Santos y el amigo íntimo del extesorero se alargaron tres años, hasta al menos 2019. Una veintena, apuntan estas fuentes.

placeholder El consejero madrileño de Interior, Enrique López. (EFE)
El consejero madrileño de Interior, Enrique López. (EFE)

Las conversaciones, que se llevaron a cabo en el máximo secreto, se establecieron a través de un intermediario, una persona de la total confianza del extesorero, su amigo Agustín de Diego. Arrancaron en el mes de noviembre de 2017, después de que el juicio por la primera época de actividades de la red que encabezaba Francisco Correa quedara visto para sentencia. Todos los encuentros contaron con la aprobación del partido, a quien Santos consultaba antes de recibir al amigo de Bárcenas.

Foto: Pablo Casado, junto a sus presidentes autonómicos, en un acto en Cataluña este domingo. (EFE)

En aquel momento, uno de los principales temores de Bárcenas era el destino de su mujer, Rosalía Iglesias. Su esposa se había sentado junto a él en el banquillo de los acusados durante el año largo que se prolongó la vista y se enfrentaba a una elevada petición de penas. La Fiscalía Anticorrupción también acusaba al PP de ser partícipe a título lucrativo de la trama y defendía que se benefició de las actividades de la trama Gürtel en los ayuntamientos de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón. Un año más tarde, en 2018, Rosalía acabaría condenada.

"Ya no me coge el teléfono"

A lo largo de estos encuentros, el íntimo del extesorero y Santos conversaban sobre aspectos técnicos de la evolución de los distintos procedimientos y sus perspectivas de futuro. En una ocasión —indican—, De Diego propuso una cita directa con Bárcenas cuando aún se encontraba en libertad. El PP se negó a aquel encuentro. Las mismas fuentes aseguran que la intermediación de López acabó cuando fue nombrado consejero por el Gobierno de Madrid. "Ya no me coge el teléfono", se quejaba el contacto de Bárcenas. El consejero insiste en que su única intervención fue la presentación entre ambos y que no mantuvo ninguna conversación desde su aterrizaje en el PP. Y el propio Casado se reafirmó este lunes en que nadie de la dirección actual había hablado con Bárcenas.

Rajoy, en el centro de la diana de Bárcenas

Según ha indicado por escrito el extesorero, el silencio mantenido durante los últimos años en que ha estado preso se debió a que el PP le prometió que su mujer no ingresaría en prisión si él no hablaba. "Mi segunda declaración en la pieza de los papeles no se compadece con esta línea de colaboración, toda vez que, con ingenuidad, di por buena la promesa que se me había hecho llegar a través de intermediarios de que mi mujer, Rosalía Iglesias, no entraría en prisión a consecuencia de la sentencia de la pieza Época 1", aseguraba.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas, en el banquillo. (EFE)

"El sentimiento de culpabilidad de haber podido provocar que mi mujer estuviese en riesgo de perder la libertad y entrar en prisión me hizo creer, inocentemente, en la promesa que unos meses después a esta declaración del 15 de julio se me hizo llegar sobre que Rosa no entraría en prisión gracias a las gestiones que se habían iniciado. De ahí que firmara ―podíamos llamar― 'la paz' con dicho partido político, retirando la denuncia que había interpuesto por la destrucción de la información contenida en ordenadores de mi disposición personal, o de mis pretensiones laborales en la jurisdicción laboral a consecuencia de mi salida del Partido Popular", añadía en su escrito.

Santos, ex teniente fiscal en la Audiencia Nacional, ha representado al PP en las principales causas de corrupción de los últimos años. El 19 de diciembre de 2013, cuando el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz envió una comisión judicial a la sede de Génova 13 por la reforma que ahora se enjuicia, el abogado se presentó de madrugada para asesorar al partido. En 2017, llevó la defensa del PP ante el caso Gürtel, donde Mariano Rajoy tuvo que declarar como testigo, y en 2019 volvió a representar a la formación en el juicio por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, que terminó con una sentencia que tumbaba la versión del extesorero por carecer de "fiabilidad suficiente".

Foto: El exgerente del PP, Cristóbal Páez (i), a su llegada a la Audiencia Nacional, este lunes. (EFE)

Santos incidió en esa idea en el arranque del juicio por la presunta caja B este lunes: “19 órganos judiciales se han pronunciado en estos años sobre las declaraciones de Bárcenas y ninguno le ha dado la más mínima credibilidad y verosimilitud”. En cuanto al cara a cara con Rajoy que pidió la defensa del extesorero para contraponer sus versiones, se mostró tajante: “Este careo quiere contribuir más al circo mediático”.

Pero la mayor parte de su intervención se centró en cargar contra las acusaciones populares y su "finalidad espúrea", en "poner de manifiesto las vinculaciones políticas" de las mismas. Calificó como "brillante" la exposición de la Fiscalía al invocar la conocida como 'doctrina Botín', y pidió al tribunal que exija a las acusaciones populares presentar nuevos escritos que se ajusten el objeto del procedimiento. En el juicio por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas, ya coincidió con tres de las acusaciones populares que ahora tiene enfrente: Izquierda Unida, Adade y Observatori Desc.

Desde que Luis Bárcenas desvelara en su confesión a la Fiscalía Anticorrupción y confirmara después que dos emisarios del Partido Popular (PP) redoblaron en los últimos años los esfuerzos para tratar de garantizar su silencio, la identidad de estas dos personas ha sido una incógnita. Fuentes conocedoras de los encuentros aseguran a El Confidencial que uno de ellos es el abogado que representa al PP en el juicio por la presunta caja B, Jesús Santos, que mantuvo varias citas con un amigo íntimo del extesorero desde que terminó el juicio sobre la trama Gürtel, en 2017. Lo hizo tras presentarles Enrique López, actual consejero de Interior de la Comunidad de Madrid y que en aquel momento no estaba en el PP. Fuentes del entorno del consejero insisten en que él "simplemente los puso en contacto porque se lo pidieron, pero nunca mantuvo interlocución".

Luis Bárcenas Partido Popular (PP) Rosalía Iglesias Audiencia Nacional
El redactor recomienda