Gloria Elizo: "Renunciamos a ser alternativa al entrar en el Gobierno de forma subalterna"
  1. España
VICEPRESIDENTA TERCERA DEL CONGRESO

Gloria Elizo: "Renunciamos a ser alternativa al entrar en el Gobierno de forma subalterna"

La representante de Unidas Podemos en la Mesa del Congreso hace un crítico balance en esta entrevista sobre la entrada en el Gobierno y el proceso de construcción del partido

placeholder Foto: La vicepresidenta tercera del Congreso, Gloria Elizo. (Alejandro Martínez)
La vicepresidenta tercera del Congreso, Gloria Elizo. (Alejandro Martínez)

Gloria Elizo (Madrid, 1966), abogada y miembro de la Mesa del Congreso por Podemos desde hace cinco años, cuando su partido irrumpió en la Cámara Baja con 69 diputados, espolea debates en todos los frentes. Insistiendo en que la crítica no debe asociarse a la deslealtad, cuestiona desde la presencia de los morados en el Gobierno de coalición y sus resultados la construcción orgánica del partido, su estrategia discursiva, toma de decisiones e, incluso, las "desastrosas" estrategias jurídicas en los tribunales del partido en el que estuvo al frente del equipo legal. Reflexiones apenas compartidas con su círculo más cercano y maduradas durante el suficiente tiempo como para que al girarse la espita broten irreprimibles. Su conclusión es que existe la necesidad de una nueva "herramienta" política que puede construirse "en contra de Podemos, con Podemos o al margen de Podemos".

PREGUNTA. ¿Le sorprendió que los miembros del PSOE en la Mesa del Congreso votasen en contra de la comisión de investigación al Rey, pese al criterio favorable de los letrados?

RESPUESTA. No, el PSOE arrastra esa contradicción desde hace décadas, supongo que se encuentra presionado en términos históricos para convalidar y legitimar la monarquía como elemento primordial de la Transición desde antes de la muerte de Franco y esto forma parte de su trayectoria. De la misma manera que Jaime Miquel dijo que España no era bipartidista, que lo era su sistema electoral, creo que España no es monárquica, lo son sus partidos de régimen. Se puede ser monárquico y demócrata, lo que no sé es si a estas alturas se pueden ser 'juancarlista' y demócrata.

placeholder Gloria Elizo. (A. Martínez)
Gloria Elizo. (A. Martínez)

P. ¿Supone eso alinearse con los 'ultras', como criticó la secretaria de Estado de Unidas Podemos Ione Belarra?

R. A veces caemos en la tentación de gesticular mucho tratando de marcar distancias. Es verdad que hay que marcar distancias, pero en mi opinión, cuando se está en el Gobierno hay que tratar de hacerlo con medidas concretas y orientaciones claras, sin entrar en esas 'guerras culturales' que tanto gustan a la derecha. Porque al final todo el mundo se da cuenta de que tus críticas grandilocuentes son directamente proporcionales a tus fracasos de gestión, solo hay que ver a Díaz Ayuso en Madrid.

"Fuera del Gobierno no pagaríamos el precio que hemos pagado"

P. ¿Considera que el PSOE es sincero cuando habla de modernizar la Corona? ¿Espera cambios en la institución esta legislatura?

R. Creo que todo el mundo es sincero cuando habla de modernizar la Corona. Hasta la Corona es sincera cuando habla de modernizar la Corona. Y ese concepto de impunidad que rodea a la Corona ahora mismo es su peor enemigo. Felipe VI debería alejarse de ese espacio que siempre ha entendido la política como un ámbito de impunidad directamente relacionado con la corrupción. Y esos cambios me temo que requieren más de una legislatura. Yo creo que por encima de partidismos en España hay una mayoría social republicana en el sentido profundo del término, y creo que esos cambios no van a llegar a tiempo y que estamos en un horizonte republicano. Pero yo no defiendo una táctica de cuánto peor mejor, porque no creo en ella en ningún aspecto. Y menos ahora, con la ciudadanía de este país pasándolo como lo está pasando.

