El Gobierno y el PP sitúan a Vox en el centro del debate político en plena campaña
  1. España
LOS POPULARES ATACAN POR LOS FONDOS UE

El Gobierno y el PP sitúan a Vox en el centro del debate político en plena campaña

Sánchez y Casado garantizaron el protagonismo a Abascal tras su abstención en el decreto de los fondos europeos en la primera sesión de control de 2021 y a 12 días de las catalanas

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. (EFE)

El Gobierno y el Partido Popular se han encargado de que, por razones estratégicas, Vox esté en el centro del debate político. El Congreso de los Diputados celebró este miércoles una sesión de control tras 49 días en los que la oposición no pudo preguntar al presidente ni a sus ministros. Y a pesar de la tercera ola del coronavirus, que dejó 7.500 muertos en el mes de enero, el partido de Santiago Abascal protagonizó la jornada parlamentaria sin mayor disimulo.

Todo ello a 12 días de las elecciones autonómicas catalanas, en las que el partido ultraderechista entrará por primera vez en el Parlament y con opciones incluso de superar al PP. Se da la circunstancia de que las formaciones catalanas han decidido hacer caso omiso a Vox en los debates y no responder siquiera a sus representantes. Pero en el Congreso la situación es bien distinta. Pedro Sánchez y sus ministros le garantizaron todo el protagonismo con dos mensajes aparentemente contradictorios: contraponer "la irresponsabilidad del PP con el sentido de Estado" de Santiago Abascal por haber apoyado el decreto de fondos europeos y, por otro lado, situar el partido de Pablo Casado en la extrema derecha, junto a Vox.

placeholder El líder de Vox, Santiago Abascal, durante la sesión de control al Gobierno. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante la sesión de control al Gobierno. (EFE)

“Incluso el señor Abascal le da lecciones de responsabilidad y sentido de Estado”, le dijo Sánchez al líder de la oposición, antes de responder con guante de seda al líder de Vox. Y poco después, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, le espetaba al PP: "Ustedes disputan el voto de la ultraderecha en Cataluña. Juegan a la polarización porque están en el entorno electoral de Vox".

El Gobierno considera que la identificación del PP con el partido de Abascal le deja libre el centro y, al tiempo, une a sus socios de legislatura frente a la ultraderecha. En pocas palabras: entienden que dar oxígeno a Abascal les beneficia. Sánchez hizo el reconocimiento al sentido de Estado de Abascal, mientras éste lanzaba un mensaje contra la migración.

Y se supone que, para polarizar, lo mejor es identificar al PP como el partido que está dispuesto a dejar caer el decreto de fondos europeos. Esa norma fue convalidada la pasada semana gracias a la sorprendente abstención de Vox y no sirve para recibir los fondos, como insiste el Gobierno en decir, sino que permite dejar en manos de la Moncloa su control.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. (EFE)

Al PP le preocupa en este momento que Vox pueda sobrepasarlo en las elecciones catalanas. Por eso, se ha agarrado a esa votación para presentarse como el único partido que confronta realmente con el Gobierno, y como prueba de que Sánchez y Abascal se complementan y fortalecen mutuamente.

Guerra abierta PP-Vox

De hecho, las relaciones entre PP y Vox se recrudecen con más intensidad según pasan las semanas. Aunque Casado evita a menudo entrar al ataque directo (tras el discurso de la moción de censura) y prefiere delegar en otros dirigentes las tensiones con Vox, en la sesión de control de este miércoles apostó por bajar al barro. “Le salvan el decreto los euroescépticos de Bildu y Vox. Al menos le han indultado de su sambenito de criminal a cambio, eso sí, de que no pueda decir más eso de ultraderecha”, aseguró Casado, que ya utilizó el asunto del decreto para hacer campaña en Cataluña el pasado fin de semana remachando que el partido de Abascal evitó a Sánchez una derrota parlamentaria muy significativa.

Sánchez, a Casado: "Incluso Abascal le da lecciones de responsabilidad y sentido de Estado"

“Ha pintado su Frankenstein de verde, y de tanto sacar la foto de Colón ha terminado por meterse en la del Capitolio”, llegó a espetar Casado bajo la atenta mirada de su rival por la derecha, que a pesar de intervenir justo después del líder del PP, evitó entrar en la polémica.

Fuentes populares aseguran que Vox tiene mucho que perder si confronta en el asunto, y más todavía ante la ocultación del informe del Consejo de Estado sobre los fondos, que el Gobierno evitó adjuntar al decreto. PP y Ciudadanos están convencidos de que el órgano asesor ha sido muy crítico con los planes del Ejecutivo, y que por eso Moncloa lo ha ocultado.

Foto: Pablo Casado, junto a José Luis Martínez-Almeida y Alejandro Fernández. (EFE)

“Cuando se haga público, si es tan demoledor, Vox se ha caído con todo el equipo”, aseguran en el partido naranja. “Nadie puede entender ahora la postura de Vox”, apostillan dentro del PP, considerando que el posicionamiento de los de Abascal con el decreto puede pasarles más factura de la que piensan.

Tampoco temen en los partidos del centro derecha la nueva consideración de Sánchez con Abascal, al que agradeció su “sentido de Estado”. Lejos de tomárselo como un ataque, los populares consideran que para el votante de Vox no es comprensible tanto elogio del presidente del Gobierno y lo explotarán hasta el final.

Vox Partido Popular (PP) Santiago Abascal Pedro Sánchez Pablo Casado Parlamento de Cataluña
El redactor recomienda