Los contagios y la presión hospitalaria dejan a las CCAA sin margen de maniobra
  1. España
situación crítica en las uci

Los contagios y la presión hospitalaria dejan a las CCAA sin margen de maniobra

La tercera ola lleva a los hospitales y las Unidades de Cuidados Intensivos al límite mientras los líderes autonómicos piden al Gobierno restricciones más contundentes

placeholder Foto: Profesionales sanitarios de UCI en Barcelona. (EFE)
Profesionales sanitarios de UCI en Barcelona. (EFE)

El repunte de contagios de coronavirus tras las fiestas navideñas y las nuevas cepas del virus elevan la tensión ante el avance de la tercera ola, situando la presión hospitalaria a niveles no vistos desde la primavera pasada.

La ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) incrementa cada día y los sanitarios asumen que pronto volverán a vivir un colapso similar al que sufrieron entre abril y mayo. Ante esta situación, las comunidades autónomas se han visto obligadas a aumentar las restricciones, pero aún no parece suficiente y algunos gobiernos regionales ya han puesto sobre la mesa la necesidad de prolongar o endurecer las medidas.

La última en actuar ha sido la Comunidad Valenciana. Este domingo, el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado que se limitan las reuniones a los convivientes en el espacio privado, y a dos personas de dos núcleos de convivencia distintos en el espacio público. Además, ha impuesto un confinamiento perimetral municipal de las ciudades con más de 50.000 habitantes durante los fines de semana y festivos. Estas medidas entran en vigor este lunes.

Foto: Una trabajadora de la UCI en Barcelona. (Reuters)

Puig no ha tenido más remedio que mover ficha después de contabilizar más de 11.000 nuevos contagios y casi 100 fallecidos durante el fin de semana. Este domingo, el número de ingresados en la región se sitúa en 4.338 pacientes, de los que 586 están en UCI, situación que eleva la ocupación a más del 50% de las camas de esta unidad.

Otro de los focos de la pandemia se encuentra en Cataluña. En las últimas 24 horas, 105 personas han sido hospitalizadas por coronavirus y 16 pacientes han tenido que ingresar en la UCI, que ya atienden a 675 personas. En total, se han contabilizado 2.778 nuevos casos durante el último día, de acuerdo con los del departamento de Salud.

Estos datos sitúan a Cataluña en un escenario "en ebullición", en palabras del secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon. Tanto es así que los principales indicadores para conocer la situación epidemiológica están disparados. La velocidad de propagación del virus (Rt) se sitúa en 0,92, ligeramente inferior a la del día anterior, mientras que la tasa de positividad se encuentra en el 7,68%, lejos del 5% considerado apropiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Foto: evitar-colapso-de-los-hospitales-tercera-ola

Este mismo domingo, el propio Argimon ha asumido que será necesario alargar las restricciones actuales en Cataluña ante el avance de la cepa británica. "El miércoles teníamos 16 casos, el viernes más de 60, claro que secuenciamos más, pero está extendiéndose", ha alertado en una entrevista en ‘La Vanguardia’. “Aunque bajemos, si se instala subirán los casos, los enfermos y las muertes”, ha añadido.

Por su parte, los colegios profesionales de médicos y de enfermería catalanes han solicitado imponer "un confinamiento más estricto". "La situación sanitaria roza el colapso y empeorará los próximos días", ha advertido el presidente del Consejo de Colegio de Médicos de Cataluña, Jaume Padrós, en su cuenta de Twitter. "Además, los profesionales están agotados físicamente, psíquicamente y emocionalmente", ha lamentado.

En la Comunidad de Madrid, el número de pacientes en UCI aumentó hasta los 650, según las últimas cifras facilitadas este domingo. Es decir, ya tiene ocupadas el 53,6% de las 1.200 camas con las que cuenta. En total, 4.107 personas se encuentran ingresadas en los hospitales madrileños, lo que supone un incremento de 223 personas respecto al día anterior.