P. ¿Han pagado demasiados peajes por gobernar en coalición con el PSOE?

R. Es innegable que la presencia en el Gobierno de Unidas Podemos ha sido positiva y es innegable que el papel que nos ha tocado es excesivamente formal. Hay una contradicción importante entre las ansias de cambio y la falta de competencias. En las grandes decisiones no estamos. Y es innegable que, en la mayoría de los casos, nos hemos conformado con no estar, con gesticular mucho para tener una presencia mediática que oculte la falta de presencia política.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. ¿Cumplido el primer año de legislatura, cree que ha merecido la pena entrar en el Gobierno?

R. Pues no lo sé. Yo voté a favor de entrar en el Gobierno y también creo que hace falta un verdadero debate sobre ello. Un debate amplio y desapasionado. Es verdad que insistimos mucho con que era desde el Gobierno desde donde se cambiaban las cosas, pero hemos acabado reconociendo que nuestro principal papel es el de presionar. Y está bien presionar, pero se presiona muy bien desde el Parlamento, sustentando la gobernabilidad y condicionando los debates. Y con más libertad. Es un debate importante. Porque, además, creo que fuera del Gobierno no habríamos tenido que pagar el precio que hemos pagado en términos de normalización de Unidas Podemos simplemente como una opción más, que hace lo que puede dentro del juego de poder de siempre; y, sobre todo, habríamos podido dedicar más esfuerzo en la construcción de un partido político y un movimiento social que ahora echamos de menos, precisamente porque no hay dónde sostener ese debate.

"Se han dado actitudes de autocontratación ajenas al estándar ético"

P. Aprobados los Presupuestos, y con unos fondos europeos condicionados a reformas de Bruselas, ¿cree que la capacidad de influencia de Unidas Podemos será más limitada y que el PSOE volverá a buscar la geometría variable con Cs y PNV?

R. El PSOE siempre ha buscado la geometría variable y nadie puede reprocharle a un partido que busque apoyos. Pero los números son los que son. Y solo una mayoría de izquierdas puede sostener este Gobierno. Y el día que esa mayoría desaparezca todos sabemos, y desde luego lo sabe el PSOE, lo que va a hacer Ciudadanos y con quién va a gobernar.

P. ¿Se visualiza acabando la legislatura en coalición con el PSOE?

R. Sí, sí. Creo que todas las partes en la coalición somos conscientes de que esta oportunidad hay que aprovecharla al máximo. Esta es una legislatura muy difícil que ha costado mucho sacar adelante y en la que todos los grupos que la componen, y también los que la sustentan, han tenido que pagar un precio. E insisto, me parece que este país no está para bromas. Hay unas circunstancias tan excepcionales, de tanto sufrimiento, que debemos ser mucho más responsables de lo que lo hemos sido. Hay que huir de la confrontación y de la gesticulación. Solo es ruido, y nadie quiere ruido, ni siquiera sirve para ganar elecciones dentro de 2 o 3 años.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. A nivel electoral no están rentabilizando la presencia en el Gobierno, como se vio en las elecciones vascas y gallegas.

R. Es un problema de concepto. Podemos ha renunciado a ser alternativa de Gobierno precisamente entrando en un Gobierno de manera subalterna. De alguna forma es el precio que hemos aceptado pagar, dejar de ser alternativa. Y si no eres alternativa a nivel estatal, en términos autonómicos lo tienes muy muy difícil. Si encima defiendes a otras formaciones políticas territoriales, actuando como intermediario de su apoyo al PSOE, nuestras candidaturas se quedan sin espacio en sus territorios. Y también creo que uno de nuestros mayores errores como organización ha sido promulgar como eje político la plurinacionalidad y al mismo tiempo haber aniquilado la identidad y la soberanía territorial en Podemos. Esos territorios merecían política, territorial y estructuralmente haberse emancipado de una visión centralista que ha fulminado alternativas muy interesantes. La diversidad y la diferencia en una formación de izquierdas es fundamental.

