Los ministros del PSOE marcan territorio a los de Unidas Podemos
  1. España
Discrepancias en el Gobierno de coalición

Los ministros del PSOE marcan territorio a los de Unidas Podemos

Los ministros del sector mayoritario del Gobierno exigen ejercer competencias sobre leyes como la de igualdad, las de vivienda y la reforma de las pensiones

placeholder Foto: Los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias. (EFE)
Los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias. (EFE)

Diferentes ministros del PSOE han coincidido estas semanas en marcar territorio a los representantes de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros. Así lo han hecho al menos la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; el titular de Transportes, José Luis Ábalos; y el titular de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, que aunque no pertenezca estrictamente al PSOE sí actúa en este caso dentro del grupo socialista y de acuerdo con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

A las discrepancias de fondo que se han prolongado durante todo el año se han sumado ahora las referidas a las competencias. Todo en un contexto de campaña electoral de las catalanas del 14 de febrero en las que concurren separados los dos miembros del Gobierno y cada uno está necesitado de marcar un perfil diferente.

Esta situación también se produce tras la aprobación de los Presupuestos y después de diferentes episodios en los que, aparentemente, ha terminado imponiéndose el criterio de los ministros del partido de Pablo Iglesias, salvo excepciones concretas como el salario mínimo interprofesional, cuya batalla aún no se ha cerrado.

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (d), interviene en la sesión de control al Gobierno, en presencia del presidente, Pedro Sánchez (i), y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, este miércoles. (EFE)

Fuentes socialistas del Gobierno aseguran que los nuevos episodios de discrepancia tienen que ver con carencias técnicas de las iniciativas procedentes de sus socios de coalición. Por supuesto, explican que de diferencias anteriores ha quedado cierto malestar por la forma de actuar del equipo de Iglesias al presentarse como únicos defensores de iniciativas sociales. Es decir, hay una especie de reacción a episodios anteriores.

Fuentes de Unidas Podemos ven una cierta concertación justo en vísperas de unas elecciones catalanas en las que deben confrontar, y ninguno de los dos partidos puede dejar pasar la imagen de ser inspiradores de medidas populares. De hecho, explican que en las últimas semanas Moncloa ha evitado la comparecencia de ministros de Unidas Podemos en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El más sonado y de fondo más ideológico lo protagoniza la vicepresidenta Calvo, sobre los borradores de las leyes de igualdad y de derechos de los transexuales, que han sido elaborados por el Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

Foto: Calvo (i), en la toma de posesión de Irene Montero como ministra de Igualdad, en enero de 2020. (EFE)

En este caso, la propia Calvo ha explicado que ha retenido el texto porque es necesario hacerle correcciones técnicas y de garantías, lo que ha provocado malestar en Unidas Podemos. Su competencia como vicepresidenta es velar por la calidad de las iniciativas que van al Consejo de Ministros, coordinando las objeciones de otros departamentos, en este caso Justicia y otros.

Los socialistas recuerdan que una situación similar se vivió hace un año con la llamada "ley del sí es sí", que aún está en trámite de informes y que fue ampliamente enmendada por el Ministerio de Justicia antes de pasar por el Consejo de Ministros y con notable polémica.

Unidas Podemos no acepta el cuestionamiento de la calidad técnica de los textos y considera que en el conflicto tiene que ver la disputa de las competencias de igualdad. Cuando se configuró el Gobierno hace poco más de un año, Calvo perdió esas competencias, sobre las que los socialistas habían tenido tradicionalmente un discurso reconocible y firme.

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero. (EFE)

El propio Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, insinuó el jueves abiertamente que esa pérdida de competencias es el origen de la disputa. Unos días antes, el Grupo Socialista había presentado como proposición de ley una parte de la legislación de igualdad que en teoría iba a elaborar el ministerio de Irene Montero.

Esa disputa se agrava por la presión de sectores de mujeres del PSOE que llevan años trabajando por el feminismo y discrepan de las posiciones de Montero y la proximidad del 8 de marzo, con la necesidad de ambos de presentar logros de gestión. A esa fecha icónica del feminismo se llega, por cierto, con notable división entre colectivos de mujeres.

El conflicto de Ábalos tiene que ver con las medidas relacionadas con la vivienda. Unidas Podemos explica que el ministro ha ido retrasando las reuniones para buscar un acuerdo e incluso ha aplazado alguna en el último momento.

Los de Iglesias invocan el acuerdo del Gobierno de coalición y la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, escribió el jueves un tuit en el que advertía: "En el marco de la negociación de Presupuestos acordamos con el PSOE ser co-proponentes de la ley y tenerla lista para ser presentada en el Consejo de Ministros en un plazo de tres meses. No se justifican en esta situación ni retrasos ni deslealtades al acuerdo de Gobierno".

El aviso de Belarra era consecuencia de unas declaraciones de Ábalos en el Congreso marcando territorio a sus competencias y explicando el retraso por "su propia agenda" y, sobre todo, advirtiendo expresamente de que "el ministerio proponente es este y tenemos que trabajar en el proyecto". Hay que recordar que Ábalos es el ministro socialista que más y mejor ha sintonizado con los representantes de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros.

El último episodio es el referido a pensiones, probablemente el conflicto de más calado, porque afecta a una línea roja de la parte minoritaria del Gobierno. En este caso, el ministro Escrivá ha hecho varias declaraciones, especialmente una entrevista en 'El Mundo' en la que ha explicado que sigue adelante con su intención de reformar las pensiones para reducir gasto, dejando claro que es su competencia y que tiene apoyo del presidente del Gobierno.

Foto: El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Antes, Unidas Podemos dio la batalla para evitar que el documento enviado a Bruselas hiciera referencia expresa a la rebaja de pensiones por la vía de aumentar los años de cómputo. En diferentes reuniones, el partido de Iglesias mostró su rechazo a ese medida, incluido un cara a cara de Sánchez con el vicepresidente, y no fue posible un acuerdo. Lo que sí hizo el presidente del Gobierno es eliminar la referencia expresa en el documento enviado a Europa. Pero la batalla sigue porque Nadia Calviño es partidaria de esa reforma y asegura que es exigencia de Europa.

Calviño, además, se resiste a la petición de Unidas Podemos de aprobar ayudas directas a sectores afectados por la pandemia como la hostelería si no participan también las comunidades autónomas. También en ese caso, la vicepresidenta económica marca su territorio frente a la otra parte del Gobierno, en un debate interno que apenas ha arrancado.

Por un periodismo responsable

El Confidencial nació hace 20 años con el objetivo de defender el derecho de los ciudadanos a la verdad. Hoy, ese principio es más necesario que nunca. ¡Conócenos!

Diferentes ministros del PSOE han coincidido estas semanas en marcar territorio a los representantes de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros. Así lo han hecho al menos la vicepresidenta primera, Carmen Calvo; el titular de Transportes, José Luis Ábalos; y el titular de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, que aunque no pertenezca estrictamente al PSOE sí actúa en este caso dentro del grupo socialista y de acuerdo con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

PSOE Carmen Calvo Competencias Nadia Calviño Irene Montero Seguridad Social Pablo Iglesias Campañas electorales Ministerio de Justicia Pablo Echenique
El redactor recomienda