Un modelo para predecir a tres semanas vista el aumento de muertes por coronavirus
  1. España
A partir de datos de telefonía

Un modelo para predecir a tres semanas vista el aumento de muertes por coronavirus

Un grupo de investigadores utiliza los datos de móviles de 13 millones de personas para establecer un umbral de movilidad que permite saber si la pandemia va a empeorar

Foto: Una terraza de Madrid este viernes. (EFE)
Una terraza de Madrid este viernes. (EFE)

La primera ola nos pilló por sorpresa y reaccionamos tarde. La segunda la vimos venir, pero de nuevo estuvimos lentos. Y la tercera la esperábamos, casi la habíamos predicho, y... bueno, las consecuencias las estamos viendo. Enero ha sido el mes con más fallecidos por covid-19 desde abril y febrero puede que lo supere.

El primer aliado del SARS-CoV-2 es el contacto social. El segundo, la movilidad, que favorece el primero. Cuando se habla de restringir la movilidad en realidad se está hablando de reducir los contactos. Si estos bajan, lo harán los contagios, más tarde las hospitalizaciones y al final los fallecimientos. Y viceversa: si aumentan los contactos, las tres curvan subirán en las semanas posteriores.

Sabemos que la mayoría de las restricciones que se han aplicado en España durante el último año han sido más o menos eficaces, pero es difícil cuantificar esa eficacia porque se solapan unas con otras. Solo vemos el resultado. Pero, ¿y si pudiéramos adelantarnos? Investigadores de la empresa Kido Dynamics han presentado un trabajo en el que establecen un umbral de movilidad para predecir el empeoramiento o mejoría de la pandemia.

Foto: Detalle de uno de los monitores de la UCI del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. (EFE)

"Tras analizar todo lo acontecido durante 2020 y lo que llevamos de 2021, hemos observado el efecto que tiene el congelar el radio diario de nuestra movilidad sobre el número de víctimas por covid-19: sistemáticamente, desde el inicio de la pandemia, siempre que ha bajado el radio de movilidad, la cifra de muertes ha bajado unas semanas después. Y cuando ese radio de movilidad ha subido, la cifra de muertes también lo ha hecho unas semanas después. Dada esta observación empírica, la recomendación más natural es que para prevenir más víctimas del covid-19 es necesario congelar la movilidad", explican en su 'preprint', un artículo académico que aún no ha sido revisado.

No es nuevo que un descenso de la movilidad provoque que la situación mejore: esa es la principal medida no farmacológica para hacer frente al virus. La novedad que presenta este estudio es que identifica el valor a partir del cual la evolución cambia. "Existe un valor crítico en el radio de movilidad (un 70% de su valor de prepandemia) tal que si estamos por encima de ese valor hoy, las muertes por covid-19 crecerán dentro de tres semanas. Y si estamos por debajo de ese valor crítico hoy, las muertes por covid-19 bajarán dentro de tres semanas. Esto es a lo que llamamos un predictor: conociendo el valor de la movilidad hoy, puedo predecir la tendencia en el número de muertos de aquí a tres semanas", añaden.

"Hemos usado la curva de muertes, pero también funciona con la de hospitalizados, con dos semanas o una semana y media. Pero nos parecía más llamativo el hecho de las defunciones, que al final es una señal mucho más clara. Búscabamos un mensaje también fuerte, para que la gente sea consciente", explica Alberto Hernando, fundador de la empresa.

Para calcular la mediana del radio de movilidad utilizan el radio de giro, una métrica de la ingeniería mecánica. "Tiene la ventaja de que no solo te mide la distancia que hayas podido recorrer, también la dispersión que uno ha tenido respecto a donde vive. Todo contribuye, tanto haber hecho visitas largas como haber tenido muchas visitas. Condensa en un solo parámetro mucha información", dice Hernando.

Según sus cálculos, la mediana del radio de movilidad antes de la pandemia era de 3,2 km: gran parte de los desplazamientos de la población caían dentro de ese radio. Con el confinamiento de marzo de 2020, cayó hasta los 640 metros. "Hay muchos que nos movemos en radios pequeños y otros que se mueven en radios enormes. Cuando haces una media, es irreal", añade sobre la elección de la mediana.

"Hoy podemos saber si las medidas que se están tomando esta semana son suficientes o no. Si de aquí a tres semanas va a crecer el número de muertos o va a descender", afirma Hernando. Ni él ni sus compañeros conocen el mecanismo exacto que activa ese valor crítico del 70%. "Pero eso no significa que no podamos aprovecharnos de él", dicen. "Tenemos muchos elementos contribuyendo a la movilidad total, y aún no sabemos si es un tipo de patrón en particular el que contribuye a esa correlación o es el conjunto en su totalidad. En cualquier caso, la correlación existe y nos aporta una visibilidad muy valiosa de lo que hace el virus en las sombras".

Establecida esa relación, el siguiente paso es "hilar más fino", dice Hernando. "Tenemos acceso a un montón de datos de telefonía (datos de más de 13 millones de usuarios de telefonía en el último año). Podemos relacionar cada viaje con el tipo de actividad o lugar que se esté visitando. No podemos decir si realmente una persona entró en un bar, pero sí tenemos dónde vive la gente y hasta dónde ha ido, y lo puedes relacionar con el tipo de negocios que hay en esa zona. Podemos llegar a segmentar ese tipo de actividad y llegar a algún tipo de conclusión", dice.

Foto: Imagen: El Confidencial.

Su trabajo es una observación de las consecuencias en la movilidad de las distintas restricciones que han ido tomando el Gobierno y las comunidades autónomas. "Aquí estamos metiendo a todo el mundo. Ahora estamos segmentando entre distintos grupos de población y actividad, porque queremos ver si hay un tipo de actividad o cierta población, tal vez por edad o salario, que correlacione más que otras. La idea es ver si hay un conjunto de cosas que generan esa correlación, mientras que otras están más desligadas".

"Básicamente, si salimos de casa es para hacer una actividad. Y si hacemos una actividad, lo más probable es que nos encontremos con alguien o estemos en un sitio donde hay más gente. Por eso al final esta medida es un 'proxy' para los contactos", dice Hernando, que junto a su equipo ha comunicado los resultados de su modelo a las autoridades sanitarias de España, Portugal y Suiza, donde tiene sede su empresa.

"Se puede predecir, no es como hace un año, que íbamos a ciegas. Ahora tenemos un montón de métricas, conocemos bien cómo funciona la pandemia. Si se hace mal, es nuestra culpa y de quienes toman las decisiones. Nuestro objetivo es un poco mostrar que es necesario bajar ese número de contactos, pero que no hace falta un confinamiento total. No hace falta encerrar a todo el mundo en casa. Tenemos más información para seguir con nuestras vidas con más cuidado".

El redactor recomienda