"No sé si a estas alturas se puede ser 'juancarlista' y demócrata"

P. Se ha perdido también implantación de la organización en los territorios. ¿Por qué?

R. Porque el partido como tal está vacío. Su fuerza se ha consumido como combustible para entrar en el Gobierno. Si Podemos renuncia a ser un agente del cambio en este país y se convierte en una coalición solo electoral, y además bastante pragmática y modesta, lo suficiente como para que te dejen entrar en los ministerios, la gente que lleva años peleando por cambiar de verdad este país se aparta hacia otros espacios. Y luego está el colosal desacierto organizativo, no hay duda. Un desastre que de alguna forma es buscado. Control a cambio de organización. En cualquier caso, no hay que equivocarse ni desanimarse. El hecho de que Podemos como organización haya prácticamente desaparecido no quiere decir que no haya un proyecto vivo, una sociedad atenta y una demanda social, cultural y electoral dispuesta a organizarse para cambiar de verdad este país. Hay un proyecto vivo porque sigue habiendo una demanda política viva de dignidad, de participación, de honestidad y de transparencia en cada rincón de este país esperando que alguien levante la bandera del cambio.

¿Quién cree que puede levantar esa bandera, o capitalizarla? Íñigo Errejón ya lo intentó sin demasiado éxito.

Creo que generacionalmente, territorialmente y en la dinámica política en la que nos encontramos hay un camino de no retorno en la política acrítica y en la que se acepten determinadas formas de actuar. La corrupción se ha convertido ya en una trampa, algo que se naturalizaba o se disculpaba ahora mismo es una trampa. La gente exige que se legisle para ellos, que se haga una construcción real de una política útil y yo creo que eso es un camino sin retorno. Hay una necesidad de algún tipo de herramienta, y Podemos era una herramienta desde luego, que vehiculice las demandas sociales. Ese estado de dignidad y reivindicaciones está en la sociedad y se puede construir en contra de Podemos, con Podemos o al margen de Podemos. Pero esa necesidad de construcción de un sujeto político, como medio y no como fin, no luchando por una cuota de poder, es una necesidad. Hay mucha gente, dentro y fuera de las organizaciones, dentro y fuera de Podemos, que va a apostar por ello. Creo que es una realidad que se va a hacer presente por una cuestión cultural, política y –insisto– generacional.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. ¿Usted también cree que Puigdemont es un exiliado, equiparable a los exiliados republicanos? ¿El discurso de Unidas Podemos respecto a Cataluña le resta votos a nivel estatal y en otras comunidades?

R. Desde luego que no creo que Puigdemont sea equiparable a los miles de exiliados que se vieron obligados a abandonar España perseguidos por el fascismo. Tampoco creo que Iglesias haya querido equipararlos. En cualquier caso es un error haber hecho siquiera la comparación, y nosotros no podemos cometer esos errores porque no nos los podemos permitir, sabemos de sobra que no se va a hablar de otra cosa. Por lo demás, Cataluña es, afortunadamente, mucho más que Puigdemont, y de hecho el problema catalán trasciende ampliamente a Cataluña. Tiene que ver con el funcionamiento de la justicia en España, con la forma de solucionar los problemas en una democracia avanzada, con cosas que nos deben interpelar a todos al margen de nuestra adscripción política porque muestran nuestras debilidades como país.

"Los territorios merecían haberse emancipado de una visión centralista"

P. ¿Se están dando pasos hacia una fusión orgánica con IU?

R. Se están dando pasos hacia un funcionamiento orgánico, estable y democrático de la relación entre ambas organizaciones. El problema es abordar esta tarea desde la tremenda debilidad orgánica en la que se encuentra Podemos. Hay que reconocer que la dirección de Izquierda Unida ha hecho un esfuerzo que solo puede ser calificado como patriótico para apuntalar un proyecto conjunto de transformación social y que en Podemos no hemos estado a la altura de nuestras propias expectativas. Necesitamos un proyecto conjunto, pero no dejar de ser diferentes y por lo tanto complementarios. Así nació Podemos y así tuvimos éxito. Desde la complejidad de la complementariedad de discursos que convergían en acabar con la injusticia, la mentira y la corrupción en este país y que interpelaban a todos los sectores sociales. En ese sentido, cualquier estructuración orgánica con IU que nos aparte de la pulsión unificadora y simplista en la que Podemos se encuentra encerrado será una buena noticia para todos.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. ¿Tiene un problema de cuadros Unidas Podemos?