Pese a que la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha sido siempre una de las más reticentes a imponer restricciones, no le ha quedado más remedio que actuar. Ante el incesante avance de los casos, el pasado viernes se anunció el adelanto del toque de queda a las 22.00 horas y el cierre de la hostelería a las 21.00 horas. También ha limitado las reuniones sociales a cuatro personas. Todas estas medidas entrarán en vigor a partir de este lunes.

"La variante británica ya es una realidad en Madrid y aplicar las medidas de control (uso de la mascarilla, el cumplimiento del aislamiento y las cuarentenas, el lavado de manos) es necesario para hacer frente a estas variantes. Si siempre recomendamos reducir la movilidad social a lo imprescindible, hoy es más importante que nunca", afirmaba el pasado viernes la directora general de Salud Pública, Elena Andradas.

Situación preocupante también en La Rioja, donde la presión asistencial se ha disparado este domingo al 85% y la incidencia acumulada es de 1.241,22 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Por poner un ejemplo, la UCI del Hospital San Pedro (Logroño), que este sábado se amplió de 54 a 68 camas, tiene ocupadas 54, 46 de ellas por pacientes covid.

Foto: Protesta de hosteleros y restauradores contra las restricciones en Cataluña. (EFE)

Esta comunidad mantiene cerrada toda su actividad no esencial hasta el próximo 23 de febrero y ha prohibido las reuniones grupales que no formen una unidad de convivencia. Aun así, este domingo ha comunicado 2.992 nuevos positivos. Por este motivo, la consejera de Salud de La Rioja, Sara Alba, se ha mostrado a favor de adoptar el mayor número de medidas que limiten la movilidad, aunque tienen “una profunda duda sobre si adelantar el toque de queda puede llevar a reducir esa movilidad o acumular esa movilidad antes". Así, se sitúa en línea con el Gobierno, que ha descartado ampliar las horas para el toque de queda.

Desde hace semanas, Extremadura es una de las autonomías con peores datos. No ha conseguido frenar el avance del covid y la presión hospitalaria continúan en ascenso, hasta alcanzar este domingo un nuevo máximos desde el inicio de la pandemia tanto de pacientes ingresados (729) como en las UCI (86). Para invertir la curva de contagios, la última decisión de la Junta ha sido ampliar 14 días más el cierre de la hostelería y el comercio no esencial a los municipios de entre 3.000 y 5.000 habitantes

En Galicia han alcanzado los 1.066 hospitalizados por covid tras los 99 ingresos que se produjeron el sábado. De esta manera, está a punto de alcanzar el pico de la primera ola, con la tercera aún en ascenso. A comienzos de abril, la presión hospitalaria llegó a 1.107 personas, con 177 de ellas en unidades de críticos. En la actualidad, hay 916 personas ingresadas en planta y 150 en UCI. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, advirtió de que el impacto de esta tercera ola será "superior en número de hospitalizaciones y en UCI".

Después de triplicar los casos en un mes y duplicarlos en los últimos diez días, la Xunta es consciente de la gravedad de la situación. Probablemente, este lunes se volverá a reunir el comité y se anunciará un endurecimiento de las medidas, como reconoció el presidente gallego. El toque de queda está establecido a partir de las 22.00 horas y el cierre de comercios, a las 21.30 horas, siete ciudades gallegas están cerradas a la movilidad y la actividad de la hostelería está limitada en Santiago, A Coruña y Ourense hasta las 18.00 horas.

Las CCAA piden al Gobierno más restricciones

Mientras las comunidades autónomas ‘exprimen’ las restricciones permitidas por el actual decreto de estado de alarma, algunas de ellas se han pronunciado para pedir al Gobierno que amplíe la franja para la restricción de la movilidad nocturna y les permita decretar medidas más contundentes. Son País Vasco, Galicia, Andalucía, Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Baleares y Castilla y León.