R. El problema de cuadros lo tiene Podemos. Siempre lo ha tenido. Es lo que ocurre cuando entran en política tantas personas sin experiencia. Lo que ocurre es que en Podemos esa falta de experiencia política se suplía a base de trayectoria. Y ahora mismo no queda prácticamente nadie con trayectoria. Es prácticamente un partido de cargos públicos y asalariados, que son los únicos que nunca hacen una crítica ni discuten una estrategia de la dirección. Y también los únicos dispuestos a participar con entusiasmo en esta especie de juegos del hambre, esa guerra permanente por el poder interno y a cualquier precio que, una tras otra, todas las secretarías de Organización de Podemos han patrocinado.

P. ¿Esas carencias también se dan a nivel de los equipos ministeriales?

R. Depende de los equipos. Es verdad que se nota la diferencia entre los equipos formados por técnicos seleccionados por su trayectoria de aquellos que se han formado en función de relaciones exclusivamente de confianza y amistad. En cualquier caso, el verdadero problema de Podemos está en el partido, en los territorios, en la manera de hacer política a base de construir enemigos internos.

"Somos un partido de cargos públicos y asalariados"

P. Esta semana se cumplían siete años de la presentación pública del proyecto político de Podemos. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Muchos de los fundadores ya no están en la organización.

R. Es verdad que la mayoría de la dirección de entonces no está ahora y la mayoría de la dirección de ahora no estaba entonces en Podemos. Pero yo creo que el hecho de que estén unas personas y no otras tampoco debería ser lo más importante. Al menos en un partido como el nuestro. Lo que ha cambiado sobre todo es la complejidad, la profundidad del discurso político. Los diferentes niveles de discusión, la participación abierta de una sociedad civil que por primera vez podía decir en público lo que llevaba años discutiendo en privado y que por primera vez escuchaba hablar de cambiar este país sin hipotecas ni miedos. Ahora parece a veces que hacer política se resume en un simple hashtag y en un tuit faltón.

¿Y qué es lo que sí queda de aquellos inicios?

Queda, en cualquier caso, la necesidad intacta del proyecto que intentó representar Podemos. La demanda de la sociedad por construir un proyecto que aborde la situación de su país sin hipotecas, sin aceptar las componendas del poder, tanto en sus debates como en sus propuestas. Y, si lo pensamos, eso es lo más importante. La falta de representación de una visión política, de una forma de hacer política, es lo único que te da espacio y tiempo. El espacio y el tiempo necesarios para aprender también de los errores. Pero sobre todo queda el orgullo de una cantidad enorme de personas anónimas que, de una u otra forma, casi siempre heroica, han contribuido a hacer nacer y crecer una organización que ha cambiado para siempre la forma de hacer política en este país.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. ¿Cómo fue el proceso de convocatoria de la tercera asamblea estatal? Se habían dado pistas desde la dirección de que ocuparía la secretaría general una mujer. ¿En qué cree que influyó la decisión para adelantar la reelección? Usted estuvo en la reunión de la ejecutiva en la que se tomó esta decisión.

R. Fue en una reunión del Consejo de Coordinación una o dos semanas después de que se hiciera público el acuerdo de Gobierno. Creo que fue la última semana de noviembre. Simplemente Pablo Iglesias nos trasladó que la convocatoria de la próxima asamblea se haría pública después de que estuvieran conformados los nuevos ministerios, y que él se iba a volver a presentar como candidato a secretario general. No hubo ningún tipo de debate orgánico.

"Es indiscutible que la estrategia jurídica ha sido desastrosa"

P. Parece que al menos se ha abierto una época de mayor pacificación orgánica.

R. En Podemos ya no hay oposición interna porque en realidad no queda apenas nadie que crea que hay algo que disputar. Además se han reforzado hasta el extremo todos los medios que impedían que la hubiera, como listas oficiales, pago de una cuota por votar, desconfianza en las primarias, pérdida de competencias de las asambleas ciudadanas, elecciones paralelas entre militantes que alteran las decisiones de las primarias, candidatos y representantes que son apartados del partido en decisiones sumarísimas. Está claro que no hay ninguna voluntad por parte de la actual organización de Podemos de crear partido. Y está claro que se ha impuesto esta voluntad.

P. Se ha sustituido recientemente a la portavoz del partido en las Cortes Valencianas, Naiara Davó. ¿Cree que se pone en riesgo el pacto del Botànic como ha advertido el vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau? ¿Podría ser un aviso a nivel estatal?

R. No lo sé. No lo creo. Sería desde luego muy triste que se malgastara lo poco que queda del partido en los territorios solo para lanzar un aviso al PSOE en Madrid, un aviso que pagan los votantes y los ciudadanos de esos territorios. Tiene quizá más aspecto de ser otra escaramuza de esa uniformización a la que me refería antes: "¿Qué gano unos representantes en el Consejo Ciudadano? Pues a poner a los míos de portavoz". En fin. No lo sé. Ni siquiera sé qué es peor.

placeholder Gloria Elizo. (A.M.)
Gloria Elizo. (A.M.)

P. Como anterior responsable legal del partido, ¿qué le parece la estrategia seguida en el caso Dina?

R. Bueno, es indiscutible que la estrategia jurídica ha sido desastrosa. Pero más por desconocimiento y desinterés que por ninguna otra razón. Algunas personas en la dirección del partido piensan que todo lo que tiene que ver con lo jurídico no es importante, que todo son decisiones políticas. Obviamente no son juristas. Al final estamos en un disparate jurídico que afortunadamente quedará en nada porque, por mucho que hemos hecho por estropearlo, los hechos son los que son y las leyes también. En cualquier caso, lo preocupante es que Podemos ha tenido la oportunidad, ejerciendo la acusación popular en el caso Tándem, de dar una de las mayores batallas contra la corrupción política, económica, mediática e institucional en España. Era una tarea muy compleja, que requería trabajo, ética, esfuerzo y colaboración con muchos actores que llevaban años luchando para desentramar una enorme red criminal heredera de la estructura franquista. Ha sido un error perder la credibilidad y el compromiso en esa lucha. Eso sí que ha sido una derrota en los tribunales y no lo de Dina, que al fin y al cabo es, en realidad, una batalla contra la propia investigación, que poco tiene que ver con Pablo Iglesias.

"Renunciar a la transparencia en Podemos es un error del que tenemos que aprender"

P. ¿Y en el caso Neurona, cree que podría haber consecuencias penales?

R. Creo que es parte de lo mismo. El desprecio olímpico hacia todo lo que fueran formalidades jurídicas y control organizativo de las decisiones. No discuto la apariencia de que se han dado actitudes de autocontratación ajenas al estándar ético que debería defender Podemos, pero sinceramente no creo que delictivas. Sería devastador que a alguien se le hubiera ocurrido pensar que todos los ataques y denuncias falsas contra Podemos que hemos sufrido podían convertirse en una suerte de impunidad. En cualquier caso, espero que todo se aclare. Afortunadamente el juez ha resultado ser un profesional riguroso y está desmontando una por una las partes de la denuncia que daban pie a las habituales desinformaciones contra Podemos. Y de lo que queda, espero que penalmente al final quede en nada, más allá quizá de algún incumplimiento formal. Espero sinceramente que así sea.

P. El Tribunal de Cuentas ha realizado informes desfavorables.

R. El Tribunal de Cuentas ha realizado informes desfavorables sobre Podemos y sobre todos los partidos. Y hay que recordar el papel que el propio Tribunal de Cuentas jugó en la patraña del Informe PISA. Pero volvemos a lo de siempre. Hay errores que no se pueden cometer y decisiones que hay que adoptar con el máximo cuidado cuando estás en Podemos. Por eso haber renunciado a la transparencia en Podemos es un error del que tenemos que aprender en este y en cualquier proyecto futuro.

Unidas Podemos Congreso de los Diputados
El redactor recomienda