Pese a las críticas de las comunidades autónomas, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, descartó adoptar medidas como el confinamiento domiciliario, pero se mostró abierto a estudiar la ampliación del horario del toque de queda. “Si hay que tomar nuevas medidas, se van a valorar y estudiar en el Consejo Interterritorial”, afirmaba Illa. Sin embargo, el Gobierno recurrió el pasado domingo la decisión de Castilla y León de adelantar la restricción a las 20 horas, por no estar amparado en el decreto de estado de alarma.

El Ejecutivo aseguró que el acuerdo de Castilla y León "infringe nítidamente" la regulación mencionada, sin que tal infracción pueda negarse acogiéndose a las facultades de "modulación" que tanto el artículo 10 del Real Decreto 926/2000 como la disposición transitoria única del Real Decreto 956/2000 otorgan a las autoridades competentes delegadas, toda vez que dicha modulación "comporta la posibilidad de suspender, flexibilizar o relajar las limitaciones, pero no, como es el caso, de intensificarlas o agravarlas". Para el Ejecutivo, se trata, en consecuencia, de "una restricción de un derecho fundamental que no está amparada por el instrumento jurídico del estado de alarma definido en el Real Decreto 926/2000".

placeholder El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. (EFE)
El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea. (EFE)

El vicepresidente y portavoz del Gobierno castellanoleonés, Francisco Igea, llamó a una "rebelión cívica" con el fin de que los ciudadanos de la Comunidad se queden en casa ante una "incidencia desbocada" de contagios, al tiempo que ha asegurado no entender la "cerrazón" del Gobierno. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno este jueves, Igea defendió las medidas impulsadas desde la Junta y ha avanzado algunas nuevas centradas en el cierre de espacios culturales y el fomento del teletrabajo en la administración.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, también exigió este jueves al Gobierno que rectifique su decisión de impedir a las comunidades ampliar el toque de queda. En su opinión, la "lógica y el sentido común" deberían llevar al Gobierno a rectificar su decisión de forma "inmediata"e incidió en que es "mejor prevenir que lamentar, y ya no estamos en fase de seguir pensando, hay que actuar".

"Si el toque de queda funcionase y a las ocho (de la tarde) todos estuviéramos en casa las medidas podrían ser menores. Pero como no va a ser aprobado tendremos que usar otras herramientas para restringir la movilidad y determinadas conductas y comportamientos que tienen una mayor interacción social", advirtió. Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, aseguró que la "cogobernanza tristemente ha fracasado" en la crisis de la pandemia y se preguntó: "¿Qué daño le hace al Gobierno de España permitirnos que limitemos la movilidad de los ciudadanos para evitar contagios?".

"Si el toque de queda funcionase y a las ocho (de la tarde) todos estuviéramos en casa las medidas podrían ser menores"

Moreno aseguró que "las grandes medidas ya están adoptadas, lo que nos queda es el toque de queda". Consideró "totalmente incomprensible" que el Gobierno no haya autorizado adelantar el toque de queda y dijo desconocer las razones de la negativa "porque no lo ha motivado el ministro de Sanidad". El Gobierno andaluz ha adelantado el cierre de la hostelería a las 18 horas y ha limitado las reuniones a cuatro personas. Además, ha acordado el confinamiento perimetral de la comunidad y de las provincias.

Y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo entender la posición del Ministerio de no adelantar el toque de queda, ya que prevé que en unos días se notarán los efectos de las restricciones "sin necesidad de ir al Congreso", que se ha convertido "casi en un suplicio para el Gobierno". Ya "hemos aprendido" algo de la evolución de la pandemia y "sabíamos" que después de Navidad vendría un pico "y creo que en el Ministerio prevén que a la vuelta de unos días se van a notar los efectos sin necesidad de ir al Congreso", según Page.

La consellera catalana de Salud, Alba Vergés, ha lamentado que "el ministro-candidato (en referencia a Salvador Illa) se llene la boca de cogobernanza y no facilite todas las herramientas para gestionar bien la epidemia", en referencia a la petición "muy mayoritaria" de varias autonomías a que se adelante el toque de queda a las 20 horas, que no ha pedido Cataluña.

Coronavirus Comunidades Autónomas
El redactor recomienda